x
PAMPLONA

El Síndrome Up: una forma contagiosa de vivir con optimismo la discapacidad

  • La Asociación Actitud Síndrome Up nació hace poco más de un año de la mano de Íñigo Alli y Mariano Oto, que a través de sus blogs personales trataban de compartir las experiencias que vivían con su hija y su hijo, ambos con Síndrome de Down

Síndrome Up
Síndrome Up

Los creadores de Síndrome Up, Íñigo Alli y Mariano Oto, explican en qué consiste el movimiento y presentan el futuro congreso que tendrá lugar en Pamplona.

0
Actualizada 07/12/2011 a las 08:32
  • DN.ES. PAMPLONA
A+ A-
Sus reflexiones se convierten en un modo de afrontar la vida, de hacerse preguntas y de tratar de exprimir cada instante del día. Su optimismo resulta altamente contagioso. Y ése es precisamente su objetivo: sensibilizar a la sociedad para mostrar que, desde el cariño y la fuerza de voluntad, la discapacidad no hace diferentes a quienes la sufren. Sin juzgar a nadie ni intentar adoctrinar.

La Asociación Actitud Síndrome Up nació hace poco más de un año de la mano de Íñigo Alli y Mariano Oto, que a través de sus blogs personales trataban de compartir las experiencias que vivían con su hija y su hijo respectivamente, ambos con Síndrome de Down. Poco a poco, su entusiasmo se ha extendido a un grupo cada vez más numeroso y heterogéneo de personas, quienes a título individual han decidido sumarse y crecer en torno a la Comunidad Síndrome Up. De hecho, decenas de asociaciones de discapacitados de Navarra ya han brindado su apoyo a esta iniciativa.

"Te invitamos a que te acerques a las personas con discapacidad y a que lo primero que veas en ellas sea la persona, no su condición. Síndrome Up es optimismo, disfrutar del presente y de los pequeños detalles, relativizar lo que nos ocurre, asumir que nada es para tanto, reducir la velocidad del día a día y tomar la decisión de elegir cómo queremos vivir, hacernos preguntas y responderlas, ser dueños de nuestro presente y fijar el rumbo hacia nuestro futuro", explican desde el colectivo. Y también tienen muy claro lo que no son.

"Síndrome Up no está limitado a una experiencia relacionada con la discapacidad, no es una receta, no es una forma de dar consejos ni de adoctrinar, no pretende ser ejemplo para nadie. No juzga, no tiene ninguna vinculación ideológica y no reparte carnés a sus miembros: cada uno decide si desea tener la actitud Síndrome Up", añaden. Eso sí, tratan de expandir su mensaje desde la cercanía y el afecto: "Si eres Síndrome Up, ponte cerca de muchas personas que no lo son y trata de contagiarles. Si no lo eres, acércate a quien veas con Síndrome Up y abre tu corazón. Tener Síndrome Up es una de esas cosas en las que ganan tanto quienes dan como quienes reciben", concluyen.

De ahí que tanto Alli como Oto hayan puesto todo el empeño del mundo en intentar organizar "el mejor congreso de bienvenida a familias, voluntarios y profesionales en el ámbito de la discapacidad intelectual". El 'I Congreso Síndrome Up: un abrazo a la discapacidad' tendrá lugar el 16 y 17 de diciembre en el Civican de la avenida de Pío XII, en Pamplona.

De manera fresca e, incluso algo risueña, quienes ya se han unido al Síndrome Up aseguran que presentan varios "síntomas" que definen a la perfección su manera de afrontar la vida:

- Búsqueda constante del lado positivo de las situaciones a las que se enfrentan en la vida, no como una manera de escapar de ellas, sino como una forma de crecimiento personal.

- Incapacidad total para ver la botella medio llena o medio vacía, porque lo que necesitan es disfrutar bebiéndola. Especialmente si es en compañía de otras personas afectadas por el Síndrome Up.

- Necesidad de abrazar y ser abrazados, de sonreír y ser sonreídos, de querer y de ser queridos, porque saben que después de todo, sólo el afecto y el amor perduran.

- Aversión por todo lo que significa crítica destructiva hacia personas y situaciones que no se comparten. Esfuerzo constante por practicar la empatía con el prójimo tratando de preocuparse por sus necesidades y buscando cómo hacerse mejor en su mejora.

- Desapego por las cosas, así como una necesidad irrefrenable de acumular experiencias, preferiblemente en compañía de otras personas.

- Obsesión por recibir a la vida de pie y por ayudar a levantarse a quien le cuesta algo más hacerlo.

- En lo exterior, ser portadores de una sonrisa perenne que contagia inmediatamente a quien la ve.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra