Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Desescalada en Navarra

Más horario y cupo de viajeros en las villavesas suben un 24% los usuarios

El transporte público de la comarca pasó este lunes de un recorte del 58% al 47% en días laborales

Dos policías municipales vigilan que la gente lleve mascarilla dentro del transporte público.
Dos policías municipales vigilan que la gente lleve mascarilla dentro del transporte público.
Actualizada 12/05/2020 a las 06:00

La desescalada laboral no trajo el colapso en el transporte comarcal urbano, que pudo absorber sin problemas el aumento de viajeros con la nueva oferta del servicio; así, ayer se pasó de un recorte de los trayectos en días laborales del 58% desde el inicio de abril a un 44% y a permitir la mitad del aforo frente a un tercio de las semanas anteriores. Los sábados y domingos se mantiene el mismo porcentaje en el recorte, el 47%, y de momento no se reanuda el servicio nocturno.

Esto hizo que este lunes los autobuses articulados de 18 metros pudieran recoger al mismo tiempo hasta 54 pasajeros, los de 12 metros 37 y, en los de 10, el número de plazas se limitó a 29. Aunque los usuarios aumentaron hasta un 24% en la franja matutina de 6 a 10 horas con 4.300 personas, no se llegó a cubrir el cupo. Nadie, por tanto, se quedó en tierra a la espera de otro autobús.

A las 16 horas, se había llegado a los 15.000 pasajeros, por lo que aún había tiempo, hasta las 22.30 horas en las que concluyen los últimos trayectos, para llegar -y rebasar- los 15.600 personas que de media se subieron al autobús la semana pasada.

Larisa Chirkova, de 47 años, lo cogía a las 9 horas en Gorráiz. “E iba bastante vacío, mucho más que antes de la pandemia”. Eso, unido a las medidas de prevención tanto de viajeros -se les obliga a utilizar mascarilla y a pagar con tarjeta para no entrar en contacto con el conductor- como de los autobuses -sillas separadas con cintas y entrada por el lateral- le creó sensación de seguridad. “Eso sí, la gente debería tener más paciencia y no querer bajar todos a la vez”. Porque, en cambio, a la hora de acceder, sí se guardan las distancias.

Amparo Figueroa Moreno, de 53 años, reconocía que estaba ya cansada de cubrir a pie los 45 minutos desde su casa en Sancho el Fuerte hasta su trabajo. “Así que hoy (ayer para el lector) he cogido el autobús. Y eso que me daba miedo y lo he evitado todo lo posible. Pero una vez dentro, me que quedado tranquila. Había poca gente, dos personas a primera hora. Aunque no sé si el conductor será capaz de controlar que no se supera el cupo”.

Beatriz Adrián Monente, de 36 años, se dirigía a Erripagaña desde el centro por primera vez desde que comenzó el estado de alarma. “Creo que las medidas están bien tomadas. Además, el miedo es otra de las fases que hay que pasar y en un autobús es fácil hacerlo. Está todo perfectamente señalizado, donde sentarte, donde no. Y de pie, la gente hace lo que puede pero en general se mantiene la distancia”.

La misma impresión se había llevado María Pilar Imizcoz Barber, de 65 años, cuando había cogido el autobús por la mañana desde Mutilva para acercarse al centro. “No lo había hecho desde el 12 de marzo. Y tengo que reconocer que tenía miedo de un contagio. Pero se te pasa porque no van llenos de gente, quedan espacios para mantener la distancia. Es que sólo íbamos ocho personas”.

Como es lógico, el aumento de horas trajo también mayor presencia de autobuses de la flota del transporte urbano comarcal que gestiona Mancomunidad de la Comarca de Pamplona a través de la empresa TCC. Así, de su 118 vehículos que aproximadamente circulan los días laborales, durante la primera fase de la reducción se bajaron hasta 51, mientras que esta semana se contará con 70.

“Tan sólo un chaval joven se ha subido sin mascarilla”


A Óscar García Aristu le tocó uno de los pocos comportamientos incívicos. “Se me ha subido un chaval sin mascarilla; el resto ha respetado”. En su trayecto, el máximo de viajeros fue de 25 cuando podía haber llegado hasta 54 en la línea Sarriguren-Zizur. Una tónica, la de menos viajeros que el máximo permitido que vivieron la mayoría, como José Ignacio Berdonces Jiménez, que cubrió el mismo trayecto y cupo. “Y como mucho he llegado a 30”, afirmaba este conductor. David Ardaiz Palacios, a cargo de la línea de Gorráiz, decía que también se notaba un aumento de tráfico de coches particulares. “Y más usuarios. Pero la gente no relaja las medidas de seguridad”. Y lo mismo indicaba Rigoberto Heras Heras, que le tocó la línea de Multiva. “El mayor golpe de gente lo he tenido a primera hora. Luego no han pasado de diez”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE