Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Reforma

San Zoilo de Cáseda renueva su cara

El Gobierno de Navarra afronta una restauración que durará 7 meses y costará 492.050 euros

Ya se han retirado las lajas de piedra que conforman la cubierta de la ermita de San Zoilo de Cáseda.
Ya se han retirado las lajas de piedra que conforman la cubierta de la ermita de San Zoilo de Cáseda.DN
  • Aser Vidondo. Pamplona
Actualizado el 21/07/2021 a las 20:22
Está irreconocible. Rodeada totalmente por andamios tanto en su exterior como en su interior. La ermita gótica de San Zoilo de Cáseda es objeto de una importante reforma que se prolongará 7 meses y en la que el Gobierno de Navarra invertirá 492.050 euros. Según el proyecto de restauración, se aspira a corregir problemas detectados como un “cierto desplome de muros hacia el exterior”, la aparición de algunas grietas, las “patentes filtraciones de agua desde la cubierta hacia el interior”, o daños presentes en la portada.
“Hacía mucho que no se veía una intervención integral como esta y era muy necesaria. Sobre todo por el agua que entraba dentro de forma desmesurada por el enlace de la cubierta con los muros y los contrafuertes” , opina Luis Sola Pérez, vicepresidente de la Asociación Cultural Ermita San Zoilo de Cáseda. “Estamos muy contentos con esta obra, es como un sueño”.
La restauración, iniciada a mediados de junio, se adjudicó a Construcciones Leache de Aoiz. En estos momentos, ya se ha desmontado la cubierta tan característica de San Zoilo, coronada por lajas de piedra.
Para afrontar esta intervención, que aspira a “mejorar las condiciones que pueden garantizar su conservación”, se levantaron planos del estado actual del templo y se acometió un estudio geotécnico. La situación “parece estable”, indica la institución Príncipe de Viana en su proyecto, si bien hay “indicios (leves fisuras en algunas grietas rejuntadas tiempo atrás y algunos desconchados) de que pueden continuar algo los movimientos”. En este sentido, se concluye que “las únicas actuaciones que pueden haber tenido incidencia en la situación de la estructura son, en los últimos 60 años, la sustitución de la cubierta en 1962 y la ejecución de drenajes en 1976”.
Así, el proyecto propone una serie de “actuaciones en la cubierta y en la fábrica que frenen las afecciones del agua y permitan recuperar unas buenas condiciones constructivas, aceptando las deformaciones y la situación de equilibrio actuales, en la confianza de que se garantizará la continuidad de la estabilidad”.
Líneas de acción
La principal acción consistirá en “solucionar la estanqueidad de la cubierta y de las coronaciones de los derrames”. La cubierta actual “se sustituirá por una semejante con una impermeabilización nueva y adelgazando si es posible las capas de apoyo y protección de la impermeabilización, ajustando de nuevo su perfil al de las cumbreras de las bóvedas, para intentar descargar algo de peso”.
Asimismo, se llevarán a cabo un rejuntado de grietas y juntas, y reposiciones de piedras de sillería (“para consolidar muros y contrafuertes”); un saneamiento de la humedad en la base del muro oeste; limpieza de bóvedas, muros y elementos escultóricos; una reforma de vidrieras; tareas de conservación de pintura mural; y una mejora eléctrica y de iluminación.
Como curiosidad, también se retirarán nidos de insectos y aves de la portada y del interior. “Teníamos una colonia de murciélagos que, con sus excrementos y orina, dañaban elementos de la zona del coro, como las escaleras. Se han puesto fuera dos nidos refugio en la pared de la antigua hospedería medieval”, asegura Luis Sola, recordando que el consistorio reformó en 2020 parte de estos inmuebles anexos a la ermita. “Queda pendiente una segunda fase, y así todo el entorno de esta ermita, por la que venimos trabajando desde el año 2000 como asociación, quedará perfecto para muchos años”.
volver arriba

Activar Notificaciones