Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Urbanización

Menos zona comercial y 471 pisos, la nueva propuesta para Erripagaña

La promotora plantea un supermercado Leclerc, zona de tiendas y restauración y viviendas

Solar de Erripagaña donde se construirán 471 viviendas y un E.Leclerc
Solar de Erripagaña donde se construirán 471 viviendas y un E.LeclercDN
Actualizado el 15/09/2021 a las 08:08
Erripagaña no albergará un gran centro comercial al estilo de la Morea o Itaroa. Si la propuesta recibe el visto bueno del Gobierno de Navarra, la parcela AR-2, de 62.000 metros cuadrados, no tendrá un uso exclusivamente comercial sino que albergará nueve bloques con 471 viviendas. Como espacio central habrá una plaza de 10.000 metros cuadrados. En uno de sus lados habrá un supermercado E. Leclerc de tamaño medio (4.000 metros cuadrados de sala de ventas) y una galería comercial de casi 4.000 metros cuadrados con zona de ocio y restauración.
Esta es la propuesta presentada por Pamplona Distribución S.A. -propietaria de los terrenos- a Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra, que ha aceptado tramitar esta modificación del Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal de Ripagaina.
La parcela AR-2 está situada entre la PA-33, que divide Erripagaña y Mendillorri, y la avenida Ripagaina. En octubre se cumplen 30 años desde que el Gobierno de Navarra aprobó el PSIS promovido por los ayuntamientos de Burlada y Valle de Egüés para Erripagaña. En 2009 E. Leclerc obtuvo la licencia para un gran establecimiento comercial. Desde entonces, el proyecto ha sufrido modificaciones y contratiempos. El perímetro de la parcela se encuentra urbanizado. En el interior crece la maleza, aunque periódicamente se desbroza.
BLOQUES DE NUEVE ALTURAS
En un principio se propuso la construcción de un gran centro comercial de un solo bloque de 84.000 metros cuadrados, al estilo de la Morea o Itaroa. A raíz de la ley foral de comercio, la promotora planteó propuestas alternativas más cercanas a un parque de medianas, con más espacio público y distintas construcciones.
Finalmente, ya en 2020, Pamplona de Distribución SA presentó una modificación al PSIS más acorde con la “demanda actual del mercado”. Así, propuso introducir el uso residencial, debido a la actual escasez de vivienda, y limitar el uso terciario al 70% de la superficie. Tras analizar esta propuesta, la Comisión de Ordenación del Territorio requirió a la firma promotora que detallara algunas cuestiones del proyecto.
Según la documentación entregada, el proyecto se configura en torno a una plaza pública con un equipamiento público, rodeada de nueve bloques de viviendas con locales en plantas bajas, más tres parcelas de uso terciario o privado. La de mayor tamaño albergará el supermercado.
El proyecto plantea una oferta residencial de 471 viviendas, de las cuales 117 serían viviendas libres, 106 viviendas de precio tasado y 248 viviendas de protección oficial. Se plantea construirlas en bloques cuyas alturas oscilan desde bajo (con locales comerciales) más 4 alturas hasta las 9 alturas. Las viviendas están situadas en la zona más cercana al Valle de Egüés, mientras que el área comercial se sitúa en la parte más cercana a Pamplona, junto al vial de tres carriles por sentido que actualmente apenas soporta tráfico.
El supermercado E. Leclerc será de 4.000 metros cuadrados de superficie de venta -el híper de la Morea tiene 10.000 m2-. Tendrá una entrada desde la plaza central. “La creación de una nueva plaza de casi 10.000 metros cuadrados que está llamada a constituir el verdadero centro neurálgico del barrio y lugar de encuentro de sus vecinos y visitantes”, señala el documento.
El mismo edificio del supermercado albergará una galería comercial al estilo de la Morea, pero de menor tamaño, con predominio de locales de restauración. Otros dos edificios más pequeños, de planta baja y dos alturas, tendrán uso terciario. En relación a los aparcamientos, se prevén 1.068 plazas (305 de uso público en superficie y 763 de uso privativo). En cuanto a los accesos, está previsto prolongar la calle Berlín hasta la vía de servicio junto a la ronda PA-33, que separa el barrio de Mendillorri.
PLAZOS PREVISTOS
¿Los plazos? En torno a tres años podría tomar forma la zona. La memoria del proyecto prevé nueve meses para la aprobación definitiva del PSIS. Debe también redactarse y aprobarse el proyecto de modificación de la reparcelación. Y el estudio de detalle. Después, hay doce meses para iniciar las obras, que podrían ir a distinto ritmo, según cada edificación. De momento, el expediente estará un mes en exposición pública. Habrá trámite de audiencia con los ayuntamientos de Pamplona, Burlada y Valle de Egüés.
El proyecto presentado por Distribución Pamplona SA ha sido elaborado por los arquitectos Víctor Honorato y José María Arcos y el abogado Alfonso Zuazu. Incluye un estudio de movilidad, de impacto acústico y ambiental, de actuación en redes de infraestructuras y de impacto de género. También se ha anexado el plan de participación ciudadana, que incluyó reuniones con los ayuntamientos y con colectivos vecinales. El documento recuerda que las obras serán soportadas en su totalidad por la empresa promotora, por lo que no tendrá impacto económico ni para los ayuntamientos ni para el Gobierno de Navarra. Añaden que las obras y la futura actividad económica serán una importante fuente de ingresos para el Ayuntamiento de Burlada.

ANTECEDENTES

El PSIS de 1991 En octubre de 1991 el Gobierno de Navarra aprobó el plan sectorial de incidencia supramunicipal (PSIS) que planteaba un gran polígono industrial de 322.000 m2.

Licencia para una gran centro comercial El Gobierno concedió en 2001 licencia a una promotora para un gran centro comercial con hipermercado. En 2009, la licencia pasó a Pamplona Distribución.

Revisión del PSIS en 2004 A raíz de la nueva ley foral de comercio, el Ayuntamiento de Burlada impulsó una revisión del PSIS, que fue aceptada por el Gobierno de Navarra.

Un único propietario En 2012, ante la falta de acuerdo entre los propietarios, Construcciones Andía presentó en los juzgados la disolución del proindiviso y un juez determinó el precio de los terrenos. La parcela terminó en manos de Pamplona Distribución SA, actual propietaria, que ha impulsado la nueva modificación.

volver arriba

Activar Notificaciones