Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Movilidad

Los ciclistas podrán circular por las aceras en calzadas peligrosas en Pamplona

La noticia se conoció en el encuentro del alcalde con vecinos de la Txantrea para hablar de la calle María Auxiliadora

Ampliar Alrededor de 80 personas acudieron a este encuentro con el alcalde para hablar sobre María Auxiliadora.
Alrededor de 80 personas acudieron a este encuentro con el alcalde para hablar sobre María Auxiliadora.
Actualizado el 25/09/2019 a las 08:34
El encuentro este martes entre vecinos de la Txantrea y el alcalde Enrique Maya (Navarra Suma) para abordar el proyecto de María Auxiliadora sirvió también para conocer otra noticia: que los ciclistas podrán circular por las aceras en aquellos ejes considerados muy peligrosos o de gran afluencia de tráfico. Y en este sentido, el edil de Movilidad, Fermín Alonso (Navarra Suma) citó como ejemplos Avenida de Navarra, bajada de San Jorge, la cuesta de Beloso o Labrit.

“La ordenanza de Movilidad en uno de sus artículos permite hacer esta excepción por razones de seguridad”, indicó el concejal sobre la normativa que estos días se están poniendo en marcha y que se puede resumir en dos medidas: bicicletas en la calzada y la mayoría de las calles a treinta kilómetros por hora. Eso sí, añadió Alonso, esta salvedad será hasta que no se acondicione en la zona un carril bici. “Pero la realidad es que mientras, no se puede esperar y lanzarlos al peligro”.

Precisamente una pregunta sobre la cuesta Labrit hizo que se diera a conocer esta noticia. Una usuaria de bicicleta lamentó, tal y como se anunció ayer, que las actuaciones del corredor sostenible de María Auxiliadora no enlazaran con Labrit como contempla el proyecto global. La falta de presupuesto lo retrasa hasta el año que viene, se le respondió desde la mesa de oradores que compartían Enrique Maya, Fermín Alonso y el director de Movilidad y Proyectos Alejandro Astibia. “¿Y mientras qué?”, preguntó la mujer. Pues todo apunta a que se les permitirá subir hacia Pamplona por la acera de la derecha mientras que la izquierda se deja exclusivamente para peatones.

PINTADAS EN LA BIBLIOTECA

El lugar escogido para el encuentro, que duró hora y media desde su inicio a las 18.30 horas, fue la biblioteca pública de la Txantrea. Por la mañana, aparecieron en la fachada del inmueble unas pintadas en euskera en las que se calificaba al alcalde como enemigo del barrio. “No eres bienvenido”, añadían, con la firma de Ernai, colectivo juvenil ligado a la izquierda abertzale. Por la tarde, a la hora del encuentro, ya se habían borrado.

A la cita acudieron alrededor de 80 personas que casi completaron el aforo del salón de actos de la biblioteca. Vecinos a los que les explicó el proyecto para María Auxiliadora gestado en la anterior legislatura. Después, desde el público, una persona recordaría que la idea se impulsó dentro de unas dinámicas de trabajo vecinales. “Y se le bautizó Txantrean Poliki; es decir, Txantrea despacio”, indicó esta persona. “Había preocupación ya que se habían producido fallecimientos por atropello”.

Y la manera de ralentizar la velocidad del tráfico en el barrio fue actuar sobre una de sus principales arterias, María Auxiliadora. En el vial se pondrá un carril bici bidireccional, además de crear tramos peatonales -los cercanos al colegio Benart Etxepare y a la escuela infantil- y poner más pasos de cebra.

El que los ciclistas puedan contar con un vial propio traerá como consecuencia la eliminación de las plazas de aparcamiento que enmarcan un lado de la calzada. Una cuestión que preocupa, como se indicó ayer, a un sector de vecinos y más cuando la nueva ordenanza de Movilidad traerá también que se quiten en la Txantrea alrededor de medio millar de estacionamientos. En este caso, son aquellos que no cumplen la nueva normativa de guardar una distancia de cinco metros con respecto a los pasos de cebra. Eso en coches, en estacionamientos de motos se rebaja a tres metros.

Según indicó ayer Enrique Maya, el proyecto de María Auxiliadora venía acompañado de un estudio de Policía Municipal en el que indicaba que en las calles colindantes había espacio suficiente para absorber las plazas desaparecidas. Una información que se puso en duda por lo que el alcalde se comprometió a realizar otro estudio.

En cambio otra parte del público sí dio por válidos los datos. “Estamos en un barrio privilegiado donde, salvo en fiestas, casi siempre se aparca a veinte metros de la puerta de casa”, dijo un vecino. Y se abogaron por campañas de concienciación para que personas que trabajan en el barrio usen la bici o el transporte público en lugar del coche.

En lo que sí hubo unanimidad fue en la petición de que el tramo peatonal que se contempla desde la encrucijada con la calle Imarcoáin hasta el encuentro con la calle Subiza, donde sólo podrán acceder los vehículos de los residentes, se amplíe también a Subiza. El motivo, dijeron los vecinos, es que los escolares de Benart Etxepare entran por esta calle, así como las familias de la cercana escuela infantil.

La actuación supondrá un desembolso de unos 300.000 euros y el alcalde agradeció ayer las aportaciones vecinales que, añadió, se estudiarán una por una para ver si tienen cabida en el proyecto de María Auxiliadora. Y se emplazó a los residentes a futuros encuentros cuando se aborde el final de este corredor sostenible: su conexión con la cuesta de Labrit.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE