La Hemeroteca
MONASTERIO DE LA OLIVA

Vino 'divino' al mejor postor

El Monasterio de La Oliva abrió sus puertas para celebrar una singular puja. Se subastaron 34 barricas de vino tinto seleccionado de sus viñas. Se adjudicaron 14 de ellas a 2.900 euros cada una.

Un momento de la puja celebrada a última hora de la tarde en la Oliva.

Un momento de la puja celebrada a última hora de la tarde en la Oliva.

20/08/2016 a las 06:00
Etiquetas
El silencio y la paz que reinan entre los muros de piedra del Monasterio de La Oliva se rompieron ayer durante tres horas. La sala capitular del convento, una estancia donde antaño se reunían los monjes cistercienses para abordar los asuntos de la comunidad, acogió una puja por sus vinos. Mejor dicho, una puja por sus futuros vinos porque, a día de hoy, todavía son caldos derivados de uvas de 2015 que se crían en 34 barricas de madera acunados por la espiritualidad de las liturgias cantadas cada día en el convento en lengua vernácula. Son vinos procedentes de racimos recogidos y seleccionados a mano por los monjes en sus veinticuatro hectáreas de viña y que serán embotellados en la primavera de 2017 tras una crianza de unos catorce meses.

Sin duda, un acto inédito en los más de ocho siglos de historia del monasterio pero que nace en pleno siglo XXI con la vocación de mantenerse en el tiempo y de constituir una sólida fuente de ingresos para el sostenimiento de la comunidad. Cerca de 80 personas procedentes de País Vasco, Madrid, Barcelona y Navarra acudieron hacia las siete de la tarde. Les dio la bienvenida el abad, Isaac Totorika Izagirre, así como el director del proyecto, el reputado enólogo riojano Juan Carlos López De la Calle, que se ha inspirado en la famosa subasta de los Hospices de Beaune, en la Borgoña francesa, donde la recaudación obtenida por el vino se destina a la beneficencia.

Tras una charla sobre las raíces de la viticultura en el Císter por el bibliotecario del Parlamento foral Javier Fortún, los postores se plantaron delante de las barricas para catar los caldos: un coupage en el que predominan uvas de tempranillo y garnacha con un toque de cabernet sauvignon y mazuelo. Después, arrancó la subasta en un ambiente distendido. Salieron catorce barricas al precio de 2.900 euros cada una (43.500 euros en total). Como cada tonel dará para 288 botellas, el precio medio de cada una salió a diez euros sin incluir el IVA. “ Las otras barricas están a disposición de quien las quiera adquirir. La idea es que el lazo sea entre el monasterio y el consumidor final”, detallaba De la Calle, quien recordó que cada botella será etiquetada en 2017 con el nombre del adquiriente. Uno de ellos será el de la Academia de Gastronomía de Navarra, que las entregará a sus socios y usará como regalo institucional.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo DN+
VER EL CONTENIDO COMPLETO
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra