Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Pamplona / Iruña

El Cristo Alzado ya espera en la catedral a la Dolorosa que llegará el 5 de abril

La figura llegó a la seo en procesión a hombros de 20 portadores a las ocho de la tarde

La figura en el momento de salir de la sede de la hermandad en la calle Dormitalería.
La figura en el momento de salir de la sede de la hermandad en la calle Dormitalería.
Actualizada 07/03/2019 a las 09:09

A las ocho de la tarde, se abrían las puertas de la catedral para que entrara la figura del Cristo Alzado de la procesión del Santo Entierro.

Dentro de menos de un mes, el 5 de abril, se unirá con la Dolorosa que también se portará a hombros desde la iglesia de San Lorenzo. La talla del Cristo- con casi mil kilos de peso y obra de Fructuoso Orduna de 1932- partió de la sede que la Hermandad de la Pasión tiene en la calle Dormitalería. A las siete y media, veinte portadores iniciaban el camino hacia la seo por Dormitalería, Bajada Javier, Compañía y Curia.

La comitiva estaba encabezada por el hermano guión, como todas las procesiones, al que le seguían la guardia pretoriana, los mozorritos de la caridad, el paso y la junta de la Hermandad de la Pasión, con su presidente Luis Javier Fortún Pérez de Ciriza. “La tradición de llevar el Cristo Alzado a la catedral se remonta a 1955, cuando abrimos aquí nuestra sede”, comentaba. “Hasta entonces los pasos estaban repartidos por la capilla del antiguo hospital (actual Museo de Navarra), iglesia de San Agustín y, más antiguamente, en la de la Merced”.

La ya tradición manda que este traslado se haga el miércoles de ceniza para que, a partir del viernes, la figura presida los cuatro Vía Crucis con los que se prepara la llegada de la Semana Santa. Y la Dolorosa será la protagonista del septenario.

CUIDADO CON LA ALTURA

Al frente de los portadores, y para marcar el camino, estaba el jefe del paso, Ángel Sánchez Hortelano, que contó con la ayuda del subjefe Miguel Aguinaga. “La mayor dificultad podría ser encontrar voluntarios para llevar el Cristo; pero, por suerte hoy han respondido veinte personas que permiten sacar adelante la procesión aunque no con muchos relevos”, comentó, sobre un paso en torno al que se aglutinan 45 portadores. Una talla que debido a sus cinco metros de altura, reconoció el jefe del paso, requiere tener especial cuidado a la hora de entrar en la catedral.

Y mientras el Cristo Alzado recorría las calles del Casco Antiguo de Pamplona, con una hilera de gente enmarcando el cortejo durante todo el recorrido, en la catedral un grupo de fieles esperaba rezando el Rosario de los Esclavos. Una oración que se realiza recorriendo el pasillo lateral que bordea central. El mismo camino que, minutos después, haría la figura de Orduna.

A las ocho de la tarde, se escuchaba en la seo el sonido de una campana que anunciaba que la figura ya estaba a las puertas. En este momento, el cabildo de la catedral con su deán Carlos Ayerra junto al arzobispo Francisco Pérez y su auxiliar Juan Aznárez acudían al encuentro del Cristo Alzado que los portadores había llevado hasta el umbral de la seo.

El arzobispo procedió a bendecir con incienso la figura y a recordar a los presentes que un año más era “tiempo de Cuaresma, tiempo de Conversión”. Y tras una oración, los portadores de nuevo daban movimiento al paso hacia el presbiterio acompañados de su cortejo, salvo la guardia pretoriana que volvía a la sede de la calle Dormitalería.

El traslado terminó con la misa del miércoles de Ceniza presida por el arzobispo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE