Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Historia

Navarra censa a exiliados tras el golpe militar de 1936

El Ejecutivo foral ha realizado un estudio sobre las fronteras en la Comunidad tras el alzamiento

Imagen que ilustra la portada del estudio de exiliados tras el golpe militar de 1936.
Imagen que ilustra la portada del estudio de exiliados tras el golpe militar de 1936.
CEDIDA
  • EFE. Pamplona
Actualizada 01/03/2021 a las 13:30

El Gobierno foral, a través del Instituto Navarro de la Memoria, ha elaborado un censo que identifica a más de 1.200 navarros exiliados a raíz del golpe militar de 1936 y ha realizado un estudio sobre el control fronterizo realizado en Navarra tras el alzamiento a través del análisis de fondos documentales militares recientemente desclasificados.

Ambos estudios han sido presentados este lunes en rueda de prensa por la consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, el director del Instituto Navarro de la Memoria, Josemi Gastón, el autor del censo, Josu Chueca, y el autor del informe sobre el control fronterizo, Gutmaro Gómez Bravo.

“Navarra perdió un valioso capital humano del que esta tierra ha sido en general poco consciente”, ha señalado la consejera, quien ha considerado que el exilio “fue una de las más graves y profundas consecuencias del golpe militar de 1936 y la posterior guerra en Navarra”.

Bajo esta premisa, el Instituto ha impulsado la creación de un censo elaborado por Josu Chueca que aglutina a más de 1.200 navarros exiliados a raíz del golpe militar de 1936 y que se encuentra disponible para consulta pública en la página web de la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos.

Este censo, ha explicado la consejera, “tiene como objeto recoger a todas las personas que, habiendo nacido en Navarra o ejercido su vida laboral y política en la misma, tuvieron que salir al exilio a partir de 1936” y pretende “responder a la necesaria profundización tanto en los aspectos cuantitativos como cualitativos del exilio”.

El exilio navarro, ha señalado Chueca, tiene nombres propios como el de Manuel de Irujo y otras tantas figuras políticas obligadas a huir, pero estos representan solo la punta del iceberg y detrás “hay más de 1.000 personas que habían marchado al exilio que, salvo en sus ámbitos familiares, eran desconocidos”.

En el caso de los hombres, ha explicado Chueca, existe una buena base de información puesto que “han dejado rastro documental a través de su paso por campos de concentración”, pero en el caso de las mujeres y los niños la información no existe o está muy dispersa.

Tanto el autor como los representantes del Gobierno han aclarado que la ausencia de documentación hace que este tipo de censos sean provisionales y han hecho un llamamiento a la población para que informen de posibles errores o aporten nueva información sobre navarros exiliados.

El Instituto Navarro de la Memoria ha impulsado también un informe creado por Gutmaro Gómez Bravo que analiza y estudia las diferentes fuentes documentales militares para realizar una aproximación al control que se realizó tras 1936 en la zona fronteriza de la Comunidad foral.

Según el autor del informe, para su elaboración ha analizado entre los meses de abril y noviembre del 2020 documentación del Estado Mayor Central del Archivo Militar de Álava que el Ministerio de Defensa desclasificó en el año 2018.

“Navarra es un territorio controlado desde el principio por los sublevados”, ha apuntado destacando que de estos documentos se extrae que “a partir del año 37 los servicios de información franquistas se dedican a controlar la zona pirenaica y el paso de fronteras” infiltrándose en muchos de los grupos de exiliados.

Las unidades de información transfronteriza del Ejército, ha explicado, trabajaban de paisano y se encargaban de realizar “labores de contrainformación y espionaje” mediante el “seguimiento de todo el que cruza las rutas clandestinas del Pirineo” así como de las localidades limítrofes y sus vecinos.

Los partes de información que realizaban estas unidades eran empleados para la elaboración de los boletines de seguimiento con los que la Guardia Civil controlaban a estas personas y sus familias.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE