Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Anónimos populares

Carlos Eransus: el policía que buscó ocupación y encontró servicio

Carlos Eransus cumplía 8 meses en el cargo de jefe de la policía municipal de Barañáin cuando estalló la pandemia que ha centrado el trabajo de ese cuerpo y ha obligado también a jornadas maratonianas y pocos descansos

Foto de Carlos Eransus Virto, jefe de Policía Municipal de Barañáin.
Carlos Eransus Virto, en la plaza Consistorial de Barañáin.
  • C.A.M.
Actualizada 21/11/2020 a las 06:00

Cuando Carlos Eransus entró en 1996 a trabajar como agente de la Policía Municipal en Pamplona habían pasado dos años de la convocatoria a la que se apuntó en 1994. Eran años de paro, recuerda, y casi recién salido de la universidad, con experiencia como becario en el departamento de Recursos Humanos de Volkswagen Navarra, buscaba con esas oposiciones una salida laboral. “Eran años de expansión de las policías, y preparé las oposiciones, pero no tenía antecedentes ni esa vocación desde niño”, relata. 24 años después se descubre como un agente plenamente entregado al servicio público que se le supone a su puesto.

En este tiempo ha pasado por diferentes áreas, como proximidad, seguridad ciudadana, oficina de denuncias de ámbito penal y atestados. También presidió el sindicato de Policía Municipal y ha sido delegado sindical y miembro de la comisión de personal, además de vocal en varios tribunales de oposición. Desde julio del año pasado es jefe de la policía de Barañáin, un puesto de libre designación, al que llegó, cuenta, de forma “sorpresiva”. “No estoy vinculado a ningún partido ni conocía a nadie aquí, pero imagino que al equipo de gobierno (NA+) le darían mi nombre y tras un proceso de selección, me eligieron. Cuando me ofrecen el puesto es un reto personal y una aventura y me tocó ponerme al día con la plantilla, ciudad, ayuntamiento... Un trabajo que hago gustoso y con idea de mejorar el servicio”, revela.

Empezaba a completar el conocimiento de plantilla, del municipio y hasta de su labor cuando en marzo se produjo la declaración del estado de alarma por la crisis del coronavirus. Una declaración que volteó los planes a todos los niveles, cambió las prioridades y convirtió el trabajo policial en uno de los esenciales junto a sanitarios y servicios sociales. Los jefes de la policía de toda Navarra intensificaron su relación y vía mensajes telefónicos hicieron “piña” y buscaron respuestas comunes en unos tiempos especialmente inciertos, cambiantes y, al principio, de difícil coordinación con otras instituciones.

La suya y la de otros agentes y responsables policiales y municipales se convirtieron en jornadas maratonianas, en días y días sin descanso, que sólo la “desescalada” permitió suavizar. “No me arrepiento de venir aquí. Sé que siempre requiere plena disposición el puesto y que salía de la zona de confort, pero con la motivación de hacer las cosas bien, lo mejor posible. Y si se da esta etapa, hay que trabajar para darle cara”.

 

VOCACIÓN DE SERVICIO

Con la perspectiva que dan los meses y con mejor coordinación entre instituciones, casi puede hacer balance de lo que ha sido este periodo en el que el papel policial ha consistido, a nivel local, en “garantizar el cumplimento de la normativa”. En su caso, en un municipio sin cementerio pero con uno de los mercadillos de referencia, allí tuvo una de las labores que más tiempo le ha llevado. Para cambiar accesos, ordenar puestos y adaptarse a las condiciones. Pero también los policías se ocuparon del reparto de material informático y de tareas para escolares de centros de la localidad, de material de protección para establecimientos hosteleros y comerciales, del control de desplazamientos durante el confinamiento, del control de aforos. Colaboran con rastreadores, centro de salud y autoridades sanitarias en la localización y control de personas con riesgo de contagio y se ocupan del control de aforos y horarios y del control de grupos de personas (separación, mascarillas) y de zonas propensas a aglomeraciones. La plantilla la forman, con él, seis agentes primeros (cabos), 17 policías y 3 auxiliares de policía.

Y en ese balance reconoce que lo más dificultoso ha sido hacer cumplir una “normativa cambiante” y que daba lugar a confusión al no recoger todas las situaciones planteadas por la ciudadanía. También valora el servicio público. “Hemos hecho tareas con clara vocación de servicio. A veces no obligatorias, pero que por la situación que estamos viviendo se han hecho gustosamente y sin ninguna queja porque la plantilla siempre ha estado a disposición y ha puesto mucho de su parte”, valora Eransus.


Apenas se detiene en las jornadas maratonianas y en situaciones que les ha tocado vivir, con llamadas de todo tipo. “En nuestro concepto de servicio público se prima al ciudadano y la satisfacción es ver realizado el trabajo y el esfuerzo invertido en intervenciones en las que se puede ayudar a los vecinos, ya sean niños, o personas mayores o cualquiera que tiene necesidad de respuesta”.

Los jóvenes, en una de las localidades más densamente pobladas y con apenas extensión, han sido también parte central. Tampoco allí reconoce más problemas. “El balance general es satisfactorio, de cumplimiento y comportamiento. También con los bares y establecimientos y con las bajeras cuando permanecieron abiertas. Lógicamente a esa edad, sin pocas alternativas, toca intervenir en zonas de esparcimiento y de quedadas. Se han dado sanciones y unas veces han servido y ha habido de todo. Pero lo importante es la responsabilidad individual”.

Para los próximos meses, junto al seguimiento del nuevo estado de alarma o de las situaciones que toque afrontar, ya se ha puesto otras tareas. Y van desde la actualización de ordenanzas como la del mercadillo, la de terrazas y veladores, las de tráfico y movilidad, como mejoras en el carril bici; puntos de carga eléctrica, mejora en la señalización o más puntos de estacionamiento de bicicletas. Además, plantean aumentar los puntos con desfibriladores, un plan de protección civil y reestructurar una plantilla que afronta próximas jubilaciones frente a un aumento de población con el desarrollo de Eulza.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE