Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Irache

Se preparan varias demandas en Navarra por problemas para dar de baja luz, gas y teléfono y por el "acoso" de las compañías

Muchos de los asociados de Irache han expresado "sus dificultades para darse de baja en su compañía de luz, de gas o telefonía y que, en algunos casos, sufren también el acoso de estas compañías"

Ampliar ¿Cómo ahorrar en la factura con la luz disparada?
Una factura de la luz
Actualizado el 24/07/2022 a las 22:22
La Asociación de Consumidores de Navarra Irache prepara varias demandas por problemas al solicitar las bajas en contratos de luz, gas y telefonía. Según ha explicado, muchos de sus asociados han expresado "sus dificultades para darse de baja en su compañía de luz, de gas o telefonía y que, en algunos casos, sufren también el acoso de estas compañías".
Para la asociación, "son inasumibles las dificultades que tienen los consumidores para darse de baja y las situaciones de estrés o ansiedad que viven algunos de ellos por no pagar unas supuestas deudas que consideran inexistentes". Por ello, Irache ya está preparando demandas judiciales para "defender el derecho de todo consumidor a dar de baja un servicio con facilidad y sin que ello le suponga cobros añadidos o situaciones de ansiedad".
Uno de los problemas más habituales es efectuar la baja "solo de forma verbal". Hay muchos consumidores que comunican que se quieren dar de baja en una compañía "solo por teléfono, sin dejar constancia de ello por escrito" y "en ocasiones ven que tiempo después la compañía que creían que habían abandonado les siguen facturando mensualmente cuotas". "Cuando llaman, les dicen que no hay constancia de esa baja y que el contrato sigue vigente", ha explicado Irache en una nota.
Otro problema que se repite al solicitar las bajas es que, cuando hay varios servicios contratados, solo se gestiona la baja de algunos de ellos, pero otros continúan activos sin que el cliente lo sepa.
 Esto se da con más frecuencia ahora que buena parte de los contratos telefónicos incluyen, por ejemplo, línea fija, varias líneas móviles, internet fijo en el domicilio y paquetes televisivos. En ocasiones el consumidor solicita la baja o portabilidad, pero alguno de los servicios se lo siguen cobrando en la anterior compañía "y lo descubre meses después".
Algunas operadoras incluyen entre sus ofertas una línea móvil añadida que el usuario no utiliza. Sin embargo, cuando cambia de compañía, "tampoco repara en ello y no la incluye en la solicitud de portabilidad", de manera que la anterior compañía mantiene esa línea a su nombre y le cobra por ella. 
SERVICIOS VINCULADOS EN LOS CONTRATOS DE LUZ Y GAS
En compañías de luz y gas los problemas para darse de baja "se complican más aún con los servicios vinculados". "En muchos casos, los consumidores dan de baja su contrato eléctrico, pero subsiste, sin que ellos lo sepan, el servicio vinculado de reparaciones o urgencias que tenía contratado", ha indicado Irache.
Para evitarlo, en 2017 se añadió una cláusula en la normativa sobre contratos energéticos que señala que los servicios adicionales que hayan sido contratados por el consumidor "junto con el suministro de electricidad" deberán ser rescindidos a la vez que el suministro, salvo que el consumidor indique "expresamente" lo contrario al finalizar el contrato.
"A pesar de ello, se siguen dando casos en los que al consumidor se le siguen girando cobros 'residuales' de servicios vinculados que no usa ni conoce", ha explicado la asociación, que ha destacado que "algunas compañías insertan cláusulas en sus contratos que señalan que el servicio vinculado tendrá que ser dado de baja de forma expresa, cláusulas que algunos jueces ya han declarado abusivas". 
"PRESIÓN INACEPTABLE" DE LAS EMPRESAS
Irache ha resaltado que "las propias dificultades que ponen las empresas para que el consumidor se dé de baja hace que se den cobros irregulares a los consumidores". "Si estos se niegan a pagarlos, algunas empresas comienzan a ejercer una presión inaceptable a través de llamadas, aplicaciones telefónicas o correos electrónicos", ha rechazado.
Según ha apuntado, "en ocasiones, las empresas que ejercen esta presión no son con las que se generó la supuesta deuda, sino unas terceras que se han hecho cargo de ella, previo acuerdo económico".
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE