Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Epidemia de coronavirus

El coronavirus, desde Ruanda

El viaje anual de Medicus Mundi para visitar su proyecto en Ruanda ha discurrido este año marcado por la llegada del coronavirus al país africano, que ha tomado medidas tajantes desde el primer caso

Ampliar El coronavirus, desde Ruanda
El coronavirus, desde Ruanda
Actualizado el 30/03/2020 a las 06:00
El viaje de sensibilización que todos los años organiza Medicus Mundi a Ruanda partió de aquí el 6 de marzo, cuando en Pamplona había 3 casos de coronavirus confirmados. En el momento de la llegada del grupo, compuesto por 12 personas y la técnica de la ONG, el país africano estaba libre de la pandemia. El mapa de situación ha cambiado radicalmente en este tiempo, más aquí que en el territorio africano al que llaman el de las mil colinas, donde a día de hoy hay detectado medio centenar de casos. Si algo sorprendió al grupo durante su estancia allí son las medidas de prevención que el país desplegó desde el primer momento, mucho más tajantes que en los países europeos. Por ejemplo, las cámaras térmicas y el screening epidemiológico que recibieron al grupo a su llegada al aeropuerto, cuando el país estaba todavía libre de coronavirus; o el hecho de que con el primer caso detectado, ya se decretó el cierre de todos los colegios y la suspensión de todas las ceremonias privadas y públicas.
“En el país hay mucha preocupación porque el virus se pueda extender”, compartía desde allí Natalia Herce, la coordinadora de Medicus Mundi que acompaña todos los años estos viajes. En estas expediciones participan personas interesadas en conocer de primera mano la intervención en el sistema sanitario que la ONG desarrolla desde hace más de 40 años, con el hospital de Nemba como referencia principal para una población de más de 250.000 habitantes.
La sombra de la epidemia fue dibujando imágenes antes inéditas para Herce. Se habían instalado lavaderos de manos en cada pequeño establecimiento y en centros oficiales. La gente ya no se abrazaba ni se daba la mano, y los saludos habían pasado a ser con el codo y los pies. Las pistas que rodean a las colinas presentaban un inusitado vacío de niños y niñas. Aunque las medidas más restrictivas en cuanto a movimiento de personas comenzaron por la capital del país, Kigali, finalmente Ruanda terminó por decretar el confinamiento de la población en sus casas, una vez que el grupo de Medicus Mundi hubo salido ya del país.
“Lo están llevando todo con una seriedad increíble ya desde antes de tener el primer caso”, valoraba la pamplonesa María Ángeles Chocarro, una de las participantes. “La experiencia está siendo maravillosa en este país, que nos ha acogida de una forma muy amable”, agradecía desde allá. En ese sentido, Herce aseguraba que no habían sentido “rechazo”, a pesar de que la percepción de la población ruandesa es la de que el coronavirus es “una enfermedad de los blancos”. “Nos han tratado tan bien como lo hacen siempre, cosa que es un gran aprendizaje”. Por una vez, las tornas se habían invertido. “Una de las preocupaciones más habituales de los grupos que vienen suele ser las enfermedades que se pueden coger; este año, la preocupación principal era no traer el coronavirus nosotros”. Nadie presentó síntomas.
De momento, la labor de Medicus Mundi, que se desarrolla en terreno rural, no se ha visto afectada por el virus. “Sí se toma la temperatura a todas las personas que acceden al hospital de Nemba”, apuntaba Herce. “Pero habrá que ir viendo cómo evolucionan las cosas”. Si la situación se llegara a descontrolar, “habrá más gente infectada y una mortalidad posiblemente mayor que en Europa. Pero sobre todo es que no se podrá atender a la gente que necesita cuidados. El sistema sanitario no tiene posibilidad de reaccionar”.
Después de unos cuantos cambios con los billetes de avión, el grupo pudo regresar a Madrid vía Bruselas y, de allí, a Pamplona, a donde llegaron en la madrugada del sábado 21 de marzo.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora