Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Familia

Derechos Sociales destinará 37,7 millones al concierto de varios programas del sistema de protección infantil

La duración inicial prevista es de tres años, con posibilidad de prórroga hasta un máximo de nueve

La consejera de Derechos Sociales, María Carmen Maeztu, en la rueda de prensa
La consejera de Derechos Sociales, María Carmen Maeztu, en la rueda de prensaCedida
  • Diario de Navarra
Publicado el 03/07/2021 a las 10:17
El Gobierno de Navarra concertará 207 plazas del Programa de Acogimiento Residencial y Autonomía y tres programas ambulatorios que podrán atender a 655 familias. Estos servicios proporcionan los puntos de encuentro familiar, servicios de atención especializada e intervención familiar y acompañamiento al acogimiento y la adopción en familias.
En el primer caso se constituyen cinco puntos de encuentro familiar de Pamplona, Tafalla y Tudela, ciudad en la que se amplía uno para atender específicamente los casos de acogimiento familiar.
La duración inicial prevista es de tres años, con posibilidad de prórroga hasta un máximo de nueve, y un presupuesto para el primer período de 37.788.858,30 euros, siendo el compromiso de gasto plurianual aprobado en el mes de junio por el Gobierno de Navarra de 118.258.773,24 euros.
El coste anual de estos servicios se sitúa en torno a los 13 millones de euros, de los que uno corresponde a los puntos de encuentro familiar, ha explicado el Gobierno navarro en un comunicado.
Hasta el momento, el Departamento de Derechos Sociales tenía contratados con diversas entidades, a través de la Subdirección de Familia y Menores, la gestión de estos servicios y programas que ahora se licitan de manera conjunta. Todos ellos están garantizados por la actual Cartera de Servicios Sociales.
Los programas y servicios objeto de concierto pretenden apoyar y reforzar a menores y sus familias en distintos supuestos. El objetivo primero es que las personas menores de edad puedan mantenerse en su contexto familiar de origen, apoyadas cuando sea necesario, por un soporte de programas ambulatorios. Cuando esto no es posible, y la administración pública asume la guarda, se establece un programa acogimiento residencial.
Asimismo, se incluyen programas que contemplan la prolongación de actuaciones de protección, cuando se produce la mayoría de edad de los menores atendidos.
Con este concierto, Derechos Sociales quiere introducir "un modelo de intervención que plantea trabajar de forma preventiva, integrada y coordinada entre todos los servicios y programas dirigidos a la atención de los y las menores y sus familias".
En concreto, el concierto incluye el programa de acogimiento residencial y autonomía, que contempla 54 plazas en seis centros de acogimiento residencial básico, uno de ellos en Tudela, así como 10 plazas de acogimiento residencial especializado en dos centros situados en Pamplona, para menores con necesidades especiales de supervisión e intervención psicoeducativa por alteración grave de la conducta.
En el área de autonomía, contempla 80 plazas en un total de 16 pisos distribuidos por toda la comunidad (40 plazas en Pamplona y Comarca, 30 de ellas en Tudela y Ribera, cinco en Estella y otras cinco en Tafalla). A éstas se suman 60 plazas para jóvenes en proceso de autonomía en medio abierto que proporciona acompañamiento y apoyo socioeducativo a menores y jóvenes que finalizan su estancia acogimiento residencial o familiar, e inician su proceso de emancipación a la vida adulta. También se concertarán tres plazas para acogimiento residencial de jóvenes madres gestantes.
Por otra parte, tres programas ambulatorios incluidos en el concierto amplían plazas. Así, los puntos de encuentro familiar en Navarra pasarán a ser cinco. De ellos, tres estarán situados en Pamplona, que contará con uno más que en la actualidad específico para el programa de acogimiento familiar, y los otros dos en Tafalla y Tudela. Podrá atender a 300 familias frente a las 280 actuales.
El Programa especializado en intervención familiar (PEIF) pasará a tener capacidad para atender a 155 familias frente a las 110 actuales, pasando de un modelo educativo a otro psicoeducativo, que promueve "una mayor interacción entre adultos responsables y menores, así como el trabajo en red entre recursos y servicios dirigidos a familia y menores". Este programa en concreto duplicará su presupuesto actual.
Este programa contará con un coordinador del programa, cinco coordinadores técnicos (Trabajo Social), 10 psicólogos y 40 educadores sociales.
Finalmente, una de las "grandes apuestas" es el servicio de apoyo y acompañamiento al acogimiento familiar y a la adopción, que proyecta atender en torno a 200 acogimientos, frente a los 90 actuales. El compromiso de impulso de este servicio se refleja también en el presupuesto que pasará de 200.000 al año a 830.000 al año.
El servicio de acogimiento familiar y adopción contará con un equipo de más de 20 profesionales de la psicología, el trabajo social y la educación social para atender los programas de apoyo y acompañamiento en el acogimiento y la adopción, capacitación parental, apoyo psicoterapéutico, formación de familias adoptantes y acompañamiento y mediación en búsqueda de orígenes. 
"MAYOR ESTABILIDAD EN LA ATENCIÓN"
Para la consejera de Derechos Sociales, Mari Carmen Maeztu, "con la fórmula de concierto se garantiza que la gestión la realicen entidades sin ánimo de lucro y permite mayor estabilidad a la atención a menores y sus familias, dentro del sistema de protección, a lo largo de todo el proceso educativo". "También dará estabilidad a los profesionales que desarrollan su labor en este ámbito", ha destacado.
Según ha indicado, para ello, "se pretende que los y las menores, una vez que son atendidos por una entidad social, puedan continuar todo su proceso educativo dentro la misma, favoreciendo la derivación entre recursos y la coordinación entre los diferentes equipos técnicos". "En ningún caso podemos olvidar que no se trata solo de cuidar, debemos acompañar todos los procesos porque nuestra labor es la educar", ha remarcado la consejera.
En este sentido, ha hecho hincapié en las actuaciones encaminadas a "mantener al menor el mayor tiempo posible en su entorno familiar, para lo que se incorporan nuevos programas, como la valoración en la intervención que puede llevar a una revisión de las capacidades parentales y marentales; la intervención de alta intensidad en crisis o la capacitación parental".
También ha puesto en valor Maeztu "la apuesta que Derechos Sociales quiere hacer por potenciar el servicio de acogimiento familiar y adopción". "Debemos ser capaces de revertir la situación y hacer del acogimiento, frente a los recursos residenciales, el modelo de atención a menores en desamparo. A nadie se le escapa los beneficios que tiene crecer arropado por una familia", ha indicado.
volver arriba

Activar Notificaciones