Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Investigación

Cinco investigadores que empujan juntos para ganar al cáncer desde Navarra

Este viernes es el Día Mundial de la Investigación en Cáncer para concienciar sobre esta labor y demandar recursos. Profesionales de la investigación que son voluntarios de la AECC en la divulgación, relatan la importancia de empujar juntos para ganar al cáncer

Ampliar Carla Rojo González (tesis en el programa de Hepatología del Cima), Rubén Pío Osés (director del programa de tumores sólidos del Cima), Carmen Berasain Lasarte (catedrática y subdirectora del programa de Hepatología), María Arechederra Calderón (investigadora en este mismo programa) y María Blanco Prieto (catedrática de Tecnología Farmacéutica de la UN).
Carla Rojo González (tesis en el programa de Hepatología del Cima), Rubén Pío Osés (director del programa de tumores sólidos del Cima), Carmen Berasain Lasarte (catedrática y subdirectora del programa de Hepatología), María Arechederra Calderón (investigadora en este mismo programa) y María Blanco Prieto (catedrática de Tecnología Farmacéutica de la UN).Irati Aizpurua
Actualizado el 23/09/2022 a las 07:51
Llevan la ciencia en el ADN a pesar de las dificultades que conlleva la carrera de investigador en España, uno de los países europeos que menos inversión destina a este fin, aseguran. A pesar de todo, están agradecidos por poder dedicarse a su pasión, se consideran privilegiados y no se remangan solo ante las pipetas de los laboratorios sino que dan charlas o van a colegios para dar a conocer la ciencia a la sociedad: qué se investiga, dónde y cómo se emplea el dinero que reciben. Todo de la mano de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), que cuenta con voluntarios investigadores en esta labor de concienciación social. “Agradecemos a la AECC que nos de esta oportunidad”, dicen.
Investigadores como María Blanco Prieto, catedrática de Tecnología Farmacéutica de la UN; Rubén Pío Osés, director del Programa de Tumores Sólidos del Cima; Carmen Berasain Lasarte, catedrática y subdirectora del Programa de Hepatología del Cima, donde también trabaja María Arechederra Calderón y al que se acaba de incorporar como joven talento Carla Rojo González, entre otros; dan la cara hoy, en el Día Mundial de la Investigación en Cáncer, para insistir en su importancia y, sobre todo, de que se invierta. “Revierte en la sociedad. Se ha visto en la pandemia del coronavirus con las vacunas”, señala Blanco.
La AECC quiere poner sobre la mesa en esta jornada las desigualdades en el acceso a los resultados y avances de la investigación, un problema especialmente grave en los tumores poco frecuentes y en los de baja supervivencia. Por eso, pide que los tumores con supervivencia menor al 30% o poco frecuentes tengan una investigación del 100%.
PELEANDO POR LA FINANCIACIÓN
Sí. Se ha avanzado mucho en el diagnóstico y tratamiento frente al cáncer pero queda mucho por delante. “Hoy se curan más de la mitad de los tumores. Hay que ser optimista”, afirma Rubén Pío. Y para 2030 se espera que la curación alcance al 70%, añade Carmen Berasain. Sin embargo, ahora sigue habiendo tumores con bajos porcentajes de curación: páncreas, hepatocarcinoma, tumores cerebrales o poco frecuentes, etc. “Otros, siendo muy prevalentes, siguen manteniendo tasas de mortalidad elevadas, como en el de pulmón”, añade Pío.
Su trabajo se centra en encontrar marcadores diagnósticos que permitan detectar de forma más temprana el cáncer de pulmón y lograr así nuevas estrategias terapéuticas. “La única manera de avanzar es investigar y descubrir cosas nuevas. No parar y, si se puede, incrementar la financiación”. Y ahí relatan un quebradero de cabeza diario.
“Seguimos peleando en las convocatorias de financiación. Siempre se puede hacer más”. El hecho de que haya una entidad privada, como la AECC, de la que dependen para una parte importante de la investigación demuestra que no hay suficiente apoyo, insisten. “Es necesario porque si se ha avanzado es por la investigación”, añade Carmen Berasain. “Los responsables políticos tienen que concienciarse”, subraya María Blanco. E insiste en que la pandemia ha mostrado la importancia de esta labor. “Se inyectaron millones”, asegura.
“Si queremos competir con el resto del mundo, ser pioneros e innovar tenemos que invertir en investigación. Si no, siempre iremos por detrás”, añade Berasain. “Los dirigentes no piensan a largo plazo. Las estrategias son a corto plazo y no hay una política de estado para invertir en muchas cosas, no solo en investigación. Se está perdiendo potencia”, asegura.
LAS VOCACIONES CIENTÍFICAS CAEN
De hecho, una de las preocupaciones de los profesionales, además de conseguir financiación, es la caída de las vocaciones científicas dadas las dificultades de llevar a cabo una carrera profesional en condiciones. “Los beneficios no son inmediatos. Son apuestas a medio o largo plazo”, indica Pío.
“Ahora es una realidad que somos exportadores de investigadores”, asegura Carmen Berasain. “Se invierte mucho en los programas de docencia y formación, por ejemplo para tesis, pero luego los profesionales se van al extranjero y, en la mayoría de los casos, no pueden volver a incorporarse a la carrera investigadora”, añade la experta. Al final, es dinero y esfuerzo “que no revierte”, destaca.
María Blanco se expresa en términos similares. Después de hacer la tesis en Francia y trabajar en Suiza volvió a España. “Estuve años en el extranjero hasta que en 2000 me llamaron de la Universidad de Navarra”, relata. “Ahora ves a los jóvenes y no saben qué van a hacer cuando acaben la tesis. Las vocaciones científicas caen porque no ven futuro en España”, afirma. Y eso que la ciencia que se hace en España es “muy buena”, asegura Berasain. “Y los investigadores españoles están muy bien valorados”, añade Pío.
CONTINUIDAD, ESENCIAL PARA EL INVESTIGADOR
La nueva ley de la Ciencia, aprobada recientemente, es “insuficiente”, coinciden. “Es importante el dinero, pero de continuidad. Puedes tener gente buena desarrollando un proyecto y en una convocatoria no le conceden la financiación porque no había presupuesto suficiente”, explica Berasain. “Literalmente dejan de trabajar. No hay seguridad. Tenemos que buscar dinero todos los días para trabajar”, añade.
En este contexto de inestabilidad, Carla Rojo González, 23 años, natural de La Rioja, graduada en Bioquímica por la UN y con un máster de Investigación Biomédica con especialidad en cáncer, comienza su tesis en el Cima gracias a una beca que le permite cuatro años de continuidad. “Tengo compañeros que trabajan de lo que pueden; de camareros. Soy afortunada”, dice. “También soy consciente de que si quiero seguir investigando me tendré que ir al extranjero. Ya se verá si puedo volver. Es duro”.
En este sentido, los expertos destacan que las ayudas de la AECC, becas y contratos, son de más larga duración, lo que permite dar más continuidad a los proyectos.
DIVULGANDO LA CIENCIA
Por todo ello, estos investigadores dedican parte de su tiempo a dar a conocer la ciencia en su afán de concienciar sobre su relevancia. “Se hace una investigación muy puntera que no tiene nada que envidiar a lo que se realiza en el extranjero”, afirma Blanco. Esta profesional centra su labor en la nanomedicina aplicada a distintas enfermedades. “Intentamos dirigir un fármaco solo a las células enfermas. Si tienes un árbol enfermo puedes prender fuego a todo el bosque. Eso se hace con la quimioterapia actual. Nosotros intentamos dar fuego solo a ese árbol y dejar el resto del bosque”, explica.
María Arechederra, que llegó al Cima con una ayuda de la AECC, y Berasain trabajan en cáncer de hígado. “Tienen mala supervivencia. Se diagnostican de forma tardía y no hay terapias eficaces”. El objetivo, indica Arechederra, es mejorar el diagnóstico tardío. “Empleamos la biópsia líquida, utilizando sangre del paciente para identificar biomarcadores y adelantar ese diagnóstico”. Junto a ello, están utilizando la bilis para el diagnóstico temprano del colangiocarcinoma (un tipo de cáncer hepático). Son ejemplos punteros de la labor que se hace en Navarra y que, en definitiva, busca un retorno para la propia sociedad.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE