Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Obituarios

Juli Eraso Pérez, vecina de Genevilla

Ampliar Juli Eraso Pérez
Juli Eraso PérezDN
  • José Ramón Santesteban
Publicado el 06/08/2022 a las 08:29
Se fue discretamente y en silencio este 25 de julio, tal y como se solía comportar, y unos días antes de su cumpleaños del 31de julio, donde habría cumplido los 84 en el día de San Ignacio de Loyola, al que tanto cariño tenía. No pudo celebrarlo como todos los años junto a toda su familia en ese día tan especial para ella y los suyos, pero muchos nos acordamos de ella y su dulce imagen en un día tan especial. Estuvo presente. Esta vez no ha podido ser y a esa maldita enfermedad no la pudo vencer como en alguna otra ocasión. Sin embargo, su lucha ha sido envidiable y digna de una mujer como ella era.
La recordaré siempre como esa persona amable, agradable, humilde y de las que me encantaba saludar. Y a su esposo, Ramón, sobre todo, por la paz y alegría que transmitía.
Recuerdo el día que su hijo Kike, o Enrique como le solía llamar, me llevó a conocerles a ese pequeño pueblo navarro desconocido para muchos y conocidísimo para otros como es Genevilla y en el que nacieron esos ilustres navarros llamados Juli y Ramón. Ese día me di cuenta de su generosidad, cariño y amor indiscriminado que difundía haciendo imposible marchar de aquella casa sin algún presente del momento, y por supuesto con las famosas alubias blancas o patatas con denominación de origen “de Genevilla”.
Siempre me ha agradado mucho el sentimiento navarro que tenía, a pesar de estar tan cercanos de pueblos de Álava como Antoñana y Santa Cruz de Campezo y convivir con ellos. El escudo de Navarra presidiendo la entrada de su casa es un síntoma de sentimiento profundo y de orgullo que no pasaba desapercibido. Su devoción a San Francisco Javier también era patente y su apoyo desde la distancia y cariño cuando íbamos a las javieradas y que continuaremos haciéndolas recordándole.
No me cabe duda de que le hubiera gustado leerse en estas letras de recuerdo a ella en Diario de Navarra, periódico que diariamente compraban y leían tanto ella como Ramón durante todos los días del año y que tanta compañía les producía.
Qué voy a decir de su fama de cocinera y de sus conocidos “callicos”, entre otros platos. Son momentos que nunca se olvidan por el cariño y amor que transmitía con todos sus detalles.
Donde quiera que esté, que seguro será en el Cielo, le querrán tanto como aquí, seguro, porque su forma de comportarse no pasaba desapercibida. Estará tranquila y satisfecha de haber tenido una vida plena y llena de alegría y de que tanto su esposo como sus hijos Antonio y Tere, Kike y Susana, Raquel y Roberto; como sus nietas Sandra, Nuria, Ane y Marta son muy parecidos a ella y continuarán por la huella que han visto. ¡Ha dejado buena cantera!
Hasta siempre, Juli.Descansa en paz. Goian bego.
El autor es amigo de la familia de la fallecida
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE