Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Esquí

El primer día de la Semana Blanca en Belagua

71 estudiantes y 7 profesores estrenan en Belagua la Campaña Escolar de Esquí de Fondo después de cinco semanas de demora por precaución sanitaria. El ajuste al protocolo establecido reduce este año la nómina de inscritos de 6.000 a 1.500

Arranca la Semana Blanca
Primer día de la Semana Blanca en Belagua
Primer día de la Semana Blanca en Belagua 19 Fotos
Primer día de la Semana Blanca en Belagua
Arranca la Semana Blanca
Eduardo Buxens
Actualizada 18/02/2021 a las 06:00

Este miércoles fue el primer día de la XXXVII Campaña Escolar de Esquí de Fondo. Fue esperado y celebrado por organizadores de la empresa pública NICDO como por sus jóvenes destinatarios que tienen por delante hacer del equilibrio todo un arte de destreza. Las primeras caídas, que las hubo a la sombra del Centro de Montaña Valle de Roncal, enclavado en Belagua, esperaban no ser un mal presagio en el sendero que recorrerá este año la popular Semana Blanca para salvar el escollo de la pandemia. El primer golpe de riñón sobre los esquís trazó, por el contrario, una línea de buen augurio de una feliz travesía, que espera desarrollarse sin mayores sobresaltos hasta el 30 de abril en el propio Belagua y en Abodi, en el vecino valle de Salazar.

Como siempre que se inicia, pero quizás con mayor razón por la frustración encadenada de retrasos obligados por la cautela sanitaria, la apertura de la temporada arrancó una expresión de alegría en su coordinadora, Amaia Mozo Munduate. No pudo reprimir en la víspera un irrintzi cuando contempló en Isaba la llegada de los primeros 71 alumnos, acompañados por 7 profesores, felices por participar en una práctica que temían dejar escapar por imponderables ajenos. Venidos de San Juan de Jerusalén de Cabanillas, San Miguel de Larraga y Esclavas del Sagrado Corazón de Pamplona, en su último año de Primaria, tuvieron el privilegio de estrenar una edición ajustada en agenda, tiempo y forma a los preceptos dictados por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra.

Por de pronto, así como la Semana de Carnaval como el puente de San José estaban libres de actividad, la suspensión de las cinco primeras tandas obligó a incluir en sus fechas a aquellos colegios que estuviesen afectados y mantuviesen sus intenciones de asistencia.

Su decisión no fue la conservada por aquellos otros que mucho antes de intuir las primeras cancelaciones renunciaron a formular la preinscripción. Luego, el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra acotó el máximo de participantes a 1.980 cuando, en realidad, se habían tramitado un número mayor de solicitudes. Las contabilizadas fueron 2.482 , presentadas por 62 colegios de diferentes rincones de Navarra. Como primera solución, fue necesario realizar un sorteo.

Al final, como recordaba Amaia Mozo, entre peticiones y ajustes, los esperados en Belagua y Abodi no llegarán a 1.500 en tandas semanales de “120 y 60”, respectivamente. Lejos está el número superior a 6.000 del año pasado.

El “esfuerzo realizado”, como subrayó, reducirá la estancia de los primeros a tres días, cuatro en realidad con su llegada el martes por la tarde a Isaba. Las tandas posteriores añadirán una jornada más.

Así como en una actividad de montaña se está con la mirada puesta en el cielo, la progresión de la campaña extraescolar estará condicionada a evaluaciones periódicas y semanales de sus organizadores, “de los profesores, del Centro de Salud de Isaba y de la evolución epidemiológica”, como enfatizó Amaia Mozo.

Por de pronto, una de las novedades de este año se aprecia en la incorporación en las prendas invernales de la mascarilla. “Sólo cuando se requiera hacer un esfuerzo añadido”, como pudiera exigir una cuesta pronunciada, podrá prescindirse de su uso momentáneo. La longitud de los esquís asegura, por otra parte, la exigencia de los preceptivos dos metros de distancia, que, sea de paso decirlo, es garantía para no arrastrar a un compañero cercano en un resbalón inoportuno.

‘MICROBURBUJAS’

Como medida no menos necesaria, desde la víspera en Isaba se introdujo un modelo de organización, basado en la creación de microburbujas, como las nombró la coordinadora, con una estructura de grupos de contacto estrecho. “Si antes coincidían para dormir 6 o 7 alumnos, ahora las habitaciones son de 2,3 o 4”, destacaba Javier Vega Vidaurre, tutor de 6º de Primaria del colegio pamplonés Esclavas del Sagrado Corazón. En su undécima participación como acompañante en los últimos 16 años, aludió al diálogo previo con las familias de los estudiantes como requisito previo al consentimiento dado.

El propio equipo docente de los tres centros está implicado en el protocolo sanitario. “Todos los días, al amanecer y al anochecer, les tomamos la temperatura a los alumnos”, indicó. El propio plan de distribución a partir de contactos estrechos se visualiza en los comedores de los establecimientos hosteleros, donde “cada estudiante se sienta en las mismas silla y junto a los mismos compañeros”. Las microburbujas incorporan una ventaja de organización al servir por la tarde de referencia en la celebración de actividades complementarias, según Mozo. Sin perder sus referencias cercanas, en función de las listas elaboradas con antelación de los colegios, la programación vespertina, al menos de esta semana, reserva actvidades tan diversas como deporte rural, cine, coreografía, taller de voz, cielo nocturno o visitas a la Casa de la Memoria de Isaba y a la Casa Museo de Julián Gayarre y su mausoleo en Roncal.

Junto con la insistencia en elcumplimiento de las medidas sanitarias, organizadores y monitores estarán pendiente de la evolución del tiempo. La ausencia de precipitaciones de las últimas semanas se apreciaba este miércoles en El Ferial en una combinación de tono blanco sobre amplias franjas verdes. No había mayor inquietud al respecto en la apreciación de Amaia Mozo por la seguridad que proporciona kilómetros adelante las pistas de La Contienda, donde “la nieve está asegurada”.

Con todo, y como posible anticipo de un futuro del programa invernal por los cambios que se aventuran en el clima, los monitores de la campaña han recibido nociones de Marcha Nórdica, como alternativa para períodos en que la nieve escasee. Juegos de Orientación son otra de las opciones. “El recurso natural” de Roncal y Salazar es un bien de parajes de postal donde ayer hubo sol y comenzó a lucir la Semana Blanca.

“Tenemos mucha suerte de esquiar en medio de la pandemia”

 

Tan pronto como descendieron del autobús que les trasladó desde Isaba hasta El Ferial, los alumnos de San Juan de Jerusalén de Cabanillas, San Miguel de Larraga y Esclavas del Sagrado Corazón, de Pamplona, se aprovisionaron de los equipos de esquí. Una expectación iluminaba sus rostros bajo un sol clemente y un soplo de aire fresco, sacudido con 5 grados de temperatura. Para la altitud de El Ferial (1.600 metros) era poco menos que agradable.

David Velázquez Jaramillo, estudiante de 12 años de edad edad de Esclavas del Sagrado Corazón, admitía tener “mucha ilusión” en su bautizo en la práctica del esquí. “Me iré acostumbrando”, confiaba, una vez repuesto con el sueño reparador de la noche en una habitación compartida en Isaba con su amigo, Raúl Ovelar. Sus compañeras de colegio Alexandra Larragueta Redondo y Aitana Gil Equísoain compartían sus deseos de “aprender”. Aparcado el temor de perder una experiencia novedosa, la última de ellas no podía sino acentuar la fortuna tenida con la confirmación de su presencia en la Semana Navarra. “Tenemos mucha suerte por estar aquí en medio del coronavirus”, dijo con buen juicio y mayor satisfacción.

A Ángel Luis De Miguel, quiera fuera alcalde de Isaba y enrolado en el plantel de monitores que desentrañan los secretos del esquí, le correspondió iniciar en la técnica y práctica a un grupo de estudiantes del colegio público San Miguel de Larraga. Entre ellos se encontraban María Refondo Zufía, Miren Fernández Vidarte y Judith Santamaría Merino, dispuestas a seguir sus consejos so pena de dar de bruces con su cuerpo en el manto blanco. “Al principio nos dijeron que no podíamos venir, pero al final nos dijeron que sí” , expresaron con júbilo por el cambio obrado que despejó su camino hacia las pistas. Junto al Centro de Montaña de El Ferial atendieron las explicaciones de su monitor, ya fuesen flexionando rodillas en un descenso pronunciado como aprovechando el movimiento de brazos para ahorrar energía en el desplazamiento de su cuerpo. Cuando tuvieron las nociones básicas, se animaron a dar los primeros pasos.

La campaña asegura de “40 a 50 empleos” en Roncal y Salazar

 

Tiene la Semana Blanca un valor añadido, más allá de proporcionar un período de asueto y aprendizaje de actividades deportivas a sus jóvenes destinatarios. Ofrece una alternativa de empleo en dos valles, como Roncal y Salazar, limitados por la falta de oportunidades laborales. “Entre los dos valles se podrá asegurar empleo a 40 o 50 personas, ya fuesen en hostelería o como monitores de esquí y de actividades complementarias”, apreciaba la directora de la Campaña Escolar de Esquí de Fondo, Amaia Mozo.

Los beneficios de su celebración se encuentran en las prestaciones añadidas que asimismo garantiza. Ya fuesen, por ejemplo, en las panaderías o cualquier otro suministrador de bienes.

Gabriel Zalguizuri Induráin, presidente de la Escuela de Esquí del valle de Roncal, abundaba en las mismas ventajas en una época poco benévola, como es el invernal, en el ofrecimiento de ingresos. Precisamente por las limitaciones que descubre este período de rigores, “en septiembre se comenzó a pensar en la campaña”, con todas las circunstancias excepcionales derivadas del escenario de pandemia. Hubo opiniones contrarias, entre monitores decididos tirar adelante y otros que tenían sus reservas.

“ENTRE 15 Y 17 MONITORES”

“Entre Roncal y Salanzar habrá entre 15 y 17 monitores”, señaló, no sin antes subrayar un criterio de igualdad de género que se ha inclinado a favor de las mujeres con un porcentaje mayor de presencia en el plantel.

“Sin la campaña, el valle se muere”. Precisamente, la voz de una mujer, que prefirió mantenerse en el anonimato, destacó la importancia de su reedición.

Abajo, en el centro de Isaba, Arako Garcés, socia de la pensión, bar y restaurante Txiki, reparaba “en el empujón” que para la hostelería y el alojamiento es la campaña escolar. Lo hacía precisamente en una época de contención y restricciones que mantiene cerrados a aquellos bares sin posibilidad de tener terraza por espacio o por las condiciones meteorológicas que en Isaba pueden ser heladoras en invierno. En su caso, la ayuda de la Semana Blanca, con 12 alumnos hospedados, ha permitido “sacar del ERTE a un empleado”.

EL PROTOCOLO
1 Mascarillas. Obligatoria, salvo en tramos que exijan de un esfuerzo físico añadido.
2 Gel hidroalcohólico. A la entrada y salida de los autobuses. Cada escolar dispone además de su propio recipiente.
3 Toma de temperatura. Al amanecer y al anochecer.
4 En grupos pequeños. Comparten la misma mesa y habitación. Son grupos de referencia para las actividades de la tarde.
5 Valoración y evolución de la pandemia. La Semana Blanca estará sujeta a la valoración de responsables, profesores, Centro de Salud de Isaba y la evolución de la pandemia, bajo la supervisión del Instituto de Salud Pública y Laboral.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE