Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Escudos en las calles de Pamplona (III)

Plaza del Castillo; calle Comedias, plaza del Consejo, calles Curia y Chapitela y travesía de Espoz y Mina

Un nuevo capítulo de la serie sobre escudos de armas recorre seis calles y plazas del Casco Viejo y cuenta historias de varios linajes de Pamplona

Escudos en las calles de Pamplona III
Escudos en las calles de Pamplona IIIDN
  • Juan José Martinena
Actualizado el 24/07/2021 a las 20:04
EL paseo por los escudos de armas en las fachadas del Casco Viejo de Pamplona sigue su recorrido alfabético, empezando por un rincón tan emblemático como la Plaza del Castillo.
PLAZA DEL CASTILLO
La casa número 2, que forma ángulo con la del Hotel La Perla, luce una labra heráldica, decorada con mascarón, querubines y leones tenantes, que en sus cuatro cuarteles lleva las armas propias de las familias Vidarte, Ardaiz, Zaro y Aróstegui. Don Juan Angel de Vidarte y Ardáiz, casado con doña Mariana de Zaro y Aróstegui, ganó su ejecutoria en el tribunal de la Real Corte Mayor el año 1751, alegando tener su origen en la casa de Buchére, en el lugar de Beguioiz, tierra de Cisa, en la Baja Navarra, entonces Reino de Francia. Fueron sus hijos doña María Fermina, don Juan Ángel, don Manuel, doña Vicenta y don Ramón, que nacieron entre los años 1718 y 1729. Este escudo se puede ver también en otras dos casas de Pamplona: una la del número 14 de la calle y otra la del número 9 de la calle Comedias.
La casa que actualmente lleva el número 38 de la Plaza del Castillo ostenta en su frontis, a la altura piso principal, dos pequeños escudos ovalados, que reproducen las armas de las familias López de Reta y Asiáin. Don Miguel López de Reta y Jaunsarás era dueño de esta casa en el último tercio del siglo XVII y parece que fue él quien la mandó edificar en torno al año 1670. Estuvo casado con doña María de Asiáin. Don Miguel era hijo de un alcalde de la Real Corte que llevaba su mismo nombre y nieto del licenciado don Esteban López de Reta y Zalba, abogado de los Tribunales Reales, que fue quien ganó la sentencia de nobleza en el Real Consejo el año 1600, como originario de la casa de su apellido en la villa de Caparroso. Esta de la Plaza del Castillo, que antiguamente era conocida como “la Casa del Papa”, luce en su fachada unas curiosas pinturas murales, obra al parecer de finales del siglo XVIII, que se recuperaron hará cosa de cuarenta años. Según mis noticias, hay un investigador que actualmente está preparando un documentado estudio sobre ellas.
CALLE COMEDIAS
La casa número 7 luce un escudo barroco, decorado con rocallas y mascarón, que pertenece a los Sagaseta de Ilúrdoz. Don Juan Antonio Sagaseta de Ilúrdoz y Morrás, vecino de Pamplona y dueño del palacio de Ilúrdoz y sus hermanos don Juan Manuel, don Martín Lorenzo, contador de Su Majestad en el Ejército de Aragón; doña María Antonia y doña María Asunción, obtuvieron ejecutoria de hidalguía el año 1728, como descendientes del citado palacio de Ilúrdoz. Fueron sus padres don Martín de Sagaseta e Ilúrdoz y doña María Eustaquia Morrás y Albizu, señora del palacio de Metauten. Este escudo se puede ver en Pamplona en otras dos casas: la número 2 de la calle Zapatería, que hace esquina a la Plaza Consistorial, y la número 27 de la calle San Francisco, junto a la trasera de la iglesia de San Lorenzo.
La casa número 9 ostenta el escudo de las familias Vidarte, Ardaiz, Zaro y Aróstegui. Es el mismo que el de la casa número 2 de la Plaza del Castillo, del que nos hemos ocupado al comienzo de este artículo. Este de la calle Comedias es de estilo rococó, con formas italianizantes. La casa posee una señorial fachada a la Plaza del Castillo y era conocida antiguamente como la Casa de Colmenares, porque en ella vivió don José Javier Colmenares y Vidarte, varias veces alcalde entre los años 1868 y 1883.
PLAZA DEL CONSEJO
La casa número 2, que aunque reformada en 1905 conserva todavía su aspecto señorial, ostenta en su fachada el escudo de las familias Urtasun, Narbarte, Leiza e Irigoyen. Don Nicolás de Urtasun y Narbarte, hijo de don Miguel José de Urtasun y Leiza y de doña María Teresa de Narbarte e Irigoyen, junto con su hermano don Ramón, residente en las Indias, obtuvieron su sentencia de hidalguía el año 1759, como originarios de la casa llamada Ansorena, sita en el lugar de Urtasun, y de las de Rementaldeguía, de Betelu, palacio de Zubieta y casa Mozenea de Irigoyen, también en Zubieta. Don Nicolás estuvo casado con doña Manuela de Lezaun y Bergara.
CALLE CURIA
La casa número 12 luce el escudo de la familia Laortiga. El licenciado don Manuel de Laortiga y Díez de Allo, abogado de los Tribunales Reales, natural de Tudela y vecino de Pamplona, ganó su ejecutoria ante el Real Consejo en 1703, alegando descender de la casa llamada Laortiga o Laortigue, sita en San Juan de Luz, entonces Reino de Francia. Estuvo casado con doña Francisca de Villanueva. A finales del siglo XVIII se podía ver también en una casa de la calle Cuchillería -hoy de San Francisco- que actualmente no existe. Aquella casa, próxima a donde estuvo la antigua Audiencia, pudo ser la que habitó don Manuel, y más tarde, uno de sus descendientes se habría trasladado a la calle Curia y mandado poner el escudo donde hoy lo vemos.
La casa número 14 lleva el escudo de los Vidarte, Ardaiz, Zaro y Aróstegui. Es el mismo que el de la casa número 2 de la Plaza del Castillo, que se repite en la casa número 9 de la calle Comedias y del que ya nos hemos ocupado en su lugar.
CALLE CHAPITELA 
La casa que lleva el número 12 ostenta en su fachada la labra heráldica más compleja que se puede ver en la ciudad, ya que consta de seis cuarteles, que corresponden a los escudos de las familias Aoiz, Zuza, Ardanaz, Epároz, Eleta y Ochoa, más un escusón en medio de su mitad inferior, que contiene el de la villa de Aoiz. Luce además una prolija ornamentación barroca, con ángeles tenantes y figuras mitológicas. Don Juan Antonio de Zuza y Ozcoidi, casado con doña María Catalina de Eleta y Etuláin, obtuvo su ejecutoria de hidalguía en los antiguos tribunales de la Corte Mayor y del Real Consejo en el año 1757, como originario de la casa de Martinena, del lugar de Zuza, en el valle de Lónguida; de la de Ochoa en la villa de Urroz y de la de Eleta, del lugar de Ucar. Hijos de este matrimonio fueron doña María Teresa, casada con el curial don Tomás Vicente de Gayarre; don Juan Ramón, teniente del regimiento de caballería de Alcántara; don Vicente, administrador del marqués de Castelfuerte y notable heraldista y genealogista; don Fermín, presbítero y abogado de los Tribunales Reales, y don Juan José, capitán del regimiento de la Reina, que moriría en acción de guerra el 28 de agosto de 1793. La “fuesa” o sepultura familiar de don Juan Antonio y doña Catalina se conserva en la iglesia de Santo Domingo y lleva grabada la fecha de 1757, la misma en la que se ganó la ejecutoria.
La casa número 22 luce el escudo de la nobleza colectiva de los naturales del Valle de Lana, en la merindad de Estella, reconocida por sucesivos privilegios reales de los años 1271, 1331, 1338, 1462 y 1511 y más ampliamente por otro del rey Felipe IV, otorgado en el año 1665. Desde tiempo inmemorial, dicho emblema consta de cuatro fajas de oro en campo de azur, y en ellas la siguiente inscripción:
MINITIA AV
NIA SE CON
TIT AN III HSE
Sobre ellas, tres arcos de medio punto también de oro, y en punta, es decir en la parte inferior del escudo, una media luna de plata, acompañada de dos rosas, una a cada lado. La enigmática leyenda reproduce la inscripción latina de una lápida romana, que fue hallada hace siglos en el lugar de Gastiáin. A finales del siglo XVIII en Pamplona llevaban este escudo dos vecinos: don Juan Cruz Martínez y Miguel, que obtuvo su ejecutoria en 1781, como originario que dijo ser del lugar de Ulíbarri, en el valle de Lana y don Domingo de Ulíbarri y Martínez, familiar del anterior, junto con el cual ganó la ejecutoria, como originario del mismo lugar. La casa, en la que habitaron ambos parientes y en cuya bajera don Juan Cruz tenía instalado un obrador de cerería, conserva en buen estado su labra heráldica de estilo barroco, decorada con ángeles tenantes, leones rampantes y cabezas de querubines.
TRAVESÍA DE ESPOZ Y MINA
En esta corta calle hay una casa sin numerar, que corresponde a la trasera de la que lleva el número 18 de la Plaza del Castillo. Su fachada, un tanto desangelada, luce el escudo de los Azpíroz. Don Francisco Javier de Azpíroz y Garroberea, intendente del Reino de Valencia y caballero de la Orden de Carlos III, y su hermano don Juan, vecino de Pamplona, obtuvieron su ejecutoria de hidalguía el año 1779, como originarios de la casa llamada Juansancena, sita en el lugar de Azpíroz, en el Valle de Larráun. Eran hijos de don Juan de Azpíroz, oidor del tribunal de la Real Cámara de Comptos, y de doña Bernarda de Garroberea. El escudo de esta familia es el de la nobleza colectiva de los naturales del Valle de Larráun. El privilegio les fue concedido por el rey Carlos III el Noble de Navarra en 1397, y posteriormente les fue confirmado por doña Blanca y Juan II en 1439, por Fernando el Católico en 1514, por Felipe III en 1603 y por Felipe V en 1728. Se conserva también otra labra heráldica con este escudo en la calle Calderería número 22, casa que a finales del siglo XVIII perteneció a los Baráibar.
volver arriba

Activar Notificaciones