Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
Policía Foral

Vídeo de la despedida del comisario de la Policía Foral Juanjo Salaverri

Dedicó 37 años a la Policía Foral y fue uno de los impulsores de muchas de las unidades

Despedida a Juan José Salaberri

Numerosas personas se han acercado este martes hasta el cementerio de Pamplona para dar el último adiós al comisario principal de la Policía Foral Juan José Salaverri Galbete.

POLICÍA FORAL
Juanjo Salaverri Galbete, en un acto oficial.

Juanjo Salaverri Galbete, en un acto oficial.

Fallece Juan José Salaberri Galbete, comisario principal de Policía Foral

José Salaberri Galbete.

PF
Actualizada 07/03/2018 a las 08:00

Juanjo Salaverri Galbete, uno de los cuatro comisarios principales de Policía Foral, falleció este lunes por la mañana a los 59 años tras sufrir un infarto cuando se encontraba trabajando en su despacho. Gran amante de su labor y uno de los impulsores de muchas de las unidades que hacen de la Policía Foral el cuerpo que es hoy en día, este mismo fin de semana había dirigido in situ todo el dispositivo policial con motivo de las primeras Javieradas. Casado y con dos hijos, el pasado 2 de enero cumplió 37 años al servicio de la Policía Foral, una dilatada carrera en la que pasó por casi todas las unidades y en la que asumió en varias ocasiones la jefatura en funciones.


Su cuerpo fue encontrado este lunes por la mañana por uno de sus compañeros. A pesar de haber estado todo el fin de semana trabajando en el Puesto de Mando Avanzado desplazado a Javier (desde 2015 era el responsable del Área de Tráfico y Seguridad Vial), se presentó en la oficina temprano, antes de las siete de la mañana. A las nueve, no acudió a la reunión que todos los responsables celebran los lunes para planificar la semana. Un compañero fue a buscarle a su despacho y allí lo encontró muerto, sin que los intentos de reanimación surtieran efecto.


Por la tarde, numerosos compañeros de Policía Foral y otros cuerpos policiales, miembros del poder judicial como el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Joaquín Galve; responsables políticos de la actualidad y de años atrás, como el expresidente del Gobierno foral Miguel Sanz, acudieron al tanatorio. A través de las redes sociales, la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, y altos cargo s de UPN, PSN, PP y Ciudadanos, entre otros, también transmitieron sus condolencias, algo a lo que se sumaron sindicatos policiales y entidades dedicadas a las emergencias.


Por todas las unidades


Salaverri, hijo de un policía municipal de Pamplona (todavía vive, no así su madre) y con dos licenciaturas universitarias, nació en Olazagutía en 1958, aunque se consideraba un chantreano más por los años que había residido en el barrio pamplonés. También tenía mucho apego por el barrio de San Juan, en el que vivía actualmente. Estaba casado con Natividad Coronado y tenía dos hijos, Juan Luis e Inés.


Se incorporó a la Policía Foral en 1981 como motorista de la sección de Carreteras (entonces el cuerpo solo contaba con esta área, una de edificios y una incipiente de escoltas) y fue ascendiendo en el escalafón a la par que la institución iba creciendo. En 1983, prestó servicio en el Parlamento de Navarra, volvió a Tráfico en 1989, donde fue el primer cabo de Atestados, y en 1994 fue nombrado jefe de la Sección de Gabinete Técnico, área de la que se nutrió la unidad de Investigación y Denuncias (1997), el embrión del Área de Investigación Criminal, donde asumió funciones de mando superior. En 1996, fue nombrado comisario principal, dos años después de haber ascendido a sargento. “Ha liderado la edad moderna de la Policía Foral”, destacaba el actual jefe, Torcuato Muñoz. “Era una persona totalmente enamorada de la Policía Foral y de Navarra. Muy valiente, con muchas inquietudes. Fue un auténtico impulsor”.


De su labor en tráfico, sus compañeros recuerdan el gráfico que mostraba a las personas que accedían a sus dependencias. Una estadística con los fallecidos en las carreteras navarras y que en los últimos años mostraba una clara tendencia a la baja, a lo que él añadía que su trabajo era que la gráfica siguiera bajando. “Tenía una vocación del servicio con mayúsculas”, recordaban. Uno de los tragos más amargos lo vivió el 3 de julio de 2016, cuando se encontraba en Zizur Mayor por motivos familiares y fue uno de los primeros en llegar al accidente que costó la vida al también comisario principal Mario Zunzarren y su pareja. “Los dos entramos en la Policía Foral el mismo día...”, manifestaba Salaverri en el lugar del suceso.


Presente y activo en todos los impulsos clave del desarrollo de la Policía Foral, estuvo al frente de la primera unidad de policía judicial del cuerpo (con ella se pasaba a investigar delitos más complejos), lo que supuso un salto cualitativo en la institución. Salaverri solía recordar con orgullo, explicaban este lunes en el cuerpo, que entre 1998 y 2002 aquel primer grupo de agentes resolvió todos los crímenes a los que se enfrentó. “Ha estado al frente de las investigaciones más complejas, y siempre con éxito”.


El actual comisario principal del Área de Investigación Criminal, Eduardo Sainz de Murieta, resaltaba que Salaverri fue uno de los principales promotores de las inspecciones oculares, el ADN, la documentoscopia, el área de formación... “De la nada desarrolló unidades muy complejas de implantar. Conforme se encontraba con necesidades, iba dando con las soluciones”, destacaba Sáinz de Murieta, quien consideraba a Salaverri como “un referente para todos los mandos”. También ensalzaba su vocación de servicio al ciudadano. “Tenía un sentimiento hacia Navarra y la Policía Foral muy intenso. Era un buen compañero y buen amigo de sus amigos”. El comisario principal y exjefe del cuerpo Gerardo Goñi subrayaba la aportación del fallecido a la historia de la Policía Foral. “Si estamos aquí, es por gente como Juanjo. Él creía en una Policía Foral integral y de referencia y toda su vida ha luchado y peleado por ello”.


A Salaverri le apasionaba la historia. Era licenciado en Derecho, titulación que le sirvió para ascender a cabo en 1989, y después lo hizo en Geografía e Historia, siendo doctor en Historia Antigua, lo que da una idea del perfil inquieto con el que le describían sus allegados. También destacaban su amor por los Sanfermines, Osasuna, el mundo taurino y su devoción por la Virgen del Rocío (su mujer es de Andalucía). Amante de la vida sana, había jugado a balonmano en el Beti Onak y era un asiduo a las piscinas de San Juan. reacciones 

 

Los agentes de Policía Foral publicaron este lunes por la mañana un tuit para comunicar su muerte y donde explicaron de primera mano que Juan José Salaverri había dirigido el domingo el dispositivo de la primera Javierada y este lunes había empezado su turno a las seis de la mañana.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra