Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Parlamento de Navarra

Un víctima de maltrato pide regular a su perra protectora como un perro-guía

Su maltratador sale de prisión provisional el 4 de enero y ha roto en 14 ocasiones la pulsera

Silvia González con su perro
Silvia González con su perro.
  • Europa Press. Pamplona
Actualizada 19/12/2018 a las 09:28

Silvia González Pascual tiene miedo. Y solo se lo quita Sugi, una perro pastor, entrenada para su protección personal, que le acompaña las 24 horas. Pamplonesa, de 39 años, su expareja, que ya cumplió 8 años de condena por maltrato en Cataluña, se halla actualmente en prisión provisional en la cárcel de Pamplona. Está pendiente de sentencia firme por sendas condenas, de 10 y 22 meses, por acoso en redes y telefónico a su víctima, cuando ella se mudó a Navarra. Saldrá el próximo 4 de enero tras haber cumplido la mitad de la primera condena, máximo legal permitido.

La mujer, que ha rehecho su vida aquí con sus dos hijos, de 18 y 14 años, y una nueva pareja, desconfía del tiempo de reacción de la policía, a la que es ella quien debe llamar cada vez que pita la pulsera telemática de orden de alejamiento (porque su agresor está a menos de 500 metros) o cada una de las 14 veces la central de la empresa de seguridad privada le avisa para decir que su expareja se ha arrancado el geolocalizador del tobillo.

Cuando él sale a la calle o se quita la tobillera, ella tiembla. “En tres horas, estamos ahí”, le aseguraba la policía con el margen de la distancia cuando él estaba en Cataluña. Ahora, está mucho más cerca. Y en el pueblo donde vive ella los vecinos “están hartos de que venga a casa la policía”. Desde hace casi un año, Sugi es su guardaespaldas. Día y noche. Dócil y adiestrada, la perra percibe el miedo, los nervios y la tensión de su dueña. Y solo entonces se pone en alerta. Pero no se arranca contra nadie de no recibir una orden explícita de su dueña. Un código rojo de dos palabras. La tranquilidad que Sugi le da en la calle -le acompaña incluso en su trabajo de cerrajera- se ha topado con las trabas cotidianas de todo dueño de perros. No puede entrar con ella ni a un bar, ni al supermercado. Tampoco puede acompañar a sus hijos al centro comercial, ni al cine, ni ver el partido de fútbol de su hijo. “Quiero tener una vida normal. No quiero estar metida en una caja”, reivindica.

Por eso, inició una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org para modificar la Ley foral 14/2015 contra la violencia hacia las mujeres. Y que hagan una excepción legal con ella, y mujeres como ella, para acceder con su perro acompañante a lugares de acceso público, igual que los perros-guía de los invidentes, y como en otras comunidades “como Madrid”. Que sea un derecho regulado, no un ‘favor’ que mendiga y le conceden solo en locales de conocidos. “Yo no pido dinero. Solo quiero un papel”, explica.

El martes, poco antes del mediodía, Sugi entró con su dueña en el Parlamento de Navarra, donde Silvia entregó las 125.000 firmas obtenidas. Le acompañaron dos amigas. Llegaban tarde. Y al girar la esquina, donde habían convocado a la prensa, se topó con una quincena de cámaras de TV y móviles en la puerta. Nerviosa, quiso aparentar seguridad, sonreír y calmar a Sugi, que percibía su tensión. Pero sus manos no dejaban de temblar. Entró, se acreditó, pasó el escáner con su caja de cartón con las firmas. Y cuando la puerta del Registro se cerró tras ella, fuera de la vista de las cámaras, la tensión explotó y rompió a llorar. No salió hasta que se recompuso. No es la primera vez que Silvia visita el legislativo navarro. Lo hizo en septiembre. Expuso su situación en una comisión parlamentaria. Se llevó la foto, “el toque en la espalda y ¡a casa! No me dan más que largas”, lamenta. Pero él sale de prisión el 4 de enero. Y se la tiene jurada. “Sé que vendrá a por mí”, dice Silvia.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE