Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Estado de alarma

La mediación vuelve a funcionar 'on line' para parejas rotas o en ruptura

El servicio público de medicación del Gobierno foral retomó su actividad a finales de abril porque se vio ‘esencial’.

Foto de una pareja pasea por un parque de Pamplona.
Una pareja pasea por un parque de Pamplona.
EFE
Actualizada 17/05/2020 a las 15:26

La pareja llevaba tiempo rota. Y a comienzo de marzo decidió empezar una mediación para acordar quién se iba a quedar con el piso y qué custodia iban a establecer para sus hijos. Estaba todo encauzado cuando, casi sin previo aviso, se decretó el estado de alarma. Son muchas las parejas que no han tenido más remedio que convivir bajo el mismo techo desde hace más de 60 días. Con la tensión y el conflicto que eso genera. Muchos llamaban a las mediadoras para contarles su caso y ellas solo podían escucharles pero no atenderles correctamente porque el servicio se había suspendido.


“No se consideró una actividad esencial y fue un error. Porque sí que lo es. Hay muchas personas ‘enjauladas’ viviendo en pisos pequeños”, lamenta una de las mediadoras del Servicio de Mediación Familiar del Gobierno de Navarra, la abogado Pilar Peña Herreros. Afortunadamente, y vista la demanda, el servicio se reanudó a finales de abril. No de manera presencial, porque aún no es posible. Pero sí de forma on line, a través de vídeollamadas. Ocho de cada diez personas que ya habían iniciado la mediación, está utilizando esta nueva modalidad. Y están apareciendo otros casos nuevos, los divorcios del confinamiento. Este servicio, público y gratuito, sirve para mediar en cualquier tipo de conflicto familiar (aunque el 90% de casos que atienden son de parejas dispuestas a divorciarse). En la última década se han duplicado las atenciones y en 2019 se superaron las 300.

UN NIVEL DE CONFLICTO ELEVADO

Pilar Peña insiste en que, debido al confinamiento, hay personas que lo están pasando “fatal” y que conviven con “un nivel de conflicto elevado”. “En la ley de mediación, vimos que existe la posibilidad de hacerla on line y lo propusimos. Tenemos los medios técnicos y humanos y vamos a atender a todas las personas que lo soliciten, a no ser que haya una avalancha tremenda”. La plataforma que utilizan, subrayan, es “totalmente segura” y no se graban las llamadas. Las personas interesadas en solicitar ahora este servicio, deben llamar al teléfono de la Sección de Familia del Gobierno de Navarra (848 42 12 58). Allí les tomarán los datos y serán las mediadoras las que se pongan en contacto con ellos. La empresa Dirime Mediación, impulsada por Pilar Peña y Marian Aniz (psicóloga), es la que gestiona este servicio público.
Las llamadas a los usuarios se hacen con una “flexibilidad total”. “Los niños no pueden escuchar lo que hablamos. Así que nos comunicamos cuando están dormidos, en la siesta o han salido a pasear”. Las sesiones on line, recalca la abogada Pilar Peña, ayudan a las parejas a “rebajar el conflicto”. “Solo el hablarlo les da mucha paz y se aminora el sufrimiento”.

En su opinión y la de su compañera, el confinamiento va a incrementar el número de separaciones. “Esta situación extraordinaria va a dejar un lastre importante, mucho conflicto y emociones embotadas. Vamos a tener que arropar mucho”. La economía de las familias, añaden, también se está viendo afectada, lo que perjudicará los acuerdos. De las parejas que ya estaban rotas o que se encuentran ahora en plena ruptura.

Claudia: “La mediación me ha salvado porque hemos agilizado el divorcio”

Claudia tiene 34 años, un niño de 3 y otro bebé de once meses. Para ella, el confinamiento está siendo especialmente duro porque justo antes de que empezara, había decidido divorciarse de su marido. “El 16 de marzo, teníamos la primera cita en mediación, a la que, claro, no pudimos ir”, lamenta. La reapertura de este servicio público del Gobierno de Navarra, hace dos semanas y vía on line, confiesa, le ha “salvado la vida”. “Llevamos cincuenta días conviviendo bajo el mismo techo. Un horror. Y, gracias, a que hemos retomado las sesiones, estamos agilizando el divorcio”. Claudia, donostiarra y vecina de Pamplona, es el nombre falso de una historia real. La que, por desgracia, han vivido muchas parejas.

En el paro desde que nació su hijo mayor, afronta ahora un divorcio con la custodia única para ella. “Él no ha querido hacerse cargo. Nuestro problema será ahora el económico. Tengo que encontrar trabajo y a ver él qué pensión me paga”. Para el servicio de mediación, no tiene más que palabras de elogio. “Ha sido maravilloso. Las mediadoras son encantadoras y muy profesionales. Como los niños no pueden ver las vídeollamadas, se adaptan a nuestros horarios y hablamos cuando están en la siesta o, por la noche, cuando se han dormido”. La convivencia durante el confinamiento, insiste, está siendo complicada. “Suerte que desde que salen a la calle, puedo quedarme una hora sola y tranquila”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE