Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

EMPRESAS

Las discrepancias familiares llevan a Bodegas Chivite a buscar nuevos socios

Sería la primera vez, desde su nacimiento en 1647, que entra capital ajeno a la familia en la compañía

  • MARIALUZ VICONDOA . PAMPLONA
Publicado el 07/07/2011 a las 00:05
Las desavenencias entre las tres ramas familiares propietarias de Bodegas Chivite han culminado en un cambio en la dirección de la empresa y en un giro en la orientación del negocio. La empresa familiar, cuyos orígenes se remontan a 1647, está en estos momentos replanteándose el futuro, un futuro que pasa por la búsqueda de socios externos que entren en su capital. Fuentes del sector aseguran que la empresa está buscando grupos bodegueros internacionales que podrían hacerse con el control de la compañía. Y, aunque el nuevo director general, Fernando Berridi, puntualiza que en estos momentos ni se vende ni se están buscando socios, sí afirma que se contempla como "una opción en un contexto de reordenación de capital".
La propiedad de Bodegas Chivite está repartida entre los hijos de Julián Chivite Marco: Julián Chivite, con un 47%; Fernando Chivite, con un 26%, y Herederos de Carlos Chivite que, con un 26%, representa a los dos hijos de Carlos Chivite, fallecido en 2006. Mercedes Chivite, la pequeña de los cuatro hijos que tuvieron Julián Chivite y Mercedes López, había fallecido, soltera, un año antes, en 2005.
Cambio hace cuatro años
Hace cuatro años, Mercedes López, madre de los actuales accionistas y fallecida en 2008, y su hijo Julián Chivite abandonaron sus puestos de presidenta y vicepresidente respectivamente. El cambio y el acceso a la presidencia de otro de los hijos, Fernando, fue el comienzo, o el reflejo, de unas discrepancias familiares y empresariales. Fue entonces cuando Julian Chivite decidió salirse de la gestión de la compañía y, aunque mantuvo su participación accionarial, emprendió un nuevo rumbo para lanzar la nueva marca "Unzu Propiedad".
Las diferencias entre las ramas familiares culminaron el pasado lunes 4 de julio cuando la empresa convocó junta de accionistas por orden judicial, ante la negativa del presidente a atender la solicitud de convocatoria hecha por el resto de accionistas. La junta aprobó destituir de su cargo de presidente a Fernando Chivite y sustituirle por Cristina Iturrioz, su cuñada y viuda de Carlos Chivite, en representación de sus dos hijos. La decisión fue aprobada por el 73,5% de la propiedad (la correspondiente a Herederos de Carlos Chivite y a Julián Chivite). "De esta manera, mientras se toma la decisión de la entrada de nuevos socios, la estabilidad societaria está plenamente garantizada, con el 73,5% del capital unido", explicó Berridi.
Además, la junta aprobó un nuevo consejo, profesionalizado y del que forman parte seis miembros, incluida la presidenta. También designó como director general a Fernando Berridi, economista que ha ocupado diferentes puestos como director general en el grupo Vocento.
Estas decisiones tomadas en la junta de accionistas suponen un giro de timón en el consejo y en la dirección de la empresa y la vuelta de Julián Chivite como asesor de la empresa de la que es propietario, después de que hace cuatro años decidiera emprender otra iniciativa independiente. Julián Chivite señaló que va a "colaborar activamente en la nueva dirección del grupo". "Tengo la firme convicción de que es la que Chivite necesita en esos momentos y me he puesto desde el primer día a su entera disposición. Habrá que trabajar duro, pero muy pronto se verán los frutos", señaló.
Potenciar Arínzano
Las diferencias y la tensión existente entre las ramas provienen de una manera diferente de concebir el negocio. Berridi afirmó que Bodegas Chivite, que está valorada en más de 40 millones de euros, según fuentes del sector, "ante la situación de competencia que atraviesa el mercado, quiere lanzar nuevos vinos desde el Pago de Arínzano (en Estella, inaugurada por los Reyes de España en 2010) y centrarse en dar de sí todo lo que pueda la empresa, que es mucho más de lo que ha dado hasta ahora, y no en buscar nuevos compradores que en los últimos años han llamado varias veces a las puerta y se les ha dicho que no". Según fuentes del mercado, la bodega está cerrando el contrato de asesoramiento con BBVA para buscar nuevos accionistas.
Fundada en 1647, Bodegas Chivite con cerca de 130 trabajadores, es una de las dinastías productoras de vino más antiguas de España. Obtuvo un Ebitda en 2010 de 3,9 millones de euros, con un crecimiento del 36,21%. Durante once generaciones, la bodega ha ido creciendo desde su establecimiento original en Navarra, en Cintruénigo, a nuevas denominaciones de origen en Rioja, Rueda y Ribera del Duero. Con actividad comercial en 60 países, cuenta con las marcas Gran Feudo, Gran Feudo "Edición", Colección 125, Baluarte, Viña Salceda, Propiedad Arínzano, Parador y La Planilla.
Sorpresa en el sectorLa noticia de la posible venta de Bodegas Chivite cogió ayer por sorpresa al sector vitivinícola navarro. Personas destacadas del mundo vitivinícola eran conscientes de que las diferencias de la familia persistían, pero muy pocos apostaban porque el conflicto se enconase de tal manera que desembocase en la venta de uno de los grupos bodegueros más señeros de la Denominación de Origen Navarra. "No es una buena noticia y menos en un momento de crisis como el actual", era una de las expresiones más extendidas en el sector del vino.
Al sentimiento de tristeza por lo que está ocurriendo, representantes del sector primario sumaban ayer la preocupación que la noticia iba a despertar en los viticultores navarros a los que el grupo adquiere uva y mosto cada año. Y más en estos momentos cuando se está en vísperas de una nueva vendimia.
Bodegas Chivite es uno de los principales operadores en el mercado de graneles de Navarra y suele realizar compras a buen número de bodegas cooperativas de toda la denominación, con las que en ocasiones llega a acuerdos de colaboración. Así, ha mantenido relaciones comerciales con bodegas cooperativas como la de Artajona, Aibar, Eslava, Sada y Vega del castillo, entre otras. La firma también suele adquirir uva a algunos viticultores no socios de cooperativas.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones