Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Solidaridad

El baile del colegio Irabia- Izaga que sirve para unir continentes

Todos los alumnos del colegio Irabia-Izaga participan en un vídeo solidario uniendo su coreografía a la de niños de un colegio de Kenya y sanitarios del Congo. Otros colegios de España ya siguen sus pasos

El baile del colegio Irabia- Izaga que sirve para unir continentes
El baile del colegio Irabia- Izaga que sirve para unir continentes
#JerusalemaChallenge del colegio Irabia-Izaga
JerusalemaChallenge del colegio Irabia-IzagaDN Admin
Actualizado el 18/05/2021 a las 19:21
Entre Pamplona y la diminuta aldea de Kiongwani, en Kenya, se encuentra un mar, 6.326 kilómetros y medio continente africano. Para llegar desde Cordovilla a Kinshasa, en el corazón de la República Democrática del Congo, hay que volar otros 5.512 kilómetros. Y sin embargo, estos puntos tan distantes en un mapa están más unidos que nunca. Incluso trabajan juntos. Y bailan. Al son de Jerusalema, el hit de Master KG que ha sido un auténtico himno contra la depresión en plena pandemia mundial, alumnos del colegio Irabia-Izaga, de la escuela de Kiongwani y médicas y enfermeras del hospital de Monkole se han fundido en una coreografía solidaria a la que ya le han salido imitadores en colegios de toda España. El resultado, 4 minutos y 23 segundos de un emotivo vídeo con el que se ayuda a apadrinar alumnos y sufragar operaciones infantiles en estos países.
El enlace oculta tras sus letras y símbolos mucho más que niños y adultos bailando acompasados. Sirve de banda sonora a muchos años de proyectos solidarios del centro. Tanto educativos como sanitarios.
Lo cuentan Pedro Rayón, subdirector del colegio Irabia-Izaga, y Gabriel Garralda, director de Promoción y desarrollo del colegio. Con Monkole la relación viene de lejos. En su dispensario médico, y aprovechando los viajes para operar allí del doctor pamplonés Juanjo Echarri, exprimen cada euro que se recauda en Navarra para sufragar operaciones de raquitismo en niños, una dolencia que deforma los pies e impide caminar y que por apenas 300€ puede solucionarse. Y con Kiongwani, en Kenya, por la mitad de ese dinero puede apadrinarse a un niño todo un año.
“Ambos proyectos encajan perfectamente en los valores del colegio. Animamos a nuestros chicos y chicas a realizar acciones solidarias a nivel local, pero también mirando al mundo. Desde 2014 comenzamos a colaborar con el colegio de Kenya y la Asociación María Salus Infirmorum, que lo gestiona. Desde entonces intercambiamos regalos, fotos, notas de los niños que apadrinamos y muchos sueños. Y nuestros alumnos aprenden mucho de ellos”, comienzan.
Este curso del coronavirus en Irabia-Izaga quiso dar un paso más. Y se les ocurrió el #Jerusalema Challenge, una pegadiza coreografía para unir los pasos de baile de africanos y navarros. Comenzaron a ensayar en febrero. Muchas horas de trabajo en las que participaron todos los alumnos del centro en sus horas de deporte y que se plasmaron en un vídeo que empleó 40 horas de grabación. Y drones. Sus imágenes aéreas de los colegios o los niños bailando dan fe de ello. Y desde el otro lado, alumnos de Kiongwani y sanitarios de Monkole siguiendo el ritmo. “Ha sido como tender un puente con África y abrir los ojos al mundo de nuestros alumnos. Con el vídeo, el cross solidario y las huchas que cada clase aporta, hemos logrado ya el objetivo de este año: apadrinar a 36 niños. La idea ahora es presentar el miércoles este vídeo a las familias del colegio en el salón de actos y en el polideportivo en unas sesiones presenciales y con medidas sanitarias. Y lo bonito es que otros colegios han conocido nuestra iniciativa a través de la Asociación de Amigos de Monkole y están haciendo ellos también sus vídeos. Todo suma”, termina Pedro Rayón.
volver arriba

Activar Notificaciones