Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

La Diáspora

Un pamplonés, profesor de español en Beirut

Un espacio para recoger las vivencias de los navarros que trabajan y estudian repartidos por el mundo, y conocer con ellos
los nuevos paisajes de sus vidas

Miguel Medarde posa con sus alumnos del colegio Sagesse High School de Beirut
Miguel Medarde posa con sus alumnos del colegio Sagesse High School de Beirutcedida
Publicado el 04/10/2021 a las 11:51
Cuando Miguel Medarde Artime decidió trasladarse en 2012 a Beirut, lo hizo “sin ticket de vuelta”. Y allí lleva a las duras y a las maduras 9 años, los 7 primeros de forma muy activa, “aprendiendo el idioma, organizando actividades, dando clases de español”, y los últimos dos, desde el 17 de octubre de 2019 -cuando comenzaron los disturbios por la crisis económica-, “mucho más complicados”.
“Tras el estallido de la revuelta social, cayó el gobierno libanés, el país se paró, los colegios cerraron y la moneda local comenzó a caer. En enero de 2020, para añadir dificultades, llegó la epidemia del coronavirus, lo que llevó, al mes siguiente, a cerrar Líbano por completo (colegios, universidades, comercios…). Algunos dicen que aquí nos adelantamos con la covid para apagar los desórdenes... Y para rematar la faena, unos meses después, el 4 de agosto, tuvo lugar la famosa explosión en el puerto de Beirut, que motivó de nuevo la caída de un gobierno que sólo llevaba 6 meses en el cargo”, explica este pamplonés de 46 años, al que le apasiona vivir en un país que durante décadas y hasta 1975, cuando se desató la guerra civil, era conocido como “la Suiza de Oriente Medio”.
“Desde agosto de 2020 hasta el pasado 10 de septiembre, hemos tenido un gobierno saliente y dos primeros ministros nombrados pero que no lograron formar gobierno -prosigue Medarde-. La libra libanesa pasó de tener un cambio al dólar de 1.500 a 20.000, los precios subieron muchísimo, los sueldos cayeron, y el Estado dejó de proporcionar la mayor parte de la electricidad (sólo hay suministro 3 horas al día, el resto se produce con generadores de barrio o de edificio). También hay escasez de gasolina y, al ser un país básicamente importador, faltan medicinas y muchos productos básicos”.
Pese a todo, Medarde no tira la toalla. En el colegio Sagesse High School, donde es profesor de español desde hace siete años, han comenzado progresivamente las clases presenciales, después de dos cursos online con todo tipo de dificultades por los problemas eléctricos y de conectividad a internet. Él da clases a varios grupos de alumnos, de edades comprendidas entre los 12 y 16 años, porque “el español es una lengua muy demandada y está ganando puestos al francés, pese a que Líbano fue protectorado francés veinte años (1923-1943)”. “Aquí no hay ningún colegio que no ofrezca español como asignatura optativa”, señala.
En Líbano la enseñanza es mayoritariamente privada. Sagesse High School es uno de los colegios del obispado maronita (un rito católico) de Beirut, sin embargo este profesor navarro tiene alumnos musulmanes. “Una de las mayores virtudes de Líbano es la convivialidad -remarca-. Hay sunitas, chiitas, drusos, cristianos, y el respeto que existe entre las diferentes confesiones es total. En general, un 75% de la población es musulmana y un 25% cristiana; dentro de esta última, entre un 90-95% es católica y un 5% ortodoxa). Puede haber colegios cristianos en barrios musulmanes o mixtos y alrevés. Y los colegios musulmanes nada tienen nada que ver con las escuelas coránicas o madrasas, que identificamos con un islam radicalizado”.
A Medarde, otra de las características que mas le gustan del pueblo libanés es “la importancia de la familia, un valor muy cristiano y también muy musulmán”. “Los libaneses son acogedores, sociables, abiertos y respetuosos, muy mediterráneos, aunque en los últimos tiempos se ve un aumento del racismo con los refugiados, los palestinos, primero, y también con iraquíes y sirios, que huyeron del Estado Islámico”. Hay que tener en cuenta que en 2020, con datos del Banco Mundial, Líbano tenía 6,8 millones de habitantes, de los cuales, según la ONG Movimiento por la Paz, un millón son sirios y otros 650.000 palestinos.
El navarro recuerda que una de sus experiencias más tristes la vivió visitando un campo de refugiados sirios. “Una familia me invitó a tomar un té, algo habitual aunque estén en condiciones de pobreza absoluta. Al terminar, sabiendo que era español, me pidieron que me llevara conmigo a su hija de apenas dos meses, buscando para ella una vida mejor. Con qué pena y amargura salí de allí, al ver la desesperación de esa familia que le llevaba a solicitarme tal cosa”.

DNI

​Lugar y fecha de nacimiento: Pamplona, 5/5/1975. Formación: estudió en el colegio El Redín y cursó Derecho en la UN (1993-98). Trayectoria profesional: administrativo y comercial en diferentes entidades bancarias (Banco de Vasconia, Banesto, Banco Guipuzcoano). Subdirector del Colegio Mayor Guadaira de Sevilla, durante 6 años. En Beirut, ha sido contable de la ONG italiana ICU, y profesor de español en The International College y en Sagesse High School. Familia: su padre, Antonio, de 81 años y jubilado, fue director del Banco de Sangre de Navarra; y su madre, María Victoria Artime ‘Toya’ (78), enfermera de la Clínica Universidad de Navarra. Tiene 7 hermanos: Toyeta (51, casada, con 6 hijos), Antonio (arquitecto, fallecido en 2016, con viuda y 4 hijos), Iñaki (médico, de 49 y soltero), Javo (publicista, 48 años, casado y 4 hijos), Carlos (sacerdote, de 43), Diego (de 42, trabaja en el CIMA, casado y con 3 hijas) y Pablo (profesor, 36, y soltero).

volver arriba

Activar Notificaciones