Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Pamplona

Más de 400.000 euros para convertir la caseta del parking de Corralillos en "un centro de experiencias San Fermín 365"

El Ayuntamiento licita la restauración del cuerpo de guardia de la Rochapea para convertirlo en un centro, aún por definir, con vocación inmersiva

Ampliar Estado actual del edificio del cuerpo de guardia del antiguo portal de la Rochapea
Estado actual del edificio del cuerpo de guardia del antiguo portal de la RochapeaAyuntamiento de Pamplona
Publicado el 19/09/2022 a las 15:04
Un nuevo proyecto de tipo expositivo-inmersivo para redefinir y capitalizar el atractivo turístico de San Fermín más allá de las fechas festivas. Así es el futuro Centro de experiencias San Fermín 365 o, al menos, según su nombre preliminar antes de definir exactamente el contenido de este nuevo espacio. El Ayuntamiento de Pamplona aprobó ayer la licitación del contrato de restauración del cuerpo de guardia del antiguo portal de la Rochapea, un edificio de propiedad municipal situado junto a los corrales de Santo Domingo -desde donde comienza el encierro- y reconocible por su largo porche de 36 metros cuadrados.
El proyecto se licita por valor de 413.175,5 € con financiación europea de los fondos Next Generation -con el condicionante, por tanto, de la sostenibilidad-, y enmarcado en el programa de ayudas para la elaboración de los proyectos pilotos de Planes de Acción Local de la Agencia Urbana Española. Según explicaba ayer la directora de Turismo del Ayuntamiento de Pamplona, Silvia Azpilicueta, en los próximos meses se licitará el contenido de este nuevo espacio que busca “rentabilizar la marca y la imagen” de las fiestas pamplonesas.
Sin entrar en unos detalles todavía por definir, Azpilicueta definía el futuro centro como “una experiencia inmersiva de las fiestas de San Fermín”, que se serviría de dispositivos de realidad virtual y aumentada. Pero todo está por definir. La ubicación elegida, junto al inicio del encierro, sería además un punto de información y acogida que permitiría a los visitantes adentrarse en la ciudad desde un punto emblemático.
La necesidad de que el centro se articule con dispositivos electrónicos viene marcada por las propias dimensiones del cuerpo de guardia (con 84,2 metros cuadrados de superficie útil), único que queda en el Casco Viejo, y en donde los centinelas que custodiaban las entradas amuralladas a la ciudad podían descansar. La restauración del edificio, cuya licitación se aprobó ayer, pretende recuperar el valor arquitectónico del edificio y su comprensión histórica, adaptándolo para su nuevo uso como centro de experiencias San Fermín 365.
El proyecto incluye la urbanización del porche, escaleras y zonas próximas, la recuperación y adaptación de la estructura, muros, cubierta y solera para dejar un interior diáfano y lo más flexible posible.

Cuerpo de guardia, edificio de descanso para los soldados de los portales de entrada a Pamplona

​El cuerpo de guardia de la Rochapea, que se ubicaba junto al portal del mismo nombre, era el espacio de descanso para los soldados que custodiaban los acceso a la ciudad amurallada. El de la Rochapea, situado junto a los corrales de los que salen los toros en el encierro, es el último que queda en el Casco Viejo de Pamplona. En la Ciudadela, todavía se encuentra el cuerpo de guardia de Felipe II, uno de los edificios que se sitúa en la entrada al complejo amurallado desde la avenida del Ejército y que ahora se utiliza como oficinas de los trabajadores municipales de los jardines. El Caballo Blanco fue en tiempos otro cuerpo de guardia, en este caso, del portal de Francia.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE