Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Navarros globales

Miguel Abete, de Barañáin a Estados Unidos gracias al tenis

El tenis le ha dado la oportunidad a este joven navarro de estudiar su carrera en Estados Unidos y ahora de ser asistente de entrenador

Ampliar Miguel Abete
Miguel Abete Osta, en el centro, condos amigos el día de su graduación en Midland University, en NebraskaCEDIDA
Actualizado el 10/08/2022 a las 16:46
En esta historia, a diferencia de muchos otros profesionales en el extranjero, no nos encontramos con un joven al que sus aspiraciones laborales se quedaban pequeñas en España o con ganas de explorar mundo. No. Miguel Abete era un joven de Barañáin al que no le atraían especialmente los estudios pero sí el tenis. Y ahí destacaba. Y ahí fue donde encontró su pasaporte para estudiar becado en Estados Unidos, en el que se graduó en mayo de 2022 de Psicología y Negocios.
“Una vez estaba jugando un torneo en Oberena y hubo un señor de la agencia AGM que ayudan a mandar deportistas a estudiar a Estados Unidos; me comentó a mí y a mi familia la posibilidad de hacerlo. Estuve un año y medio en Kansas y luego otros tres años en Nebraska con beca y jugando a tenis para las universidades”. Ahora que ha terminado la carrera no pone punto final a su estancia al otro lado del charco, sino que se marcha a hacer un máster de Psicología en Maryland y, a la vez, será asistente del entrenador en la universidad.
Dice que en títulos superiores la gran diferencia entre España y Estados Unidos es que mientras en nuestro país la mayoría son estudiantes a jornada completa, allá la planificación académica permite compatibilizar formación, deporte y trabajo. “Mi día a día ahí siempre ha sido muy intenso. Cada jornada tenía entre 2-4 horas de clase, 2-3 de entreno y 1-2 de estudio y he trabajado en la universidad durante estos cuatro años. Primero en la cafetería, luego en la biblioteca y después en un albergue fuera del centro académico”. A la semana, sumaba entre 20-25 horas laborales.
“Ahí te ofrecen la oportunidad de compatibilizar todo al mismo tiempo, pero tienes que saber aprovecharlo al máximo. De lunes a viernes siempre era muy intenso, y luego los fin de semanas competíamos durante el semestre de primavera, pero muy poco en el de otoño, por lo que ahí tienes los sábados y domingos más libres para hacer lo que te apetezca a ti”.
AMIGOS POR EL MUNDO
La mayoría de los planes son con gente que, como él, ha escogido Estados Unidos para desarrollarse académicamente o en el mundo laboral. Y han sido muchos porque ha cambiado de universidad dos veces, de Bethany College, en Kansas, a Midland University, en Nebraska. “Aquí es fácil hacerlo, te transfieren sin problemas todos los créditos”, y de casa en cinco ocasiones. “El primer año estuve con un serbio y dos americanas, luego con un indio, un colombiano, un español y un africano. Otro año con dos brasileños, uno de Honduras, y un portugués, y mi último año con un italiano, un español, un ecuatoriano y un inglés”, desgrana.
Un crisol de nacionalidades que han sido las que han nutrido su red de amistades. “La mayoría de mis amigos eran del tenis ya que estábamos entre 20-25 en el equipo y nos veíamos cada día. Casi todos éramos de fuera. Así que esta oportunidad ha hecho que pueda conocer a gente de muchos países y personas que no olvidaré en mi vida. La verdad es que he aprendido mucho”.
¿Y los estadounidenses? Reconoce que hay cosas de ellos que no le gustan demasiado; eso sí, matiza, generalizando que las excepciones son grandes. “La gente en EEUU va mucho a su bola y en parte me gusta porque así puedes desarrollarte y centrarte en cosas tuyas que quieres mejorar; pero no puede ser así todo el día. Hay que socializarse, conocer a gente, algo que no lo llevan muy bien. Sí tienen amigos, pero son muy de ir del trabajo a casa, quizá algo al gimnasio. Pero pocos estadounidenses vas a ver dando paseos por la calle o charlando en la mesa de un bar como se hace en España”.
También expresa sus dudas sobre cómo conciben la economía doméstica. “El nivel de vida en Estados Unidos puede ser muy bueno si te lo montas bien. Se gana mucho dinero, pero la gente también gasta mucho en comer afuera, usan bastante el coche y se los compran muy caros; por cierto, que tienen vehículo desde muy pequeños. Yo la definiría como una sociedad un poco materialista. En Estados Unidos, trabajan demasiado y desde pequeños y luego gastan en cosas que les da felicidad momentánea. No sé, ese dinero lo podrían invertir en otras cosas como viajar, conocer nuevas culturas, actividades de ocio... Por eso, cuando salen de su país se dan cuenta de que hay otras formas de disfrutar de la vida y muchos no quieren volver”.
Abete afirma que el tópico de que el estadounidense apenas conoce nada del resto del mundo porque ellos son el referente mundial es verdad. “Me han llegado a decir que España era la capital de Australia”. Pero otra vez insiste en que no hay que generalizar ya que también hay otros muchos con una gran cultura y mentalidad abierta. “Además, es una sociedad en la que se convive con mucha gente venida de otros lugares del mundo y eso es muy enriquecedor. A mí me está gustando la vida en Estados Unidos porque coges lo mejor de cada cultura y eso te ayuda a formarte a ti mismo”.
No se ve viviendo a largo plazo en el país americano aunque sí viajando y trabajando en otras naciones. “Cuantos más lugares conoces y vives en ellos, más aprendes. Además, a mí no me dan miedo los desafíos de llegar a sitios nuevos ”. Por cierto, Pamplona es bastante más conocida de lo que se pueda pensar a priori, o al menos así lo creía él. Y sí, por los Sanfermines y los toros. “Pero eso gente más adulta, aunque la verdad me ha sorprendido que sepan de ella tantas personas”.

DNI
Nombre.
Miguel Abete Osta.
Nacimiento. Pamplona, el 21 de mayo de 1999.
Padres. Inmaculada Osta Gámez es inspectora de Hacienda y tiene 59 anos; Pedro Abete Uriz era inspector de Hacienda también, jubilado este año.
Hermanos. Ana, acaba de terminar ADE y Derecho y ahora está estudiando para una oposición de gestora de Hacienda.
Estudios. Infantil y Primaria en el colegio público de los Sauces Sahats, en Barañáin. ESO y Bachiller en el Instituto de Barañáin. Después estudió en Bethany College, Kansas un año y medio, y luego hizo tres años y medio en Midland University, Nebraska, donde se graduó en Psicología y Negocios.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE