Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

28 de noviembre

San Honesto, el discípulo y precusor de San Saturnino en Pamplona

Este lunes se celebra la festividad de San Honesto, uno de los copatrones de Pamplona

Ampliar San Honesto
Grabado de San Honesto, San Saturnino y San Fermín, obra de Mariano Brandi para el libro 'San Fermín Patrono'Archivo
Publicado el 28/11/2022 a las 17:26
Este lunes, 28 de noviembre, se celebra la festividad de San Honesto, uno de los copatrones de Pamplona, que antecede en el calendario a San Saturnino, igual que lo hizo en la evangelización de la ciudad.
Según la 'Vida de San Fermín, escrita por el obispo Salvio de Amiens en el 614, San Honesto nació en el siglo III en Nimes (Francia), hijo de Hemelio y Honesta, una familia de labradores, y fue elegido por San Santurnino (San Serenín o San Cernín), del que era discípulo, para predicar en el norte de la península ibérica, internándose hacia Occidente por la vía romana de los Bajos Pirineos; así, San Honesto cruzó los montes y recaló en Pamplona, donde fue la avanzadilla en la cristianización de la ciudad. Fortunatus y Faustinus fueron los primeros nativos a los que logró convertir, pero los más recordados son sin duda el senador Firmus, su mujer y su hijo (el futuro San Fermín, que entonces contaba con diez años de edad).
Una vez creadad una comunidad de creyentes, San Honesto viajó a Toulouse para pedir a San Santurnino que viniera a ayudarle con su labor. Y eso hizo el hoy patrón de Pamplona, de modo que la tradición les recuerda a ambos bautizando a los oriundos de la ciudad en el pocico de la Calle Mayor.
Dicen las crónicas que llegaron a ser 40.000 los convertidos y de todos ellos, además de Firminus-San Fermín, destacó Honorato, que se consagró a convertir la comarca de Pamplona y posteriormente fue segundo obispo en Toulouse.
Mientras, San Honesto volvió a Francia y con él se marchó San Fermín, a evangalizar las Galias hasta su ejecución en la cárcel de Amiens.
Del final de San Honesto no tenemos noticias, pero sí ha quedado el recuerdo de su figura en varias partes de la ciudad que él convirtió al cristianismo: en la Catedral de Pamplona aparece en la parte superior de la fachada, junto al resto de patrones, y también en la iglesia de San Saturnino, junto al santo titular y con San Fermín a sus pies, en el acceso por la calle Mayor. También en la capilla de San Fermín -en la parroquia de San Lorenzo- se le puede ver en una de las ocho vidrieras de la cúpula, que fueron realizadas en Inglaterra por la casa Mayer, de Londres, y emplazadas en 1886.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora