x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Fiestas Navarra

Caída en dominó en el séptimo Pilón

Las reses de Eulogio Mateo protagonizaron un séptimo Pilón ligero, con un tiempo de cincuenta y seis segundos

Dos personas tuvieron que ser trasladadas al CHN y otras cuatro fueron atendidas en la jaima de DYA

 

Las diez reses de Cárcar, que descendieron los 800 metros del recorrido a toda velocidad, dejaron decenas de mozos caídos a su paso.

Las diez reses de Cárcar, que descendieron los 800 metros del recorrido a toda velocidad, dejaron decenas de mozos caídos a su paso.

Foto de varios corredores durante el séptimo encierro del Pilón de Falces.

Imagen de varios corredores durante el séptimo encierro del Pilón de Falces.

Actualizada 18/08/2019 a las 08:37
  • Miriam Torija
A+ A-

Penúltimo encierro del Pilón y segundo sábado de las fiestas patronales de Falces en honor a la Virgen de la Nieva: una carrera abarrotada que tuvo el máximo apogeo, como es costumbre, en la pendiente final del recorrido. El séptimo encierro del Pilón corrió ayer a cargo de la ganadería Eulogio Mateo, de Cárcar, que lleva ya doce años participando en esta popular carrera taurina.

Tras la explosión del segundo cohete, que da inicio a la suelta de las reses desde la cabrería, los mozos que se incorporaban en el segundo tramo a la carrera, cerca de la Fuente de los Pajaritos, comenzaron a mirar, nerviosos, a los otros corredores que ya se arriesgaban delante de las vacas. A su paso, un mozo quiso esconderse de las reses, deslizándose unos metros barranco abajo. Sin mayor incidente, las vacas del de Cárcar siguieron a la carrera, dejando distancia entre ellas y también entre los mozos.

Llegada la última curva, que precede la marcada pendiente que viene detrás, algunos corredores dieron por finalizada la carrera, ayudándose del terreno rocoso en la frenada. Tocaba entonces el tramo definitivo del encierro, y el número de corredores descendió, aproximadamente, de treinta a veinte mozos. Las diez reses alcanzaron la velocidad máxima de la carrera y, con ellas, los corredores, que fueron cayendo, uno a uno, por la cuesta de arena, y no más de cinco corredores quedaron en pié tras el desplome de la rampa.

Atenciones y traslados

Debido a la masificación del fin de semana y la rapidez con la que se llevó a cabo la carrera, que rondó los 56 segundos, los sanitarios de DYA Navarra tuvieron que realizar 4 atenciones en el puesto de la jaima, todas ellas por diversas erosiones y contusiones.

Además, se tuvo que derivar a 2 corredores al Complejo Hospitalario de Navarra para que realizaran un examen más exhaustivo. Uno de ellos, natural de Falces y corredor habitual, presentaba politraumatismo y posibles fracturas en el cuerpo y en los dedos de una mano. El segundo traslado fue a un joven pamplonés que presentaba también politraumatismo y una posible fractura clavicular.

Por último, DYA Navarra tuvo que atender en la ambulancia y con el equipo médico al falcesino Julio Marqués, de 66 años, por una herida “bastante fea”, aunque no fue necesaria la derivación al hospital. Marqués, habitual del Pilón, se encontraba en el último tramo del recorrido y detrás del vallado, pero por la cantidad de mozos que bajaban a toda velocidad, se vio arrastrado y sufrió un desgarro en la mano. “Estaba en el madero, me suelo poner ahí, que se ve todo, pero han bajado tantos que uno me ha agarrado no sé con qué y me ha levantado toda la piel”, explicó el herido, y añadió que, desde su punto de vista, fue un problema de “mucha gente” y no de la velocidad de la carrera. “Llevo años poniéndome ahí y nunca había visto tanta gente”, finalizó.

Pese al accidente sufrido, Marqués, que tiene además otra rozadura del primer Pilón en uno de los brazos, se mostró animado y agradecido minutos después de la operación y, mientras atendía a los medios, se dirigió, a gritos, al equipo médico que salía de la ambulancia: “¿Cómo se llama la que me ha cosido? ¡Me ha cosido de cine, eh!”, bromeó. Bien rodeado, una voz le comentó: “No pierdes el ánimo, eh”, y Marqués, muy seguro, afirmó que el ánimo “no hay que perderlo nunca”. Uno de los amigos que acompañaba a Marqués, remató el tono de la charla: “Lo que ha perdido es un poco de piel”.

Vacas ágiles y ‘de confianza’

Por doceava ocasión, las reses de la ganadería Eulogio Mateo, de Cárcar, estuvieron presentes en el encierro del Pilón. Fueron diez vacas, cuatro de ellas veteranas en la carrera y seis novatas, con una media de edad de 7 años.

Miguel López, mayoral de la ganadería, explicó que debido a la “querencia” de las reses, “les sienta bien” realizar el Encerrillo de la cuesta del Pilón, cuando a las 7.30 de la mañana se les traslada hasta la cabrería del barranco. “Les sienta bien para saber de dónde han salido, siempre van a ir a lo que ya conocen”.

El pastor, que esperaba un encierro bonito, limpio y con unas vacas que fueran “largas” y no en manada, contó que para el encierro del Pilón, se precisan vacas ágiles y de confianza para el ganadero. “Una vacas que sepas que no te van a dar guerra, que se van a hermanar bien, y van a ir en manada”, concluyó López.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra