Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Marca Navarra

Jesús Soria, la vida es música

Un hombre pegado a una tuba. Ese es Jesús Soria. Vinculado especialmente a la banda de Fitero, dice haber vivido la “democratización de la música”

Ampliar Jesús Soria
Jesús Soria Magaña, vecino de Barañáin y director de la Banda de Música de Fitero, posa con la tuba al hombroEDUARDO BUXENS
Publicado el 03/12/2022 a las 06:00
Bandas de música ha habido siempre. Las fiestas en los pueblos no se entenderían sin ellas. Pero las de hoy son bien distintas a las de hace tan solo unas décadas. “El nivel ha subido una barbaridad. Antes se tocaba a oído. Ahora están compuestas por instrumentistas formados. Con la generalización en los años 90 de las escuelas de música se ha vivido una democratización de la música”. Lo dice quien ha vivido en primera persona ese fenómeno. Jesús Soria Magaña se asomó con apenas 9 años al mundo de las notas, partituras y melodías en la escuela de música Luis Morondo de Barañáin. Un camino del que nunca se ha separado. Hoy, con 40 años y titulado superior de Tuba Clásica, cursa un máster de gestión musical.
“Las bandas de Navarra, algunas surgidas además en esos años, como la de Aoiz, no tienen hoy nada que envidiar de las de otros territorios con más bagaje como Valencia o Galicia”, apostilla. Y remarca que la Federación de Bandas de Música de Navarra aúna a 60 de las 61 bandas existentes, con 3.000 músicos. “Se ha crecido en calidad (muchas cuentan ya incluso con músicos formados en conservatorio), y esta evolución ha servido además para poner en valor la cultura de la música popular y dar a conocer a compositores navarros”.
Ahonda en la faceta de “socialización” que aportan las bandas a los pueblos. “Un atril es además intergeneracional, lo pueden compartir músicos de 15 y 70 años, como pasa en la de Fitero que dirijo”, asegura. Y reclama mayor “apoyo externo” a los ayuntamientos. “Una banda lleva el nombre de un pueblo allí donde va”.
Acompasa esta evolución positiva musical a los cambios vividos a nivel social. “Se ha mejorado en infraestructuras viarias, en servicios públicos y en la red de espacios y oferta cultural. Se han construido un montón de viviendas, han llegado los centros comerciales y se ha apostado por las energías renovables. La Navarra de cuando era chaval era bien distinta”, reflexiona.

Jesús Soria Magaña, de Barañáin, nació el 27 de mayo de 1982. Formado como historiador en la Universidad de Navarra, ha volcado su vida hacia la música. Es titulado de Tuba Clásica por el Conservatorio Superior de Música de Navarra y cursa un máster de Gestión Musical en Musikene (San Sebastián). Lleva vinculado desde 1996 a la Banda de Música de Fitero (la dirige desde 2020), localidad donde también es profesor de instrumento. Ha colaborado con La Pamplonesa y muchas otras bandas (Aoiz, Sangüesa, Tafallesa...), así como con los gaiteros Ezpelur. Es miembro del quinteto Beat Brass y coordinador de la Federación de Bandas de Música de Navarra.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora