Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Sucesos

“¿Cómo nos ha pasado esto a nosotros?”

Desde la UFAM de Policía Nacional o EMUME de la Guardia Civil coinciden en que no es un fracaso familiar, pero sí una crisis que hay que resolver

Policía Nacional investigó un abandono de menor en Pamplona.
Policía Nacional investigó un abandono de menor en Pamplona.
  • C.R.
Actualizada 22/02/2021 a las 07:43

L OS casos que llegan a la policía son ‘la punta del iceberg’, porque si el menor apunta en su nota o los padres saben dónde se ha ido o con quién, la mayoría de familias resuelve la situación sin recurrir a los agentes”, explica el responsable de la unidad de Familia y Menor de la Policía Nacional en Navarra, la UFAM. Esa huida es un conflicto interno para muchas familias que lo viven como un fracaso en su relación y que no se explican cómo han llegado a ese límite. “¿Cómo nos ha pasado esto a nosotros?, nos dicen, pero en realidad es una situación que se da más de lo que trasciende”. En la UFAM también admiten que a pesar de esa mentalidad de que ‘los trapos sucios se lavan en casa’, cada vez se denuncia más. “Y no tiene por qué ser necesariamente una crisis de familis desestructuradas en el sentido más estricto de la palabra. Hay casos que rozan la marginalidad o la drogadicción, pero también hay otros muchos que no. Una bronca por padres separados, por tema de estudios...”. Policialmente es extraño que estos casos deriven en expedientes policialesalarmantes”, pero allá donde ocurren provocan mucho sufrimiento, sobre todo a esos progenitores a los que su hijo ha abandonado.

SE ARREPIENTEN

En el equipo de Mujer y Menor de Guardia Civil de Navarra (EMUME) han visto cierto patrón en este tipo de denuncias. “Muchas veces es una chica la que, tras una fuerte desavenencia, se va a casa de una pareja o de alguna amiga durante unas noches. Sobre todo se produce en los años más intensos de la adolescencia, entre los 14 y los 16 años, y suele ser la misma joven la que, después de un tiempo para pensar en lo que ha pasado, unas horas o incluso unos días, se arrepiente de haberse marchado y da el paso de volver al hogar familiar”.

Lo que está claro es que la crisis hay que resolverla, porque en aquellas familias en las que no se aborda el problema, puede darse nuevamente la misma situación. “Hay bastantes reincidencias”, cuentan en el Emume. “Desde el minuto 1 en que nos trasladan una situación así, nuestra prioridad es hablar con la familia, aunque cueste, porque lo más repetido al principio es que nunca hay problemas. Luego empiezas a profundizar un poco más y ya surge que si el teléfono, que si el ordenador, las notas... O que ya lo había hecho antes...”.

Quizá el incremento de fugas que llega a los cuerpos policiales tenga relación con un momento generacional complicado. “Son chicos que han crecido en un tiempo con valores diferentes a los de otro tiempo. Nos ha pasado que hemos localizado a un menor en casa de unos amigos y sus padres no le habían dado más importancia a que estuviera allí pasando la noche. ¿Tus padres saben que estás aquí? El crío les respondió que sí y con eso se quedaron”.

ABANDONO, MUY RARO

Para las policías, el tema se convierte en más preocupante cuando ese menor se ve expuesto a lo que denominan círculos de riesgo. “Se va pero a una vivienda abandonada, con gente extraña o dedicada a formas de vida delictivas”. La Policía Nacional cuenta con una unidad específica, con base en Madrid, centrada en las desapariciones de riesgo, como son todas las de los menores de 14 años. “Lo que es muy raro es que se produzcan situaciones cuyo conflicto es el contrario: padres que se deshagan de sus hijos”.

Precisamente en septiembre la Policía Nacional se encargó de un caso de abandono de menor, el primero que constaba en sus archivos, tras la detención de una mujer acusada de haber dejado a su hijo de 13 años en un bar de Pamplona. Ella, junto a su pareja, viajaban de Alicante a Francia, pararon a comer en un establecimiento de la capital navarra y se marcharon cuando el menor estaba en el baño.

“Es una realidad muy, muy residual”, destacan también en la Policía Foral. Cuando toca, todos indican el buen funcionamiento de las instituciones a cargo de la situación del menor en la Comunidad foral. “Hay muy buena sintonía con los profesionales de Asuntos Sociales que trabajan estas áreas”. También en la UFAM citaban otra actuación reciente que involucró a un menor en situación de desprotección en Pamplona. Resultaron detenidas dos mujeres de 37 y 18 años acusadas de obligar a un menor a pedir limosna. Del pequeño se hizo cargo en primera instancia su abuelo.

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE