Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Temporal

Zona Media, blanca pero sin apuros

La nevada dejó un espesor de 5 a 10 centímetros por término medio en la comarca. El acceso al centro de Ujué quedó obturado y la inquietud se centró en la merindad por el riesgo de caídas por nieve seca

Ampliar Zona Media, blanca pero sin apuros
Zona Media, blanca pero sin apuros
Actualizado el 10/01/2021 a las 06:00
La borrasca fue mayor en la advertencia a la precaución de las horas previas que en sus efectos sobre la Zona Media. Alertado como estaba, el personal de mantenimiento de sus ayuntamientos se esforzaron en extender sal sobre el firme de calzada y aceras. En Caparroso, por ejemplo, la medida surtió el efecto esperado sin generar problemas para la comunicación interna. Su alcalde, Carlos Alcuaz, no recordaba una precipitación tan intensa desde, al menos, diez años. Unos cinco centímetros de espesor cubrían el patio de su vivienda a eso de las tres de la tarde.
La densidad acumulada en Peralta se situaba en el mismo nivel, con el temor de su alcalde, Juan Carlos Castillo, a que la nieve no diese tregua y pudiese acarrear más complicaciones a lo largo de la tarde. Su preocupación se centraba en los riesgos de caída que provocaba la nieve seca, adherida a la calzada y con dificultad para retirarla. Lo propio sucedía en Carcastillo, cuyo regidor, Javier Igal, estimaba en 10 centímetros los alcanzados en determinados puntos del núcleo urbano.
Desde la atalaya de la merindad, Ujué sufrió la inclemencia con la resignación de una población acostumbrada a sufrir mayores rigores. “Ha habido nevadas mayores”, apreciaba Rubén Sánchez como alcalde. Despejada la comunicación con el exterior, la entrada al pueblo se antojaba tarea harto complicada cubiertas como se encontraban sus calles con una franja de “10 a 12 centímetros”. Con semejante escollo para la circulación rodada, el paso estaba restringido a vehículos todoterreno.
En el interior, sus 120 vecinos procuraban permanecer en sus casas y salir lo justo “para ir a por el pan o al corral para echar de comer al ganado”.
En Tafalla, no hubo mayores complicaciones a excepción de la precaución extrema en la conducción por la nieve persistente.
volver arriba

Activar Notificaciones