Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tráfico

Los cambios en la variante la convierten en una calle más de Pamplona

De avenida de Zaragoza a San Jorge. Kilómetros de asfalto que, casi por exigencia de guión, siguen cambiando. La antigua Variante Oeste es ahora ‘una calle más’ de la ciudad, con medidas de calmado de tráfico y un interrogante sobre su devenir

Los nuevos pasos peatonales ayudan al necesario calmado de tráfico en ciudad
Los nuevos pasos peatonales ayudan al necesario calmado de tráfico en ciudadEDUARDO BUXENS
Publicado el 14/10/2021 a las 06:00
Puede que no, pero probablemente sí. En esa rutina de colegio y trabajo, se habrá levantado con el sonido del despertador y, con suerte, habrá sido testigo del primer cambio de color del cielo. Un amanecer más en esta historia en la que la vida pasa deprisa. Lo dice la sabiduría popular y lo corroboran esos aparatos que nos hacen ir organizados. Relojes, agendas, horarios, calendarios...
Todo crece a un ritmo vertiginoso, pero seguramente será mayoría la que todavía recuerde aquella vía periférica que se abrió al tráfico a las nueve de la mañana de un jueves de 1978. La Variante Oeste. Así la llamaban y así se construyó. Un vial donde la velocidad circulaba sin coto (muchos la consideraban una pequeña autovía) y sobre la que ni siquiera existían señales a 50 km/h, condición que hoy nos parecería impensable.
Poco a poco, llegaron rotondas, aceras, límites... Auténticos giros de tuerca que han convertido a la avenida de Navarra y sus cerca de 40.000 vehículos en paradigma de cómo van permutando las exigencias de las ciudades. Entre ellas, las recientes remodelaciones llevadas a cabo por el gobierno municipal: reductores de velocidad, pasos peatonales, semáforos, carriles bici, cabinas de radar... Un interesante listado que, dejando de lado el debate de mejora, termina por sucumbir al modelo hacia el que caminamos: la pirámide invertida. Un esquema de movilidad donde el peatón es protagonista, junto a bicis, patinetes y villavesas. Sin dilación.
INTENSIDAD ELEVADA
Pero... ¿qué opinan quienes por allí residen? Vecinos de San Jorge, San Juan e Iturrama aún recuerdan reiterados atascos y accidentes. Incluso Diario de Navarra recogía entre sus páginas el malestar ciudadano por el retraso en la apertura de la Variante Oeste. “Es vergonzoso”, rezaban en 1977.
Cuatro décadas más tarde, la realidad es otra. Y las preocupaciones también. Como las reiteradas idas y venidas de los trabajadores de Volkswagen, que siguen ‘saturando’ la avenida de Navarra en su conexión con San Jorge. “Es como el día de la marmota. Son cientos saliendo a la vez y el resultado es desesperante”, repiten quienes entienden que la solución es compleja. “El cruce que enlaza con Landaben es peligroso y merece un replanteo, como los pasos subterráneos, que no son para nada los mejores dada la pendiente de sus rampas”, añaden. Mientras, en San Juan, los vecinos piden calma. “Parece que todo el mundo tiene prisa y las rotondas son de traca”, insisten.

Tres radares para pisar freno

La reciente incorporación de una nueva cabina para controlar la velocidad de los vehículos que transitan por la avenida de Navarra suma tres radares a un vial de circulación intenso. Se trata de ubicaciones repartidas a lo largo del asfalto, concretamente sobre el puente del Arga en San Jorge, bajo el túnel de hospitales y en la gasolinera de Iturrama. Recordemos que en 2020, con el confinamiento ‘alterando’ los datos, el consistorio realizó unos cinco millones de mediciones (5.363.183) a través de sus cabinas de radar, con cerca de 10.000 sanciones a conductores por haber sobrepasado el límite estipulado de 50 km/h.

Un plan de movilidad global para Iturrama

Dicen que el que avisa no es traidor. De ahí que la advertencia que lanza la asociación de Comerciantes de Iturrama quizá merezca una reflexión. Acostumbrados a convivir dentro de un barrio en el que los problemas de movilidad y aparcamiento no han sido un dilema demasiado acuciante, ya señalan cierto colapso en calles como Iñigo Arista o Esquíroz, es decir, aquellos viales de salida hacia avenida de Navarra. Bien es verdad que se trata de momentos puntuales.
Pese a todo, y dejando claro que quizá los cambios en la variante no les condicionan directamente, sí requieren de un diálogo con el consistorio. “Pedimos un plan global para Iturrama, no solo para Pío XII, con ahora ponemos plazas de coches, ahora las quitamos”, dicen en referencia a aquella intención difusa de peatonalizar algunas de sus calles interiores. “Habría que ver cuáles, de qué manera, etc. Y los comerciantes tenemos que aportar porque cualquier cambio, por mínimo que sea, es significativo para el negocio”, expresan.
Siempre con la mosca detrás de la oreja sobre cómo afectarán los cambios que traerá la futura proliferación de dos importantes centros comerciales. “¿Por dónde entrarán los camiones? La avenida de Navarra se va a saturar de camiones y furgonetas de reparto”, alertan.
Las rotondas ayudan a minimizar accidentes, además de aportar seguridad
Las rotondas ayudan a minimizar accidentes, además de aportar seguridadEDUARDO BUXENS
volver arriba

Activar Notificaciones