Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Patrimonio

El trabajo de voluntarios en Peralta saca a la luz el ábside de la ermita del Pero

Se están desarrollando tareas de excavación en los restos de esta ermita que se prolongarán hasta finales de agosto

Personas voluntarias toman medidas del ábside hallado durante los trabajos de excavación
Personas voluntarias toman medidas del ábside hallado durante los trabajos de excavación alberto galdona
Publicado el 18/08/2021 a las 06:00
Los trabajos de excavación que durante este verano se están desarrollando en los restos de la antigua ermita de la Virgen del Pero, en Peralta, están dando sus frutos. Las labores, desempeñadas por un nutrido grupo de voluntarios y voluntarias de la localidad y dirigidas por Lorena Marín Muñoz y Nerea López González, dieron comienzo a finales del pasado mes de junio y está previsto que se prolonguen hasta el próximo 27 de agosto. Para todo este tiempo, explicaba Lorena Marín, se habían fijado una serie de objetivos.
El primero de ellos pasaba por buscar los límites del edificio, qué dimensiones tendría y cómo sería la planta del mismo. Algo que, asegura, se ha cumplido. “Se ha hallado el ábside semicircular, además del límite del muro sur y el cierre de la parte oeste de la ermita”, remarca. Con esta información ya obtenida, para el mes de agosto se marcó un segundo objetivo, el de conocer las diferentes fases constructivas y cronológicas del edificio. Se planteó un pequeño sondeo en la parte del muro norte, donde hace ya dos décadas se llevó a cabo una pequeña intervención guiada por la arqueóloga peraltesa María Amatriain, para intentar conocer dichas fases constructivas.
Los hallazgos más importantes sacados a la luz en todo este tiempo, reiteran tanto Lorena Marín como el párroco local, Fermín Macías, han sido el del ábside y el contrafuerte sur del edificio. Como material reseñable, añaden, se han encontrado dos balas de la época carlista. “Todavía es pronto para lanzar ninguna hipótesis pero por el tipo de estructura que se está hallando se ve que estamos ante un gran edificio de importancia para la localidad”, coinciden. Según lo que se ha podido conocer, en sus inicios la ermita, ubicada junto al puente de acceso a la localidad, tuvo una función religiosa pero, después con motivo de las guerras carlistas, pasó a ser un fuerte defensivo por su ubicación estratégica. Ante el deterioro sufrido en la época bélica se ordenó su demolición en 1842.
Las dimensiones del edificio están sorprendiendo a los propios voluntarios que trabajan en la excavación. Y es que, según apunta el párroco, la anchura interior del edificio sería de unos 10 metros y el ábside hallado tiene 5,40 metros de diámetro interior. “La anchura de las paredes es de 1,50, no es una construcción sencilla. Además, la longitud supera los 25 metros y más de 30 junto al ábside”, indica. Más allá de los hallazgos, que resultan de gran importancia, tanto Lorena Marín como Fermín Macías destacan la implicación de voluntarios y voluntarias en el trabajo, unas quince personas al día de diferentes edades y perfiles. “Lo que aquí se está produciendo es una socialización del patrimonio. Se está despertando el interés por la historia local al tiempo que se crean redes entre las personas”, remarcaron.

Consolidación y puesta en valor sin descartar recuperar la romería

Una vez que concluyan estos dos intensos meses de trabajo, la idea es llevar a cabo tareas de conservación y consolidación de los restos que permitan su posterior puesta en valor. En cuanto a las tareas sobre el terreno, ni la arqueóloga ni el párroco ocultan su deseo de poder seguir trabajando en próximos ejercicios. “Aún no se ha llegado a la cimentación del templo. Tampoco se ha hallado la portada, ni la sacristía, ni la casa del ermitaño. Estos son algunos misterios que quedan por resolver”, decían. El párroco tampoco descarta que, a futuro, pudiera recuperarse la romería que, en su día, tenía lugar a la ermita, fechada en el 15 de agosto, día de la Virgen. 
Su ubicación, junto al puente de entrada a la localidad y al lado de una gran zona verde propicia, en opinión del párroco, una oportunidad de cara a la puesta en valor de los restos hallados. En este sentido, tanto Lorena Marín como el sacerdote quisieron agradecer todas las facilidades y el apoyo institucional brindado desde el consistorio local. “Desde el primer minuto el ayuntamiento ha apostado por estos trabajos y se ha mostrado dispuesto a ayudar y eso es algo que agradecemos mucho”, coincidieron. Por otro lado, Fermín Macías también quiso destacar que, pese a su ubicación, los restos hallados no deberían ‘temer’ una crecida del río. “En este lado, el agua sube por nivel. Hay fotos de la excavación que se hizo en el año 2000 y todo está exactamente igual. En todo este tiempo ha habido crecidas pero no han afectado a los restos”, concluyó.
volver arriba

Activar Notificaciones