Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Noticia patrocinada Empresas familiares

Los retos de la empresa familiar: cómo tener éxito para perdurar en el tiempo

Un asesor experto, independiente y especializado ayudará a trazar un plan estratégico global para que la empresa sea rentable y se entiendan los diferentes intereses de cada persona que forma parte de la empresa familiar

Ampliar x
Sólo el 30% de las empresas familiares tiene un plan sucesorioCEDIDA
Publicado el 26/06/2022 a las 06:00
En la actualidad, cerca del 80% de las empresas que hay en Navarra son empresas familiares. Según ADEFAN (Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar Navarra), las empresas familiares de la región aportaron en 2017 más de 3.500 millones al Valor Añadido Bruto y emplearon a más de 66.566 personas.
Estas cifras ponen de manifiesto que las empresas familiares son una parte fundamental del tejido empresarial navarro, pero no solo. Cuando hablamos de empresas familiares tenemos que hablar, también, de su impacto a nivel social y, muy especialmente, a nivel familiar y personal.
¿El motivo? Detrás de cada empresa familiar hay una familia con sus propias preocupaciones, objetivos y unas circunstancias que variarán en función del sector en el que opere, de su modelo de negocio, de la generación en la que se encuentre y de las diferentes funciones de los miembros de la familia y la empresa.
Belén Alarcón, socia y directora de Asesoramiento patrimonial de Abante, recuerda que en las empresas familiares conviven tres mundos con diferentes intereses: familia, empresa y propiedad. ¿Tiene los mismos objetivos el familiar que solo es accionista de la empresa y que necesita cobrar el dividendo del que además trabaja en ella? ¿Y las mismas necesidades?
“En Abante trabajamos con esos tres mundos. Es muy importante que cada miembro de la familia vea más allá de su yo individual. Todos tienen que ser conscientes de las diferentes partes. Las familias tienen que aprender a entenderse y a comunicarse para garantizar la viabilidad de la compañía”, señala Alarcón.
Si hablamos del futuro y de los retos de las empresas familiares, nos encontramos con la digitalización, la internacionalización, la innovación, el reparto de dividendos o el relevo generacional. Los retos a los que son múltiples y cambiantes, pero hay uno que todas comparten y que es vital para garantizar su supervivencia: la sucesión.
Solo el 30% de las empresas familiares tiene un plan sucesorio y únicamente el 10% lo tiene por escrito. Una radiografía que nos lleva a la siguiente lectura: solo una de cada diez empresas llega a la tercera generación.
¿Cómo pueden las empresas familiares garantizar su futuro? Lo primero, como destaca Pablo Márquez de Prado, socio y director de Asesoramiento corporativo de Abante, es empezar a pensar en la sucesión cuanto antes: “No podemos pensar que la sucesión es algo que podemos dejar para el futuro. Las decisiones que tomamos en el presente son vitales para garantizar el futuro de la empresa familiar y evitar conflictos a largo plazo”.
La clave pasa por adelantarse. Contar con un asesor experto, independiente y especializado ayudará a trazar un plan estratégico global que contribuya a que la empresa sea rentable y a que se entiendan los diferentes intereses de cada persona que forma parte de la empresa familiar. En Abante acompañamos a las empresas familiares en este proceso y las ayudamos a recordar sus valores y su historia familiar, a entender la parte personal, la patrimonial y el propio negocio de forma que se tomen las mejores decisiones para planificar la sucesión con éxito y que la empresa pase de generación en generación.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE