Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PAMPLONA

La despedida de la artista pamplonesa Susana Ortiz en una conmovedora esquela

La cantante, pianista y bailarina, de 45 años, falleció este domingo

La esquela de Susana Ortiz

La esquela de Susana Ortiz.

Actualizada 13/11/2018 a las 14:18
Etiquetas
  • DIARIO DE NAVARRA. PAMPLONA
A+ A-

La esquela de la pamplonesa Susana Ortiz Urbeltz, publicada este domingo en medios locales como Diario de Navarra, contenía un conmovedor mensaje junto a una clave de sol: “Ane, cuida a Niko bonita. Jotis y María, cuidad a mis sobrinos!! Jesusiko, sin ti habría durado cinco minutos, amor infinito. Papi, ve quedándote con pistas que esto está lleno de candados. Mami, ya me han dicho por aquí que no hay nadie que se parezca a ti. Gracias por los 45 años que me has regalado, no ha existido mami igual. A bailar!!!!!!”.

Mientras su familia digiere el dolor como puede, el recado y la despedida de esta antigua alumna de la ikastola San Fermin resuenan en diversos escenarios artísticos de la capital navarra.

Nacida en el seno de una familia muy vinculada a la música, Ortiz creció cantando, tocando el piano, bailando y enseñando a bailar en localidades como Olaz o Noáin. En las redes sociales, por ejemplo, destacan su trabajo incansable “por acercar la música a los pamploneses”. Antigua miembro del grupo Elfenthaler, tal y como recuerda la artista Maider Itoiz, también resaltan una actuación junto a Coque Malla en el bar Subsuelo de Pamplona o su manera de "desplazarse por la pista". 

 

 

 

 

 

Su vacío se dejará sentir especialmente en las pistas. El instructor de baile pamplonés Juan Carlos Moreno rememora que la conoció hace unos 20 años, cuando ella se inició con los bailes latinos. Con Ortiz compartió escenarios y también la tuvo como alumna. “Le encantaba bailar y enseñar. Era alegre, extrovertida”, describe.

Moreno dejó de verla durante unos dos o tres años, según informa. Coincidió con el diagnóstico de la enfermedad. Pero en los últimos meses, Ortiz, hija del director de la Coral de Oberena, había regresado a bailar, particularmente, la kizomba, un baile íntimo que le encantaba. Así lo constata también otro músico y bailarín, Ramón Jáuregui, quien sin ser consciente, compartió con Ortiz sus últimos bailes: “Tenía un don artístico, mucha sensibilidad... y se venía arriba al bailar".

Así la recordarán muchos, bailando. Mientras otros, con "los zapatos y el suelo bajo sus pies temblando", no olvidarán las dos últimas palabras recogidas en el mensaje que Susana Ortiz dejó escrito en su esquela: "...A bailar!!!!!". 

 

 

 

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra