Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Apagón

Los hosteleros de Pamplona alzan sus velas en protesta por la factura energética

Los bares del Casco Viejo denuncian con un apagón que algunos locales no van a poder pagar los recibos de la luz y el gas, que se han duplicado

Ampliar Apagón de los bares y restaurantes del Casco Antiguo de Pamplona
El equipo de cocina del Gaucho, como en el ‘Pobre de Mí’Cordovilla
Actualizado el 05/10/2022 a las 22:54
Facturas del gas y de la luz que se han duplicado e incluso triplicado en menos de un año. Buena parte de los hosteleros pagan más de costes energéticos que de alquiler. Una situación que, una vez superada la pandemia, vuelve a poner en peligro su viabilidad. Por eso este miércoles por la noche decidieron llevar a cabo un acto simbólico para llamar la atención de la ciudadanía y de las instituciones. A las 20.30 horas, los bares y restaurantes del Casco Antiguo de Pamplona apagaron sus luces. Sus dueños y empleados salieron a la calle con velas. Numerosos clientes secundaron la protesta con las velas que repartieron. “Parece el Pobre de Mí”, comentaba una cuadrilla. El comercio, que también sufre el impacto energético, se unió a la protesta.
El portavoz de la asociación de hostelería ANAPEH, Juan Carlos Oroz, dibujó un panorama sombrío. “Según el tamaño de los locales, el coste medio ha ascendido hasta situarse en un arco que va de los 3.000 a los 6.000 euros. Las tarifas se han incrementado un 60% en un año. Apagados. Así es como se verán los negocios si la situación no cambia. Hay hosteleros que ya no pueden pagar las facturas”, señaló Oroz, que regenta el Chez Belagua de la calle Estafeta.
El portavoz de ANAPEH recordó que hace ya un año alzaron la voz por el encarecimiento de la luz y el gas, que su suma a la subida de las materias primas. “Incluso el carbón de nuestras parrillas se ha duplicado de precio”, apunta. Aún así, asegura que apenas han subido precios: “Los bares no podemos permitirnos tener precios impopulares”.
En la misma línea, la Asociación de Hostelería y Turismo de Navarra (AEHN) augura que van a caer muchos negocios “en cascada”. “Como supuestamente el culpable es Putin y como afecta a todo tipo de sectores, no está habiendo ningún tipo de reacción, como ocurrió con la pandemia”, señala el gerente de AEHN, Nacho Calvo.
Según los datos que maneja la patronal Hostelería de España, la energía representa entre el 6 y el 8% de los costes de un negocio hostelero, por lo que una subida ha hecho que estas facturas supongan el 15-20% del total de gastos.
Las asociaciones de hostelería han canalizado sus reivindicaciones a través de Hostelería de España. En septiembre enviaron una carta al presidente del Gobierno y al Ministerio para la Transición Ecológica con sus demandas. También han escrito a los principales operadores energéticos. Entre otras cuestiones, reclaman la puesta en marcha de unos bonos eléctricos, utilizando los remanentes de las ayudas Covid-19 y que estiman que ascienden a 3.000 millones. También solicitan rebajas de impuestos y coste regulatorios. También lamentan la falta de ayudas y apoyos para la reconversión de instalaciones y equipos, ni para la implantación de fuentes de energía renovables y sistemas de autoconsumo.

“Es escandaloso. He pasado de pagar 1.300 a 4.000 euros al mes”

Este viernes comienza la XXI Semana de la Cazuelica. Los bares participantes mostrarán esos guisos hechos a fuego lento. Pero el horno y los pucheros no están para cocciones largas. La subida del gas y la luz afecta a todas las tipologías de bares y restaurantes, desde los que ofrecen un menú del día a precio ajustado hasta los que tienen menús de degustación de autor.
En el restaurante Alhambra, una de sus especialidades es la ternera black angus confitada al horno durante 48 horas. “Metemos las piezas y ahí están día y noche. No sabemos qué coste tiene en electricidad, pero sabemos que la factura de la luz se ha duplicado. Ahora intentamos meter más cantidad en el horno para optimizarlo. Igual que hacemos todos en casa con el lavavajillas”, expresa el chef Javier Díaz. Perdiz, paloma estofada o la gallina guisada son otros platos de temporada que requieren horas de cocción. “Al menos el revuelto de hongos y el solomillo a la plancha se hacen rápido”, añade Javier Díaz.
El Adokin Gastrobar de la calle Estafeta también tiene que hacer malabarismos para hacer rentable el menú del día y del fin de semana. “Es escandaloso. En agosto pagamos 4.000 euros de luz en lugar de los 1.300 euros previstos. Y ahora llega la temporada baja pero las facturas no van a abaratarse, señala su dueño, Josu Lajusticia. “En este último año hemos tenido que quitar productos que se han puesto prohibitivos, como el foie, que ha triplicado su precio. También hemos renunciado a platos más elaborados por el gasto de personal que supone. Y aprovechamos los productos de temporada que estén a buen precio. Todo se ha complicado”, señala. Lorena Acaz, gerente del Zanpa, señala que es difícil bajar la factura. “Las cámaras tienen que estar encendidas todo el día. Además, nos comemos todas horas punta, por la mañana y por la tarde. No podemos discriminar”, señala.
Varias personas sujetan velas en un establecimiento hostelero de la calle Estafeta de Pamplona durante el apagón de protesta
Varias personas sujetan velas en un establecimiento hostelero de la calle Estafeta de Pamplona durante el apagón de protestaPEDRO GÓMEZ
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora