Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Noticia patrocinada

Claves para el futuro de la empresa familiar o por qué es tan importante la formación y organizar la sucesión

Ampliar Conferencia de Belén Alarcón y Pablo Márquez de Prado en el Hotel Tres Reyes.
Conferencia de Belén Alarcón y Pablo Márquez de Prado en el Hotel Tres ReyesCedida
Publicado el 18/06/2022 a las 06:00
Las empresas familiares son la mayoría del tejido productivo, no solo en Navarra, sino en el conjunto del país. Son las que más empleo crean y las que mayor sentimiento de pertenencia generan. Sin embargo, solo una de cada diez llega a la tercera generación. ¿Por qué? Belén Alarcón y Pablo Márquez de Prado, socios de Abante, analizaron los retos a los que se enfrentan las empresas familiares y explicaron las claves para afrontarlos en las mejores condiciones posibles en una conferencia celebrada en Pamplona el pasado jueves 16 en el Hotel Tres Reyes.
Alarcón, socia de Asesoramiento patrimonial de Abante explicó que las empresas familiares -aquellas en las que la mayoría del capital está en manos de la familia y cuyos miembros están involucrados en la toma de decisiones estratégicas, con una vocación de continuidad y sentido de pertenencia- no son solo los principales generares de empleo y las mejores valoradas por los empleados, sino que suelen ser, además, una decisión eficiente desde el punto de vista fiscal.
Entonces, ¿por qué sobreviven tan pocas a la tercera generación? Porque no se ha preparado suficientemente el relevo generacional, “es fundamental, no solo económicamente y desde el punto de vista de negocio, sino también desde el punto de vista personal del fundador y sus hijos y nietos”, explica Alarcón.
En ese proceso, también hay que profesionalizar las relaciones de los miembros de la familia en la empresa y separar gobierno de gestión. Porque en la empresa familiar conviven dos mundos antagónicos, el de la corporación, donde lo importante es la viabilidad del negocio y la generación de beneficios, y el de la familia, donde pesan mucho las emociones y las relaciones.
Por eso, “hace falta una metodología y el paso previo es la formación”, indica. “Y, sobre todo, entender que la situación de cada uno de sus miembros hace que cada uno vea la misma situación desde diferente perspectiva”, subraya Alarcón.
¿Hay una fórmula para conseguir ese desarrollo que asegure la pervivencia de la empresa familiar? “Podemos hablar de retos, pero no de fórmula del éxito, hay tantas fórmulas como familias”, señala la socia de Abante, que señala que sí hay algunas cuestiones fundamentales que sí tienen en común las empresas que han tenido éxito: “formación, formación y formación”.
Y después de formarse, han hecho un buen ejercicio de planificación de la sucesión, han aprendido a comunicarse entre los diferentes miembros de la familia, han llegado a una visión compartida y han establecido y regulado unos acuerdos de mínimos que les dejen la flexibilidad necesaria para adaptarse a las situaciones inesperadas. Además, con la profesionalización de las relaciones han evitado trasladar la informalidad de las relaciones familiares a la empresa y han definido un plan estratégico y táctico empresarial, alineado con los intereses económicos y profesionales de los diferentes grupos familiares de interés. Por último, aunque no menos importante, la innovación es también clave para la pervivencia de la empresa.
Por su parte, Pablo Márquez de Prado, socio responsable del área de asesoramiento corporativo de Abante, explicó cómo su equipo trabaja de la mano del de asesoramiento patrimonial para ayudar a las empresas familiares, poniendo el foco en el ámbito empresarial, que parte de la caracterización del patrimonio familiar y del análisis de las relaciones societarias y de la situación financiera. Además, trabajan con la familia en el desarrollo de un plan estratégico para la empresa y proporcionan un servicio de seguimiento para el desarrollo del mismo.
Al final, como explica Márquez de Prado, “Abante se diferencia de otras entidades porque trabajamos en paralelo el asesoramiento de la familia -desde el punto de vista personal y patrimonial- y el asesoramiento corporativo, con un enfoque global en el que los diferentes equipos especializados dan un servicio sin conflictos de interés al cliente, en función de sus necesidades”. 
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones