Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sociedad Civil

Eduardo López-Dóriga: “Navarra vive la misma situación que Cataluña hace 30 años y la gente no lo ve”

La defensa del derecho de sus hijos a estudiar en castellano le hizo cambiar Barcelona por Navarra. Como nuevo presidente de Sociedad Civil Navarra, teme que la ciudadanía no vea los peligros nacionalistas al estar anestesiada

Eduardo López-Dóriga, barcelonés y navarro, es el nuevo presidente de Sociedad Civil Navarra, surgida hace seis años
Eduardo López-Dóriga, barcelonés y navarro, es el nuevo presidente de Sociedad Civil Navarra, surgida hace seis añosJosé Antonio Goñi
Actualizado el 31/07/2021 a las 22:52
Sociedad Civil Navarra nació en 2015 para la defensa del constitucionalismo, del marco jurídico navarro integrado en España y Europa y para la férrea defensa de las víctimas del terrorismo de ETA. Ahora acaban de estrenar junta y su nuevo presidente, Eduardo López-Dóriga, llega del futuro para alertar del riesgo de que Navarra siga los pasos del nacionalismo catalán. Lo sabe bien. Barcelonés con familia y alma navarra, lo vivió allí luchando por el derecho a que sus hijos estudiaran en castellano.
¿Qué hace un barcelonés presidiendo Sociedad Civil Navarra?
Navarra me ha acogido muy bien. Soy barcelonés de nacimiento pero casado con una navarra. Me casé en Pamplona, en la capilla de San Fermín, y mis hijos mayores nacieron aquí. La pequeña no. Somos tres a dos, minoría catalana.
¿Y para dónde tira más el sentimiento?
Está compartido, pero me siento muy navarro, y me siento más agusto aquí que en Cataluña.
En su historia personal y relación con Cataluña es decisiva su militancia en la Asociación por la Tolerancia, decana en la defensa del derecho de los padres a elegir la lengua materna en la que escolarizar a los hijos. La dirigió 12 años.
Venir a Navarra era una decisión que ya habíamos hablado en su momento, pero no tener reconocidos mis derechos en Cataluña para educar a mis hijos en su lengua materna y oficial hizo que acelerara ese proceso. La vulneración de derechos lingüísticos en Cataluña hizo que no pudiera escolarizar a mis hijos en castellano en ningún colegio, ni público ni concertado. Sólo las dos horas mínimas legales que imparten. Y yo quería una educación en castellano culto.
Fue célebre una carta suya al entonces president Mas diciendo que le obligaban a llevarse a su hija de 12 años a Pamplona para que pudiera estudiar en castellano.
Es verdad. Dio que hablar. Yo tuve la oportunidad de marcharme y dar otra educación a mis hijos, pero eso no le ocurre a todo el mundo. Yo preferí marcharme.
¿Le significó eso ante el mundo del nacionalismo catalán?
Entré en la Asociación por la Tolerancia en 2004, y cuando mis hijos comenzaron en el colegio fue cuando me di cuenta de que había un problema. La asociación llevaba trabajando desde 1992. Parecía que te metías en la resistencia, en las catacumbas, pero encontré gente con el mismo problema que yo y me involucré todo lo que pude. Eso, obviamente, te marca.
¿Se sintió perseguido?
No he llegado a tener una persecución física. En redes sociales quizás más, pero nos las sigo. No está nada bien visto en muchos círculos que des la cara en estas asociaciones. Te puede generar problemas laborales y cortar tu progresión. A mí me pasó en la anterior empresa en la que trabajé. No estaba nada bien visto que presidiera la asociación y me invitaron a dejarla. Y no eran personas especialmente nacionalistas, pero les preocupaba dar una imagen negativa. Esto es muy grave. Muy serio. Opté por no dejarlo. Pero hay personas que han tenido muchos más problemas.
¿Y a nivel de colegio? ¿Señalaron a sus hijos?
El colegio fue muy amable, pero están obligados a seguir las pautas de la Generalitat al recibir fondos públicos. Y los concertados tienen que ser más fieles todavía a la doctrina para poder subsistir. Yo pedí la atención individualizada, que supone que en una clase íntegramente en catalán a tus hijos le pueden dar algunas explicaciones en castellano. Es un sistema perverso, porque es un señalamiento de tus hijos. Yo lo pedí porque era lo único que tenían en su momento. Lo hicieron bien en los primeros años, pero al pasar cursos y llegar a la etapa de libros de texto, éstos sólo existen en catalán, no hay versión en castellano. Lo denuncié ante el Defensor del Pueblo Catalán y la Consejería de Educación, pero nunca tuve una respuesta satisfactoria.
En Navarra hay voces que alertan de un peligro similar; imponer enseñanza en euskera en todos los niveles y centros. A ver si salió de Guatemala para meterse en ‘Guatepeor’...
Eso me dijo un conocido periodista nacional, que me iba a meter en algo peor. En Navarra no hay conciencia todavía de que aquí estamos viviendo la misma situación que Cataluña hace 30 años. Se está sembrando de la misma manera y el nacionalismo lo hace muy bien. Sabe ir colocando las piezas en los sitios adecuados y yo veo una situación en Navarra igual a la que viví. Y no quiero para mis nietos lo que han vivido mis hijos. Para mí es muy preocupante, es un poco como si hubiera venido del futuro. Cataluña es un ejemplo perfecto de cómo hacer las cosas. Cada vez más profesores con cuota de conocimiento de euskera que van arrinconando al resto. Y con un sesgo político determinado.
¿La sociedad navarra está anestesiada en este debate sobre la imposición lingüística?
El riesgo es enorme y la sociedad navarra no es consciente todavía de lo que ocurre. Estamos un poco anestesiados. No vemos la realidad, y no hay que irse hasta Cataluña. Tenemos el ejemplo de Álava o de Alsasua, donde no han podido escolarizar a unos chicos de Bachillerato en castellano y han preferido cerrar esa línea. Son pasitos que en décadas consiguen el objetivo final y por el camino, además, una radicalización de la juventud.
¿Tan importante es la lengua?
La lengua lo es todo. Sin ella no hay hecho diferencial. Sin ella no hay nación ni estado. El nacionalismo sabe que el camino es: Lengua, Nación y Estado. Y la lengua, el catalán allí y el euskera aquí, es la clave de bóveda, sin ella se derrumba el edificio. El castellano les desmonta todo. Si alguien asume como suyo una lengua que le une al resto de españoles ya no hay hecho diferencial.
Este proceso no se hace en una legislatura...
No, no, no. Esto viene de atrás, mira el número de municipios que han pasado de la zona no vascófona a la zona mixta. Los nacionalistas saben hacerlo muy bien.
¿Es optimista o pesimista con el futuro de la política lingüística en Navarra?
Yo quiero ser optimista y pensar que en Navarra aprenderemos de los errores que se han cometido en otras Comunidades. Que nos daremos cuenta de que lo que persigue el nacionalismo no es solamente la perviviencia de una lengua, como el euskera, que me parece loable, sino que va a por otros fines. Lo que se pretende, pasito a pasito, es la exclusión del español. Por eso lo que ha ocurrido en Cataluña es una bendición.
¿Porque ha sido un aviso a navegantes?
Sí, porque ha abierto los ojos a la gente. Del nacionalismo moderado se va al radical. En Cataluña hubo un lema que era Avui paciència, demà independència. Hoy paciencia, mañana, independencia. Los dirigentes nacionalistas en Navarra quieren hacer exactamente lo mismo. No todos sus votantes, pero sí los dirigentes. Soy optimista de que lo que ha ocurrido en Cataluña despierte a Navarra y despierte al resto de España.
Dice que ve a la sociedad algo anestesiada pero en los tribunales navarros sí ha habido batalla contra el requerimiento de euskera en la administración. ¿Es de los que piensan que se genera navarros de 1ª y de 2ª?
El nacionalismo quiere que los suyos copen los cargos. Al menos los que comulguen con sus ideas básicas.Es la barrera para tener un privilegio a nivel laboral. Privilegiar a un idioma minoritario sirve para crear un coto y apartar al otro.
¿Qué Sociedad Civil Navarra ha encontrado?
Me hice socio desde los orígenes de la asociación y asistía a charlas. La pandemia ha frenado muchísimo las actividades, y la situación política no ayuda. Esperamos relanzarla ahora. Tenemos ciento y pico asociados y tenemos que aumentarlos mucho más. Eso pasa por ser más visibles y aumentar nuestro peso en el debate público. No podemos seguir anestesiados.
Se declaran apolíticos y plurales. ¿La gente les asocia con determinados partidos? En la nueva junta hay afiliados de Ciudadanos...
Nosotros defendemos los valores constitucionales, el marco jurídico de Navarra dentro de la unidad de España y Europa. Cualquiera que acepte estos postulados es bienvenido. La asociación es transversal, podrá tener socios votantes de cualquier partido.
¿Un afiliado de UPN, del PP, de Ciudadanos, de Vox puede tener cabida en Sociedad Civil Navarra?
Por supuesto que sí, y también del PSOE. Incluso un votante nacionalista que revise un poco sus ideas tendría cabida. Invito a un votante de Geroa Bai que se sienta constitucionalista y defienda la unidad de España con Navarra como entidad propia a que nos conozca. El arco ideológico es amplio.
Sociedad Civil Navarra clamó en 2019 por la formación de gobiernos constitucionalistas que no dependan del secesionismo. No parece que hayan tenido éxito...
Es una pena. No logramos que aunaran fuerzas constitucionalistas que tanto progreso han traído para Navarra. La formación del Gobierno en Navarra coincidió con el del Estado y estuvo muy condicionado. Y la necesidad de votos de Sánchez con los nacionalistas decantó aquí la balanza. Porque el mundo del nacionalismo sabe cobrarse sus pagos.
Estamos a mitad de legislatura. ¿Ve factible que UPN y PSN vuelvan a converger?
A nosotros nos encantaría. Que las aguas volvieran a su cauce con consenso. Pero lo veo complicado. Da la sensación de que el partido socialista actual, que no es el PSOE de toda la vida, no va a cambiar. Le está yendo muy bien, copan poder en muchas CCAA y en Navarra. Tienen unos pactos muy firmes. Pero no abandonamos la esperanza de que ocurra.
¿Creen que Navarra puede castigar al PSN en las urnas por pactar con EH Bildu?
Debería ser lógico, pero no lo sé. El señor Sánchez dijo aquí en una entrevista que no pactaría jamás con Bildu. Y lo ha hecho. Un votante socialista que ha visto cómo ETA mataba a compañeros no debería aprobar esto. Debería entender que no hay que apoyarse en Bildu para gobernar y mantenerse en el poder. Es una línea roja que se ha traspasado y se debería volver.
¿Y en lo económico? ¿La ruptura de relaciones UPN-PSN pone en peligro la economía navarra? Ahora está el debate de VW y el futuro del coche eléctrico para aquí o para Cataluña.
Veremos quó ocurre con el tema Volkswagen. Si se paga un peaje al nacionalismo catalán para aplacarlo llevando allí el coche eléctrico sí que habría un punto y aparte. Pero es que tenemos el ejemplo de lo que ha pasado con las empresas catalanas y su salida de allí. Y en Navarra no han recalado precisamente. Navarra ha perdido el atractivo de inversión que tenía años atrás. Es muy preocupante.
¿El ciudadano de a pie lo ve?
No. La gente hasta que no pierde el trabajo no lo ve. No se mueve en defensa de sus derechos hasta que les cae el golpe sobre la cabeza.

“Las víctimas de ETA se sienten traicionadas”

Tanto usted como Sociedad Civil Navarra militan en la defensa de las víctimas del terrorismo de ETA. ¿Siente que ahora tienen más apoyo que cuando usted llegó a Navarra hace una década?
Ocurren dos cosas. Por una parte hay más reconocimiento a las víctimas, como el poner placa en Pamplona a todos los asesinados en su recuerdo. Yo empecé aquí con ciclos de cine contra el terrorismo y en apoyo a las víctimas y para mí es una prioridad absoluta. Hay más reconocimiento pero a la vez han aumentado los homenajes a etarras y se diluye a las víctimas en determinados actos. Antes se vivía como si no existiera ETA y ahora como si ETA no hubiera existido. Y ni lo uno, ni lo otro.
¿Esconde algo la frase ‘víctimas de todas las violencias’ que promueven ahora las instituciones?
Esconde diluir la historia de terror que creó el nacionalismo en la sociedad. Intentaron imponer una determinada sociedad con asesinatos, extorsiones y secuestros. Lo quieren mezclar con otras violencias, y no tienen nada que ver. ETA es muy diferente a todo lo demás, quiso imponer una ideología. Esa frase quiere blanquear la historia de terror de ETA. El relato debe ser verídico con los hechos. No hubo dos bandos en los que unos hicieron unas cosas y otros otras. No. Hubo unos señores que asesinaron a más de 800 personas en democracia.
¿Qué debe pensar una víctima cuando llega el día de homenaje y los partidos mayoritarios navarros ni siquiera acuden juntos? En el último la presidenta y los socialistas colocaron flores a primera hora para no coincidir con otros.
El acto del 11 de febrero conmemora una declaración del Parlamento que condenó los crímenes, el genocidio y los miles de exiliados que provocó ETA. El PSN votó a favor. Los primeros años fuimos muy poquitos. Después se sumaron otros colectivos de víctimas y de la sociedad civil. El mensaje que se decía en esos actos no era bonito con quienes se apoyan en los que no condenan los homenajes y aplauden los ongi etorris. Oír ese mensaje no es agradable para un político socialista navarro.
¿Y en la búsqueda de la confluencia entre constitucionalistas no interesaría más un mensaje más amplio en lugar de una crítica tan directa?
Las cosas hay que decirlas por su nombre. Las víctimas merecen que se diga lo que está pasando. Y al mismo tiempo hacer ver al PSN que no debe cruzar determinadas líneas. Estamos deseando que los socialistas recapaciten y vuelvan a ponerse más del lado de las víctimas del terrorismo de ETA. Las víctimas se sienten abandonadas y traicionadas. Me consta. Hay que reconducir la situación, cediendo ambas partes, pero diciendo las cosas claras.
Su asociación pide la neutralidad del espacio público, pero la cartelería o las pintadas que vuelven a aparecer las copa el nacionalismo. ¿Se ha perdido esa batalla?
Ojalá que no. No se puede politizar la calle con mensajes nacionalistas, que es lo que ocurre en Cataluña. Se debe respetar la neutralidad y las autoridades públicas deben velar por ello. Sobre todo en municipios más pequeños, donde las personas que no comulgan con esas ideas se sienten apestadas y acorraladas.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones