Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Un 6 de julio sin Sanfermines

Los jóvenes están cansados de que se les meta en el mismo saco

Tradicionales a su cita, lo que sí cambió fue la hora del almuerzo, que no tuvo su apogeo hasta pasadas las diez y media

Los jóvenes están cansados de que se les meta en el mismo saco
Una cuadrilla, en la plaza del CastilloDAVID GARCÍA
  • Bosco Hernández y Noelia Gorbea
Actualizado el 06/07/2021 a las 23:07
Estaba claro que no tenían prisa. Pasear a primera hora por algunas de las calles más representativas de la hostelería sanferminera no dejaba lugar a dudas. Terrazas vacías e interiores a la espera de clientes. Si en años anteriores, la hora de almorzar casi parece que atropella a los mozos, en esta segunda edición sin las grandes fiestas por excelencia se dibujó en el polo opuesto.
Pasaban las diez y media de la mañana cuando el grueso de las primeras cuadrillas aterrizaba por la calle San Nicolás, San Gregorio... Dentro de la incertidumbre de un 6 de julio atípico por sistema, los jóvenes no tenían muy claro qué pasos dar. “Tenemos que ver qué ambiente se respira en Pamplona, si la gente de casa quiere celebrar San Fermín de otra manera, si los bares acompañan...”. Los interrogantes eran múltiples.
EL ERROR DE GENERALIZAR
Como también lo era la indignación de muchos de los comensales. “El brote de Salou nos vuelve a criminalizar. Esto no va a terminar nunca”, decían Isabel Lomas y su amiga Nuria Cuende, en el exterior del Kaixo, fumando un cigarro y pensando dónde parar a comer un pintxo. “No hemos reservado porque somos cinco en la cuadrilla y tres no han querido venir por miedo, así que lo disfrutaremos mano a mano”, indicaban las vecinas de Pamplona.
La cuadrilla de Javier, Laura, Yeray, Rebeca y Laritza va cambiando el sitio donde quedar cada año. Ellos lo deciden según les viene bien en el momento, porque son un grupo de amigos que prefiere quedar a última hora. Javier Valle reconoce que esperaban un poco de más gente. Su amiga Rebeca Ortiz añade que a ellos no les molestan las nuevas restricciones porque son más de quedarse en la terraza. Además, opinan que los nuevos positivos de Salou son una lección que hay que tener en mente durante estos nuevos sanfermines.
De todos modos, lo que más ocupaba la mente de Javier, Laura, Yeray, Rebeca y Yaritza era la espera de los huevos rotos con chistorra y jamón.
volver arriba

Activar Notificaciones