Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Coronavirus Navarra

DYA Navarra, una compra de esperanza puerta a puerta

Dentro del tsunami de la pandemia del coronavirus pueden encontrarse pequeñas historias de ayuda a diario. Como la labor de DYA Navarra, que se encarga de comprar los alimentos y medicinas a aquellos que no puede salir nunca de sus casas

Foto de los voluntarios de DYA Emilio González Barba, Senia Míchel Salvador y Enrique Villanueva Viamonte.
Los voluntarios Emilio González Barba, Senia Míchel Salvador y Enrique Villanueva Viamonte compran en el Aliprox Eroski de la calle San Antón.
24/03/2020

Los tiempos del coronavirus lo han cambiado todo. Para lo malo pero también para lo bueno. Le ha ocurrido a la forma en la que se ejerce la solidaridad. Y la Comunidad foral, con un sólido tejido de voluntariado forjado a lo largo de décadas, es un ejemplo. Como DYA Navarra, que en apenas unos días ha sustituido su tradicional servicio de paseo a personas mayores por otro de compra de alimentos y medicinas a domicilio. Con él abastecen a esa población que vive doblemente aislada en su casa ya que no puede salir ni para las excepciones que permite el estado de alarma. Y ojo, no sólo llevan suministros; en muchos casos son el único contacto humano de los que viven en soledad.

Su cambio de chip comenzó días antes del confinamiento forzado de la población. Viendo alarmados el aumento de contagios por el covid-19, desde el área social de la asociación apostaron por suprimir el servicio ‘sube y baja’ con el que sacan a la calle a personas dependientes en silla de ruedas. Son uno de los sectores de más riesgo a los que se debe proteger con el confinamiento. Sin embargo, los voluntarios pronto idearon otra forma de ser útiles: hacer la compra a quién no puede. Alejandra Martínez Torre, gerente de DYA Navarra, habla principalmente de tres tipos de receptores. “Personas mayores, población con patologías de riesgo y familias que no pueden dejar a niños solos, sobre todo monoparentales”, enumera.

La forma de trabajar es la siguiente: a través de su número habitual, el 948 17 17 17, reciben pedidos a lo largo de todo el día. Después, en horario de 9 a 14 h los entregan. Para ello disponen de tres equipos que trabajan con los vehículos de apoyo de la DYA: dos por coche y equipados con EPI. “Acudimos dos veces a cada domicilio, la primera para recoger la lista de la compra que nos dejan, el dinero o su tarjeta sanitaria, y la segunda para llevarles los productos. Cuando vamos mantenemos la distancia de seguridad de dos metros con ellos”, cuenta.

DESDE 7 BASES EN NAVARRA

Las fotografías que acompañan este reportaje sirven de ejemplo. El equipo de voluntarios formado por Emilio González Barba, Enrique Villanueva Viamonte y Senia Míchel Salvador se desplazó al Aliprox Eroski de la Calle San Antón para hacer la compra a una vecina mayor de Pamplona. Su lista: 2 packs de agua mineral, 1 kg de azúcar, 1 botella de lejía, 2 packs de yogur, 4 cajas de leche y 1 baguette.

En estos momentos, DYA está ofreciendo este servicio desde sus siete bases en Navarra: Pamplona, Olite, Peralta, Alsasua, Aoiz, Los Arcos y Puente la Reina. Y cada una de ellas, con sus poblaciones de referencia. En total, unos 20 repartos al día desde que comenzó la crisis. Y van a más. Como la necesidad económica, pues a muchos mayores se les acaba el dinero en metálico y no pueden bajar al banco. “De momento estamos atendiendo todos los pedidos que nos llegan al teléfono. En este aspecto estamos contentos. Y también con los voluntarios. Cada vez llegan más solicitudes para colaborar y cediendo más tiempo. Pero queremos ser responsables y no tener en la calle más que a la gente indispensable. Por ejemplo, de 600 voluntarios de DYA, unos 30 van con certificado para poder salir a la calle. Al ir uniformados y en nuestros vehículos oficiales no estamos teniendo ningún problema de movilidad para desarrollar el servicio”, apunta Alejandra Martínez.

DONACIÓN DE EQUIPOS EPI

Los voluntarios de la DYA van equipados con mascarillas quirúrgicas y guantes, equipos de protección con los que habitualmente trabajan y de los que de momento tienen disponibilidad. Este lunes mismo, Harivasa y Trasnoain, junto a sus trabajadores, hicieron una “generosa donación” que dotará de los equipos de protección Individual necesarios para que el voluntariado de DYA atienda esta crisis sanitaria con el menor riesgo posible, algo que agradecieron.

También van a comenzar a ayudar a distribuir a centros sanitarios otros materiales, como pantallas de plástico que voluntarios están elaborando con impresoras 3D y que alargan la vida útil de otros productos. Y está su labor de desinfección. Después de cada servicio se desechan los materiales de un solo uso y limpian los vehículos y materiales usados con agua y lejía. Unas medidas de higiene que se han extremado al máximo y que llegan a todas las áreas de la asociación, incluidos los turnos de los coordinadores.

¿Y qué se encuentran al otro lado de su servicio? “Agradecimiento. Hay gente que pone alguna cosa de más en su lista, como una caja de pastas, para regalárnosla. O señoras que quieren dar 15€ de propina cuando apenas les llega. Pero, sobre todo, dan las gracias. Esta crisis ha pillado a mucha gente mayor sola. El otro día una mujerica de 95 años casi nos pedía perdón por haber llamado, porque ella ‘no quería abusar’. Nosotros somos las únicas personas con las que tienen contacto y lo necesitan. A veces es tan importante como la compra que les llevas”, termina la gerente de DYA Navarra.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra