Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

San Fermín

Más bares de Pamplona cerrarán el 6 y 7 por responsabilidad

Estos hosteleros han decidido cancelar las reservas que ya tenían “por responsabilidad” y para evitar riesgos

Imagen exterior del bar La Kantxa.
Imagen exterior del bar La Kantxa.
Google Maps
Actualizada 26/06/2020 a las 08:23

Contra todo pronóstico y poniendo muy por encima de su beneficio personal, el bienestar del resto de ciudadanos. Conocidos y desconocidos. Por esas personas que dieron el do de pecho durante las semanas más duras del confinamiento y por aquellas que no permitieron que el miedo dejará de lado su responsabilidad. Hablamos de policías, sanitarios, trabajadores de supermercado...


Mikel Salinas Erasun, propietario del bar Kantxa, en Juan de Labrit, uno de los cogollos de los Sanfermines, ha tomado una decisión que, sin duda, no ha sido sencilla. Cerrará las puertas de su negocio el 6 y 7 de julio, los días más importantes de las fiestas. No va a ser el único. El bar Los Burgos de Iruña, en Navarrería, tampoco va a abrir los días 6,7 y 8 a pesar de que ya tenía reservas. También El Nicolette decidió cerrar 6 y 7 la semana pasada.


Ambos hosteleros se negarán a cocinar almuerzos para poner en valor una palabra que bien merece ser remarcada en los días en los que nos estamos moviendo: responsabilidad. Con ellos mismos, su familia, amigos, clientes y con la propia ciudad de Pamplona.


A pesar de tener el bar repleto, por haber recibido más reservas que un San Fermín al uso, el dueño de La Kantxa ha dicho basta. “Tenemos un deber. No cerrar es un ejercicio de completa irresponsabilidad. Si por un casual hay un contagio, un rebrote, ¿cómo se va a controlar? Es imposible, inviable”, adelanta quien asegura tener la conciencia “más que tranquila” con la decisión tomada.


Siendo consciente de que hace un mes sus pensamientos iban en la dirección opuesta (”creía que con la inmensa cantidad de llamadas que estábamos teniendo podríamos recuperar algo de las pérdidas derivadas del covid”, cuenta), ahora Mikel se alegra de haber cambiado el rumbo del timón. “No me sobra el dinero, que nadie se llame a engaño”, clarifica.


EFECTO SIMBIOSIS


No obstante, entiende que, si Pamplona logra vender una imagen de ciudad segura en lugar de locura y descontrol, los beneficios llegarán con más fuerza. “No podemos perder la perspectiva. La gente estará encantada de venir a hacer turismo si las condiciones son buenas. Si salimos en todos los informativos con una imagen nefasta, nos pasará factura. A todo el sector”, alerta quien sabe de experiencia.


Mikel asume que la cautela debe seguir siendo fiel compañera. “Tengo clientes que sienten miedo. No por San Fermín, sino en el día a día, por las escenas que se ven. Las mascarillas olvidadas...”, enumera. De ahí que pida reflexión. “Si el virus anda de potes, será imposible controlarlo”, añade quien recuerda que hace apenas unas semanas estaba muriendo gente por covid.


“No se nos puede haber olvidado. No podemos ser tan insolidarios”. Y así, confiando en el resto del verano, en una imagen de seguridad más que positiva, Mikel estima reabrir su negocio el día 8. Siempre y cuando la vorágine de la locura de San Fermín haya pasado. “Si veo que el peligro es inminente, no lo haré”, zanja. Esta noche, con el bar Kantxa como vela de una decisión complicada pero sabia, Mikel dormirá tranquilo. “Es lo que había que hacer”.


John, que regenta Los Burgos de Iruña, todavía no ha levantado la persiana de su bar desde que se decretó el estado de alarma. Prevé hacerlo el 2 de julio, pero volverá a cerrar el día 6 durante tres días. “A partir del jueves Pamplona ya estará más tranquila”, comenta este hostelero de Navarrería, una zona que estos últimos fines de semana se ha llenado de jóvenes sentados en corro.


Pese a lo complicado de la decisión, algunas peñas, como la Alegría de Iruña y Anaitasuna, también ha apostado por la senda del respeto. De ahí que haya validado el cierre de su local durante San Fermín. A su modo de ver, se trata de un riesgo innecesario ya que las fiestas han sido oficialmente suspendidas, por lo que en teoría tampoco habría nada que celebrar. Tiempo habrá.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE