Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Mercadillo

La lluvia frena la normalidad en Landaben

Los asistentes ayer al mercadillo de Landaben pudieron disfrutar de unas medidas sanitarias más relajadas, a pesar del mal tiempo

Los asistentes ayer al mercadillo de Landaben pudieron disfrutar de unas medidas sanitarias más relajadas, a pesar del mal tiempo
Los asistentes ayer al mercadillo de Landaben pudieron disfrutar de unas medidas sanitarias más relajadas, a pesar del mal tiempoJesús Garzaron
  • Bosco Hernández
Actualizado el 03/10/2021 a las 21:46
A pesar de que las medidas sanitarias se han relajado en Navarra, el mercadillo de Landaben no pudo exhibir ayer su poder de atracción de clientes debido a las lluvias y al fuerte viento. No obstante, los comerciantes coinciden en que los valientes que desafiaron a las inclemencias meteorológicas lo hicieron porque tenían claro qué comprar.
La mascarilla ha dejado de ser obligatoria en el recinto, salvo para cuando no podía respetarse la distancia de metro y medio entre dos personas. Tampoco hay un límite de aforo, y los asistentes pueden salir por el lugar que deseen; es decir, no hay un circuito cerrado que delimite una entrada o una salida.
Según algunos comerciantes, el número de puestos ha disminuido respecto a otros años. Observando la distribución de los puestos a lo largo del polígono industrial de Landaben, se advierten varios huecos que uno podría pensar que se deben a los puestos que no renovaron su presencia. Sin embargo, los comerciantes más veteranos aseguran que esos espacios no son inusuales, y que si faltan puestos únicamente se debe a la lluvia. Según datos del Ayuntamiento, hay setenta puestos de productos no comestibles y 56 de alimentos.
PRODUCTOS DE LA TIERRA
Isidro Jiménez es un agricultor originario de Liédena: “Viendo la que está cayendo esta mañana, no me puedo quejar. Los clientes que vienen hoy saben qué comprar, no están sólo para mirar”. Santiago Azcona viene de Estella. ”Como se suele decir: suelo mojado, cajón seco. Y eso que yo tengo más miedo al viento que al agua, pero se nota que la gente que está viniendo a comprar es porque tiene una idea clara de lo que quiere, y no pierde el tiempo en darse una vuelta bajo la lluvia”.
Pedro Aguirrezabal y su familia participan en la elaboración y venta directa de jamón, chorizo, lomo y panceta en Mendiola, Álava. Llevan viniendo al mercadillo de Landaben desde hace cuarenta años: “La mañana está siendo dura debido al mal tiempo, pero el público está comprando. Podríamos decir que hay menos “mirones”, pero poco a poco vamos sacando productos”. Héctor Orbiso viene de Mallavia: “Viendo cómo está despertando el día ha venido menos gente que de costumbre. Afortunadamente, a los reposteros eso nos viene bien, porque la gente ya piensa en que su tarde de domingo va a consistir en sofá y manta, y qué plan hay mejor que acompañarlo con unas buenas rosquillas de anís, unas pastas de coco o alguna que otra rodaja de bizcocho con chocolate caliente”, comentó el vizcaíno mientras freía rosquillas.

Los productos navarros fueron los grandes protagonistas de la mañana

“¡Trabajo propio, calidad total; y el que no se lo crea, que pase y lo vea!”, o “¡El Gobierno sube la luz, yo bajo el jamón!”. Estas frases se pueden escuchar durante una mañana lluviosa de domingo en el mercadillo de Landaben. Hay curiosos que preguntan por plantas de exterior y de interior, y paraguas que se agolpan frente a los puestos analizando los precios.

“Estamos vendiendo mucho pan y rosquillas”, y tal y como reconoce el propio Héctor Orbiso, dueño de un puesto de dulces, “el olor a anís y a productos recién hechos es la principal arma para atraer a los más golosos”. “Lo que más estoy vendiendo es el jamón, con 20 meses de curación”, asegura Pedro Aguirrezabal, de un puesto de productos cárnicos. “Lo que más compra la gente están siendo los higos, que han volado. Las mandarinas y naranjas también están teniendo una gran acogida”, comenta Santiago Azcona. “Hoy estoy vendiendo muchos productos de Navarra: alubias, pochas y fresas. Que sean de aquí es lo que más valora la gente”, asegura un Isidro Jiménez que no sólo vende frutas y verduras, sino que informa a sus clientes de las mejores maneras de conservar y cuidar los productos: “Los caracoles deben de estar colgando del techo para que no se coman la madera o el papel donde los pongas”, comenta.​

Las frutas y verduras navarras fueron los productos más vendidos
Las frutas y verduras navarras fueron los productos más vendidosJesús Garzaron
volver arriba

Activar Notificaciones