Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

El regreso de las fiestas

Vuelven las fiestas en Navarra: ¿cómo afrontan los adolescentes sus primeras juergas?

Adolescentes y jóvenes están a punto de estrenar un verano sin restricciones. Llegan las fiestas y muchos quieren recuperar el tiempo perdido

Ampliar Muchos adolescentes saldrán por primera vez en San Fermín este año, tras dos suspendidos por la pandemia. Los expertos recomiendan a las familias que dialoguen con ellos  y establezcan límites
Muchos adolescentes saldrán por primera vez en San Fermín este año, tras dos suspendidos por la pandemia. Los expertos recomiendan a las familias que dialoguen con ellos y establezcan límitesEduardo buxens / archivo
  • Sonsoles Echavarren
Actualizado el 02/07/2022 a las 09:38
Hay adolescentes que acaban de cumplir 16 años y vivieron sus últimos Sanfermines con 13 y de la mano de sus padres. Y este año van a cambiar, por primera vez, sus visitas a las barracas y los paseos callejeros y vespertinos por las salidas nocturnas con sus amigos. En muchos casos, envueltas en alcohol. A la mayoría de las familias, la situación les ha cogido ‘a contrapié’ y no saben cómo reaccionar, qué decirles o qué límites marcarles. Una situación que no es única de Pamplona sino perfectamente extrapolables a las fiestas de todo el país y a las noches de verano de pueblo y playa, que a los 15, 16 o 17 años se exprimen como si no hubiera un mañana. 
El fin de las restricciones de la covid y el comienzo de una nueva era postpandemia dan el pistoletazo de salida a un ocio de jóvenes y adolescentes que aspiran “a darlo todo”. Más allá de las pantallas y libres de mascarillas. Sin embargo, como siempre ocurre, en el término medio reside la virtud. Y son muchos los expertos que, aún respaldando las necesidades de ocio de los jóvenes y la importancia que tiene para ellos el grupo de amigos (mucho más que la familia a esta edad), consideran que “no todo vale” y que son los padres quienes deben dialogar con sus hijos y marcarles unas normas.
En las líneas que siguen, diagnostican la situación y ofrecen un tratamiento la psiquiatra, psicoterapeuta y terapeuta familiar Ana González Uriarte; la psicóloga experta en infancia, juventud y familia y profesora de universidad Olatz Ormaetxea; el psicólogo sanitario Max Ibarrola; el sociólogo y profesor de Sociología en la UPNA David Sainz y la psicóloga, pedagoga y orientadora escolar Mónica Chérrez. Estas son sus reflexiones.
Diversos con ‘mochilas’ familiares y escolares
“No hay que meter a todos los adolescentes y jóvenes en el mismo ‘saco’. Son muy diversos y cada uno llega a este momento, tras la pandemia, con una ‘mochila’ familiar o escolar”. Así de diáfana expone la situación la psiquiatra, psicóloga y psicoterapeuta familiar Ana González Uriarte, madre de dos hijos jóvenes. “Muchos lo han pasado muy mal y algunos han atravesado duelos personales (por pérdidas de familiares, crisis económica en sus familias, rupturas...)” Sin embargo, al margen de esas diferencias, hay algo que une a todos los adolescentes: la crisis de la edad. “Lo queramos los padres o no, hay cambios muy potentes. Psíquicos, físicos, sociales... Se hacen adultos, autónomos y redefinen su identidad”. En este contexto, añade, deben salir de la “burbuja familiar” para encontrarse a sí mismos. En un momento, continúa, en el que el grupo “lo es todo”, “más que nunca y en ningún otro momento de la vida. “Por eso, quieren salir y tener una vinculación social. Y aquí aparece una capa más de esta cebolla: la noche, las fiestas y el alcohol”.
Necesidad de ocio positivo pero sin ‘darlo todo’
La psicóloga infantil y juvenil y especializada en familia Olatz Ormaetxea, madre de dos hijos, comparte un discurso que está escuchando en las últimas semanas en su consulta. “Los adolescentes me dicen que en San Fermín van a salir para ‘darlo todo’. Insisten en que van a beber, a salir toda la noche... Y yo les digo que si lo dan todo, se quedarán sin nada”. En esta situación, añade, los padres están “muy perdidos”. “¿Que qué tenemos que hacer?”, se pregunta Ana González. “Lo más importante es, sin duda, conectar con los hijos, mirarnos a los ojos y restaurar el vínculo, si es que se ha perdido (por ejemplo, con los adolescentes que se encierran en su habitación). Aunque ellos se van a rebelar siempre”. El ‘ocio positivo’, insiste la psicóloga, pedagoga y orientadora escolar Mónica Chérrez es “muy necesario”. “Es fundamental para la formación en la época juvenil. La pandemia les ha afectado y alterado la relación con sus grupos”.
Evitar reproches y escuchar sin interrumpir
Escuchar atentamente a los hijos sin replicar a lo que cuentan durante diez minutos. ¿Posible o inviable? Es el reto que plantea la psiquiatra y psicoterapeuta familiar Ana González. “Parece complicado pero es súper potente. Escuchar de verdad sin preparar la respuesta”. El consenso entre los dos miembros de la pareja para acordar si se permite a los hijos participar o no un plan y marcar unos horarios es una pieza clave en este engranaje familiar tan complejo. “El padre y la madre son los dos bueyes que tiran de la carreta. Si cada uno va hacia un lado, no se mueve. No es necesario que estén de acuerdo pero sí consensuar entre ellos el mensaje que se le va a dar al hijo, antes de notificárselo”. Olatz Ormaetxea añade una idea: no marcar un horario fijo de vuelta a casa sino flexible. “Por ejemplo, no es buena idea decir: ‘En San Fermín vas a regresar todos los días a las tres de la mañana’. Pon esa hora para el primer día y, dependiendo de cómo responda (si llega correctamente o tarde y después de haber bebido), se puede mantener, ampliar o reducir”.
Riesgos reales: un San Fermín ‘especialmente difícil’
Todos los expertos consultados coinciden en que los “riesgos reales” están ahí y, más aún, este año, tras dos del parón de la pandemia. “Hay que exponer a los hijos que en San Fermín que habrá gente que robe y agreda. Por eso, yo siempre les aconsejo: que se cubran las bebidas (para que nadie les introduzca ninguna sustancia tóxica) y que nunca vuelvan solos a casa, aunque haya que consensuar el horario con los padres de los amigos”, insiste Ormaetxea. A este respecto, el sociólogo David Sainz augura que los de este año van a ser “unos Sanfermines difíciles”. “Estamos viviendo reajustes y puede que haya un repunte de robos, agresiones y alcohol Más que antes de la pandemia. Hay que extremar la precaución y debemos seguir cuidándonos entre todos”, concluye.
Tiempo ‘vivido’, no perdido
“No ha sido un tiempo perdido sino ‘vivido’”. Así define el sociólogo y profesor de Sociología de la UPNA David Sainz, padre de cuatro hijos, el tiempo por el que hemos transitado durante los dos últimos años. “Debemos transmitir a nuestros hijos esa idea y no la de que hay que aprovechar porque no hemos vivido”, defiende. Y recuerda que nuestros jóvenes no son los primeros de la historia que han protagonizado momentos críticos, como la pandemia. “Nuestros abuelos y bisabuelos vivieron guerras, posguerras... A cada uno le toca un tiempo. Pero, sin duda, tenemos que trasladarles el mensaje de la ‘medida’, de que hemos vivido otras cosas y de que no hay que ponerse al límite”. Y recuerda que hace un siglo, después de la Primera Guerra Mundial, se vivieron los felices años veinte. “Ahora, como entonces, todos debemos poner de nuestra parte, disfrutar pero sin ir más allá de los límites”. En la misma línea se expresa el psicólogo sanitario Max Ibarrola, especialista en el Hospital San Juan de Dios y padre de tres hijo, dos de ellos adolescentes. “Siempre hay que marcar límites a los hijos. Debemos darles libertad pero buscando su responsabilidad. Que sepan que cualquier actividad que hagan y cualquier decisión tiene unas consecuencias”.
Jóvenes ‘polarizados’: los que no quieren salir y no ‘entran’
Insiste el psicólogo sanitario Max Ibarrola que la pandemia ha “polarizado” a los jóvenes y que la forma de relacionarse entre ellos en la postpandemia es muy diferente en cada caso. Por un lado, asegura, se sitúa un porcentaje de adolescentes y jóvenes que “se han acomodado” en casa y a los que la inactividad (por estar sin salir y mucho tiempo frente a las pantallas) les ha provocado obesidad u otros problemas. “A ellos no les está resultando fácil volver a salir. ¿Y qué deben hacer los padres? Pues ‘resetear’ las rutinas. Intentar que mejoren sus hábitos alimenticios, de ejercicio físico y evitar así síntomas ansiosos o depresivos”. Una realidad que comprueba también Olatz Ormaetxea día a día en su consulta. “Muchos adolescentes se han quedado ‘muy tocados’. Encerrados en sus cuartos y sin ningún tipo de compresión”, relata. Y en estos casos, subraya, los padres deben estar “muy atentos” porque “los síntomas de depresión en los jóvenes se confunden con los del enfado y la rebeldía. El aislamiento es un síntoma de depresión”. Muchos adolescentes que no quieren salir, apuntilla Ormaetxea, tienen también complejos físicos. “Al quitarse la mascarilla, algunos se ven más feos”. Como su colega Ibarrola, anima a las familias a que insten a sus hijos a salir. “Aunque no les apetezca, hay que empujarles a que también tengan encuentros ‘off line’. En el otro platillo de la balanza de estos jóvenes que no salen están los que no “entran”, aquellos que, según Ibarrola, han tomado el fin de la pandemia como “el pistoletazo de salida” para recuperar ese “tiempo perdido. “Al comienzo de la pandemia, se responsabilizó a los jóvenes del contagio y ahora estamos teniendo el efecto de una olla a presión”, opina este especialista.
Los padres, referentes para acompañar a los hijos
Que las familias sean un referente para que menores y jóvenes protagonicen una convivencia saludable. “La mentalidad adolescente es complicada y el ejemplo de los padres, clave”, asegura la psicóloga, pedagoga y orientadora escolar Mónica Chérrez. “Ante en la situación que vivimos, un estilo parental restrictivo y autoritario no va ser nunca la solución”. Y cree que los padres deben reflexionar y seguir formándose para comprender la conducta de sus hijos. “Debemos ser conscientes de que ellos, aunque no nos guste, no van a dejar de compartir sus ‘historias’ en redes sociales”, apunta esta educadora que ha colaborado con el gabinete de Aletheia. “Hay que seguir impartiendo talleres para formar a padres e hijos sobre el uso correcto de Internet y otras cuestiones”.
Falta de espacios: ¿ocio ‘clandestino’ en pandemia?
El ocio de los adolescentes y los jóvenes durante la pandemia ha sido, según la psicóloga y pedagoga Mónica Chérrez, en ocasiones, clandestino. “Se ha evidenciado la falta de espacios y la necesidad de crear un ocio alternativo y valioso”. La pandemia, lamenta, ha evidenciado la complejidad de los adolescentes y ha alterado la relaciones entre los grupos de iguales. A este respecto, la psiquiatra Ana González recuerda que en Islandia hace unos años se puso en marcha un programa de ocio juvenil para que descendiera el consumo de alcohol entre los jóvenes. Se les ofreció, recuerda, actividades gratuitas en rocódromos, discotecas... teniendo en cuenta sus gustos y preferencias. “Y el consumo de alcohol bajó muchísimo”.
Grupo de amigos: fuente de protección
Conocer a los amigos de los hijos y a sus familias es fundamental, coinciden los expertos, para asegurar un ocio seguro y, si no exento de riesgos, al menos, más confiable. “Si pasa algo, es el grupo el que protege. Por eso, tienen que ayudarse y arroparse entre ellos. Siempre y cuando salgan de noche”. La crisis motivada por la pandemia, señala, nos ha afectado a todos pero más si cabe a los adolescentes porque viven un momento vulnerable y tienen un “gran deseo” de salir. “Por eso, muchos han buscado esta ‘vía de escape través del alcohol, las sustancias tóxicas o los videojuegos”. ¿La postura de los padres? “Siempre la de comprender y mirar sin juzgar”. Ormaetxea recuerda que es cierto que los riesgos están ahí, en la calle, pero no necesariamente de noche. “También pueden beber de día, como ha ocurrido con los ‘tardeos’ de la pandemia”. Y recuerda que más allá de la vida en el exterior puede haber “muchos riesgos” al “otro lado de las pantallas”.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE