Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Proyecto

Un pamplonés que fue finalista de MasterChef crea una herramienta para escuchar lo que comemos

Una herramienta para potenciar el sabor de los alimentos. Con atención plena y sin distracción. Es el proyecto fin de grado del pamplonés Iñaki Martínez Urdaci, de 23 años, que ha estudiado Diseño en Universidad de Navarra

El pamplonés Iñaki Martínez Urdaci, de 23 años, se graduó en junio en la UN y trabaja ahora en una empresa de diseño de Berlín
El pamplonés Iñaki Martínez Urdaci, de 23 años, se graduó en junio en la UN y trabaja ahora en una empresa de diseño de BerlínDN
  • Sonsoles Echavarren
Publicado el 31/08/2021 a las 06:00
¿A qué suena un plato de sopa? ¿Y un filete de ternera con patatas? O, si lo prefiere, seamos más glamourosos. ¿Conoce el sonido de los granos de pimienta en el cóctel de un bar de copas? Seguramente sus respuestas serán: ‘no lo sé’ o ‘no’. Porque lo habitual es que comamos, o, en ocasiones, engullamos, sin saber qué estamos haciendo. Mientras reñimos a nuestros hijos porque se tiran el pan por encima de la mesa o pelean porque la hamburguesa de uno es más grande que la del otro. También puede suceder que, si comemos solos en el trabajo, lo hagamos delante de una revista del corazón o distrayéndonos en Instagram o Facebook porque no nos gusta la soledad. Y, al cabo, hemos comido tan rápido que ni siquiera hemos saboreado los alimentos. Precisamente, para evitar estas situaciones, un pamplonés ha desarrollando una herramienta para disfrutar de la experiencia gastronómica a través, no solo del sentido del gusto o el olfato, sino también del oído. Y ha diseñado un artilugio con el que recrearse en la comida: un plato y un vaso unidos a un fonendoscopio, como los que utilizan los médicos para auscultar a sus pacientes. Pero lo que se escucha al otro lado de esas ‘olivas’, no es un corazón acelerado ni una respiración acompasada sino el sonido de la cuchara en la sopa o el del cuchillo al partir unas alitas de pollo. El impulsor de esta iniciativa ha sido Iñaki Martínez Urdaci, de 23 años, recién licenciado en Diseño (Escuela de Arquitecta) en la Universidad de Navarra y que acaba de empezar en un empresa de Berlín (Alemania), como diseñador junior. La herramienta, cuenta, aún no está a la venta pero su idea es que se comercialice en algunos restaurantes de vanguardia.
Enamorado de la cocina y el diseño (“me han encantado estos estudios porque ayudan a resolver problemas y a mejorar la vida de la gente”), no dudó en unir sus dos pasiones en esta herramienta. “He hablado con psicólogos, nutricionistas y chefs. Ha sido un trabajo multidisciplinar
Pero la clave de la investigación recae en un concepto de moda: el ‘mindfuleating’ o la ‘alimentación consciente’. “Pocas veces, estamos atentos a lo que comemos. Las texturas pasan desapercibidas, igual el sonido al masticar. Y como no estamos atentos, en ocasiones, comemos más de lo que podemos”. Algo que se podría evitar, insiste, con ese plato y ese vaso de cerámica instalados sobre unos huecos de silicona líquida. “Hay estudios científicos que evidencian cómo se pueden potenciar los sabores a través del diseño”. Y saber así cuál es el sonido de la cuchara en la sopa o el del filete con patatas al masticarlo. Buen provecho.
FINALISTA DE MASTERCHEF
Un roscón de reyes deconstruido. Es decir, una mouse de agua de azahar, con mermelada de naranja, frutas escarchadas y pétalos de rosa. Con esa creación navideña ‘sui generis’ fue con la que Iñaki Martínez consiguió ser finalista en el programa de TVE ‘MasterChef 8’, en diciembre de 2019. Y estar entre los 100 elegidos de los 100.000 que se presentaron de toda España. “No llegué al concurso pero estuve bastante cerca”, sonríe. Aficionado a la cocina, la gastronomía y la creatividad desde niño, insiste en que su experiencia televisiva fue “muy constructiva”. “Había cocineros y chefs que probaron mi plato y a todos les gustó mucho”.
volver arriba

Activar Notificaciones