Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Tierra Estella

Una consulta popular en enero cambió este lunes la alcaldía de Bargota

Cristina Remírez, la más votada por sus vecinos, toma el relevo de Gurutze Merino, primer edil los últimos cuatro años

La nueva corporación con Cristina Remírez en el centro, este lunes en el Ayuntamiento de Bargota.
La nueva corporación con Cristina Remírez en el centro, este lunes en el Ayuntamiento de Bargota.
Actualizada 14/07/2020 a las 06:00

Una consulta popular realizada el pasado 19 de enero cambió este lunes la alcaldía de Bargota. Se despedía Gurutze Merino Díaz de Cerio del cargo ocupado durante los últimos cuatro años -otros siete como concejal le precedieron- y tomaba el relevo Cristina Remírez Marquínez en un pleno convocado a las siete de la tarde. Cuatro meses después de lo previsto porque, como tantas otras cosas, la crisis del coronavirus mantuvo en funciones a la anterior corporación y ha pospuesto hasta casi el ecuador de julio los nombramientos decididos un domingo de invierno en este municipio de 257 vecinos.

No hubo lista para las elecciones de mayo de 2019 ni tampoco en la convocatoria extraordinaria de noviembre. La gestora estaba así de nuevo en el horizonte, pero la localidad articuló el particular sistema de elección utilizado en sucesivas legislaturas. Se convocó a los vecinos a depositar en una urna sus papeletas con los nombres de los que entre ellos consideran más adecuados para la gestión municipal.

Se emitieron 121 votos, el 50% del censo. Cristina Remírez sumó 82 seguida de Inma Torrecilla, con 70, en una fórmula que hubiera conducido al cambio en marzo. Aunque el Gobierno de Navarra les designa oficialmente como gestora, sus siete integrantes salen de esa consulta vecinal y toman posesión una vez cumplidos estos trámites. A la nueva alcaldesa le acompañan Inmaculada Torrecilla, Iosu Ruiz de Larrinaga, Íñigo Sáenz, Francisco Javier Marquínez, María Arróniz Garnica y Eder Larrea. Siete corporativos -los nombres más respaldados en la convocatoria popular- que ayer eligieron entre ellos a la alcaldesa respetando, como en otras ocasiones, a la compañera que más votos había recibido en la consulta.

Con cuatro años de experiencia como concejal, Cristina Remírez encabeza ahora la corporación. A sus 41 años, esta vecina madre de dos niñas afrontaba este lunes la nueva etapa “con ilusión pero al mismo tiempo mucho respeto”. Toma las riendas en un verano diferente, como lo fue la sesión de ayer entre mascarillas y distancias. Afincada en Bargota desde 2009, sus orígenes familiares la vinculan a Espronceda y Sansol y conoce por tanto bien una zona en la que -decía- la despoblación coloca a los pequeños municipios ante su principal reto. En el suyo, contaba, hay en estos momentos seis escolares que acuden durante el curso a los centros educativos de Viana.

En una localidad que en verano llega a triplicar la población, ella y sus compañeros trabajarán por mantener los servicios de los que hoy disfruta Bargota. “Es un verano atípico, pero para nosotros esto es un paraíso en el que tenemos lo que necesitamos, desde la tienda al bar o las piscinas, además de un entorno precioso. Ese es por lo que vamos a trabajar, además de por un turismo sostenible y una agricultura ecológica y de cercanía”, subrayaba. Cristina Remírez afronta con la satisfacción del respaldo vecinal logrado la legislatura hasta ahora en funciones que comienza en Bargota casi un año después que en la mayor parte de los municipios navarros. “La responsabilidad de la alcaldía sí pesa un poco, pero trabajaremos en equipo con todos los compañeros”.

Despedida en un verano sin brujería por las calles de la localidad


Entra Cristina Remírez y se va otra alcaldesa, la maestra jubilada que ha visto desaparecer de este verano uno de los frentes a los que tanto esfuerzo Bargota ha dedicado a lo largo de los años. El virus se ha llevado en 2020 por delante la Semana de la Brujería que Gurutze Merino recordaba en su despedida. “Hemos trabajado mucho en ella. También en las piscinas y nos quedan las calles entre las cosas pendientes por arreglar. He intentado hacerlo lo mejor posible y me voy contenta por la respuesta que he visto en la gente. Creo que Bargota es un pueblo con posibilidades”, señalaba. “En una localidad -decía- con una gestora de designación vecinal sin siglas políticas se pueden tener opiniones contrarias pero, en general, hay bastante consenso en los plenos”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE