Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Aventura

Un grupo de jóvenes navarros, en una expedición rumbo a la libertad

‘España Rumbo al Sur’ recorre desde el 20 de julio República Dominicana. Una expedición liderada por Telmo Aldaz que fomenta la aventura desde hace 16 años y en la que viaja un grupo de navarros

Ampliar Los jóvenes expedicionarios atraviesan un río en África, en una de las últimas ediciones de España Rumbo al Sur
Los jóvenes expedicionarios atraviesan un río en África, en una de las últimas ediciones de España Rumbo al Surjosé luis de la Cuesta
  • I.B.
Actualizado el 02/08/2021 a las 14:29
Están siendo días emocionantes los que estamos viviendo. Poco a poco, entre humedad y sonrisas, se van forjando amistades que durarán toda la vida. Bajo el sol de este maravilloso país hemos podido conocer algunos de los paisajes más espectaculares del mundo. Los dominicanos nos reciben con los brazos abiertos y nos introducen en su cultura y costumbres, mostrándonos su cariño cantando y bailando. La isla del ritmo poco a poco nos va enamorando y seguimos con ilusión nuestro viaje”. Quien escribe es Martina de Churtichaga de la Quadra-Salcedo, una de las cinco jóvenes navarras de la expedición España Rumbo al Sur, que estos días recorre República Dominicana de la mano de misioneros, historiadores, profesores, arqueólogos, periodistas, escritores, empresarios, agricultores, pescadores, biólogos, músicos, artistas... Aterrizaron el 20 de julio y regresarán a casa el 6 de agosto.
UN MUNDO MARAVILLOSO
“¿Por qué Rumbo al Sur?”, le preguntaba este periodista en 2014 a Telmo Aldaz, director de la expedición, mientras remaba por el río Arga sobre una canoa de 13 metros que construyó en el Orinoco para emular la travesía de Diego Méndez desde Jamaica a Santo Domingo. “Sencillamente, porque el mundo es maravilloso”, contestó Aldaz.
Desde hace 16 años, el aventurero navarro y su mujer, Isabel Ussía, dirigen este programa pionero con el que tratan de fomentar la aventura en jóvenes de 16 y 17 años. Rumbo al Sur nació con el propósito de sensibilizar en el “fomento de buenos valores”, explica Aldaz. Una experiencia “nómada” con la que pretenden poner en contacto durante semanas a chicos y chicas con otras maneras de entender la vida. “Una oportunidad para los que deciden dejar de soñar y empezar a vivir sus sueños”, define.
Aquel primer año de expedición lo recuerda ultimando detalles en una oficina improvisada en el garaje de su casa. Eran tantas las empresas privadas y organismos públicos que financiaban el proyecto que sus nombres apenas cabían en las camisetas de los jóvenes viajeros. Pero la crisis de 2007 hizo saltar por los aires las ganas de emprender nada. Y mucho menos de patrocinar algo. En cualquier caso, no se rindieron. “Siempre adelante”.
Y en 2020 ocurrió lo mismo. Lo que iba a ser un viaje al corazón de la pequeña Ruanda, terminó convirtiéndose en una aventura en busca de la Atlántida. Aquella cultura a medio camino entre la historia y el mito descrito por Platón en sus ‘Diálogos’. Fue en 2011 cuando un equipo internacional de investigadores financiados por la National Geographic Society aseguraba haber encontrado pruebas para concluir que aquel continente (o isla) perdido nombrado por el filósofo estaba situada en el noroeste de Cádiz, en el actual Parque de Doñana y fue destruido por un tsunami. No son pocas las teorías que han circulado sobre esta civilización perdida.
Por eso, siempre al encuentro de respuestas, los navarros reaccionaron tras el impacto de la covid-19. Y respondieron improvisando, como hacen los aventureros. Y Rumbo al Sur cambió de rumbo y de petate, este quizá más ligero pero colmado de ilusión. Y recorrieron tierras de Huelva, Sevilla y Cádiz. “Siempre en movimiento, en libertad”, describe Aldaz. “Fue un milagrazo, pero lo hicimos, viajamos, siempre al aire libre... Fue un acto de rebeldía. Las cosas se pueden hacer de manera prudente y consciente, siendo responsables. Fue un auténtico éxito”, recuerda, con la vehemencia que le caracteriza.
EXPEDICIÓN 2021
“¿Por qué Rumbo al Sur? Sencillamente, porque el mundo es maravilloso”, responde Telmo Aldaz, en la imagen cortando caña de azucar
“¿Por qué Rumbo al Sur? Sencillamente, porque el mundo es maravilloso”, responde Telmo Aldaz, en la imagen cortando caña de azucarjosé luis de la Cuesta
“Este año vamos a volar con fuerzas renovadas, con la energía y el conocimiento adquiridos durante estos años, con las imágenes todavía frescas de los amaneceres increíbles, días infinitos, largas caminatas, paisajes e historias que parecen sacadas de las mejores novelas de aventuras, con la alegría de haber conocido personas espectaculares, que nos han enseñado que este mundo está lleno de cosas interesantes y gente buena”, expresaba días antes de partir.
Entre los 115 chicos y chicas del grupo viajan también, además de Martina, los navarros Xabier Rodríguez Iriguíbel, Leyre Arcega Yagüe, Daniel Armendáriz Ibilcieta y Yago Filloy Viñes.
Telmo Aldaz comprende el viaje como un estilo de vida, “un acto de conocimiento que canaliza el ansia por saber”, dice. “Viajar para aprender, reconocer y fortalecer las bases de un mundo mejor”, pormenoriza. “Este año intentamos con los mismos chavales volar a Ruanda, pero por problemas logísticos en el transporte aéreo decimos dar el salto a América en busca de esa afrodescendencia, siguiendo también esa experiencia personal que tuve con mi tío Miguel en los viajes de aventura en el año 90 y en el 92 con Etayo preparando la expedición de Diego Méndez”, aclara. “Santo Domingo contiene la esencia de la ‘raza cósmica’ que escribió Vasconcelos. Esa raza única que solo hay en el Caribe. Por eso, sin abandonar África volamos a República Dominicana en busca de ese espíritu”.
AVENTURA Y PRUDENCIA
Antes de emprender viaje, el aventurero y director de Rumbo al Sur prefiere no adelantar el recorrido. “Porque es una experiencia basada en la aventura y la vamos cambiando. Preferimos que los chavales estén contentos con lo que hacemos, no con lo que vamos a hacer. Y que vivamos plenamente los momentos. Será un recorrido de naturaleza, de solidaridad, cultura… Queremos descubrir esa herencia de esa hispanidad que nos une a millones de almas. Una riqueza que no podemos perder”. También les acompaña un profesor universitario senegalés. “Va a ser un viaje como expresión de la libertad en un momento un poco oscuro”.
En realidad, la idea inicial del viaje era adentrarse en Haití. Pero la inestabilidad tras el asesinato del presidente, les ha obligado a ser prudentes. En cualquier caso, Aldaz reconoce sentirse “emocionado” y “agradecido a Dios” por ser testigo de este “mundo tan bonito que, pese a todas las dificultades e injusticias y pandemias, vamos a volar a uno de los lugares más fantásticos”.
Ejercicio físico todas las mañanas
Ejercicio físico todas las mañanasjosé luis de la Cuesta
UN EQUIPO MÉDICO
Se cumplen 16 años de un proyecto que “empezamos muy ilusionados desde Madrid para poner en contacto a jóvenes curiosos, decididos y valientes. Estos viajes ayudan a eliminar clichés paternalistas”, prosigue describiendo el navarro. “Está siendo una auténtica maravilla poder realizar algo así. Y cuando uno recuerda las dificultades de los primeros años... Nos consideramos afortunados. En cualquier caso, también somos conscientes de que hay que adaptarse al porvenir y hay que ser responsables en medio de esta pandemia dichosa que está trastocando muchísimos sueños. Somos un grupo grande y por eso nos acompaña un equipo médico de voluntarios que nos hace pruebas”, tranquiliza. “En cualquier caso, concluye, no se puede definir nuestra satisfacción. Estamos muy agradecidos a las familias y a todos los patrocinadores que nos apoyan y se fían de nosotros. A todos los que nos ayudan. Porque, principalmente, este viaje en plena pandemia es un grito de libertad. De verdadera libertad. Libertad con conocimiento y responsabilidad. Hay una auténtica necesidad por comunicarse y estar con el otro y viajar”.
volver arriba

Activar Notificaciones