Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas Navarra

Costillada de hermandad en Huarte

Cientos de personas llenaron El Ferial en la primera de las comidas populares de las fiestas de Huarte, que hoy vivirá los calderetes

Ampliar Costillada popular en la Plaza el Ferial durante las fiestas de Huarte
Uno de los gigantes baila en El Ferial mientras una de las cuadrillas prepara el aperitivo. 27 grados marcaba el termómetro.IRATI AIZPURUA
  • C.A.M.
Actualizado el 20/09/2022 a las 09:09
El Ferial de Huarte recuperó el aspecto de las grandes ocasiones. La costillada popular que el calendario festivo reserva para el lunes, el día de la Hermandad, llenó de personas de todas las edades el epicentro festivo. El humo y el olor de la comida cocinada en las brasas inundó un pueblo inmerso, tres años después, en las fiestas más esperadas. Los gigantes y cabezudos, las charangas y la música completaron una jornada que huartearras de cuna y muchos llegados cuando la villa creció tienen marcado en rojo festivo.
La costillada en el día de la Hermandad cuenta ya más de medio siglo en el calendario de fiestas de Huarte. Una cita que ha ido ganando adeptos y variando en su organización. De los años solo con mesas para los adultos de cada cuadrilla y en los que los más menudos daban cuenta del asado sentados en el suelo, se pasó a los del reparto del pan y el vino, con no poca picaresca. Ahora la logística municipal sólo incluye algunos asadores y carbón. El resto corre a cargo de cada grupo. Y se cuentan por decenas. Personas que desde el domingo por la noche ya habían reservado sitio para comer a la sombra. Otros que optaron por llevar su bombona y usar la parrilla de los domingos. Pero en El Ferial. En cuadrilla.
Jacinta Lasa era de esas niñas que comían sentadas en el suelo el bocadillo de chistorra, de panceta o de lo que tocara. Ayer se disponía a comer con un grupo de trece personas bien provisto de diferentes mesas y sillas a la sombra de los árboles más próximos a la entrada de la plaza. En el grupo estaba el antiguo alguacil e integrante de la fanfarre Ardanbera, Joaquín Azparren, dispuesto a dar cuenta de lo que sirvieran y reservando fuerzas para preparar hoy un calderete de cordero. “Hoy hay más gente. El asado al final lo prepara todo el mundo. El calderete es más trabajo. A mí me costará tres horas cocinarlo bien”, auguraba. Formaba parte del mismo grupo, feliz al ver la plaza llena, Mª Carmen Silvela. “Lo bonito es esto. Ver todos los grupos aquí juntos. Es peor cuando no hace este sol y llueve y nos dispersamos. Así el ambiente es mejor. Y prepararlo todo. Después de lo que hemos pasado”, reflexionaba mientras juntaba los ingredientes para la ensalada mixta. Muy cerca las bandejas con carne para asar. “Seremos trece. Antes nos juntábamos más. Con los hijos. Ahora van por libre”, contaban.
Muy cerca, y temerosos del sol que les tocaría soportar por la tarde pero dispuestos a alargar la sobremesa, el grupo de Rosa Mª Domench y José Luis Mesa; Javier Urpegui y Vale Zaíno y Javier Zunzarren e Imelda Berrade, a los que acompañaban Fernando Ciordia y Mari Carmen Aranaz. “De Huarte de toda la vida y amigos de toda la vida”, contaban por décadas las citas en la costillada, que sólo interrumpió la pandemia pero que recuperaban con ganas. También de invitar a aquel que se acercara a saludar.
La comparsa de gigantes y cabezudos amenizó la mañana, junto a la charanga Turrutxiki. Después estaba previsto la actuación de Epsilon y la del Dúo Imperial. Hoy darán paso a los calderetes y el sábado a la paella. Y la fiesta seguirá hasta el domingo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE