Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ECONOMÍA

Navarra se suma a la fiebre bitcoin y crece el interés empresarial por la divisa

Bitcoin, la moneda digital

Bitcoin, la moneda digital

Diario de Navarra
Actualizada 09/02/2018 a las 11:54
Etiquetas

El bitcoin, la criptomoneda de moda entre millennials, inversores y apasionados de la tecnología, ha dejado ya una pequeña huella en la Comunidad foral. El Grupo Tajonar, el Centro Médico de Pamplona y la Autoescuela Matías fueron pioneros en sumarse allá por el mes de agosto a la fiebre de las bitcoins aceptando pagos en esa moneda virtual que en 2017 acumuló una revalorización de más del 1.300%. Traducido a euros, significa que los que en enero invirtieron 500 euros en esa divisa, terminaron el año con aproximadamente 6.500 euros. Pese a su gran volatilidad -la divisa ha caído en enero, un mes de recogida de beneficios, un 40%- su revalorización es innegable -en agosto un bitcoin se cambiaba por poco más de 3.000 dólares y tras llegar a los 20.000 hoy supera los 9.200- y ha desatado una locura compradora. En la Comunidad foral son ya numerosos los inversores que han confiado a su suerte parte de sus ahorros. Entre ellos hay muchos empresarios, pero también banqueros, políticos y futbolistas que han llegado a invertir en bitcoins más de 300.000 dólares, según confía el navarro Manuel Bueno Pérez, CEO de Grupo ENIA, una de las escuelas de negocios, inversores y ahorro que asesoran sobre inversiones en criptomonedas con charlas, formaciones online y presenciales por toda España. En Pamplona se organizan desde septiembre puntos de encuentro que se celebran los jueves con gente interesada en el tema. “Algunos acuden por curiosidad, otros porque ven posibilidades de inversión y otros pensando en emprender proyectos”, dice Bueno.


En algunos ámbitos se compara ya el vertiginoso ascenso de la moneda con lo que sucedió en 1636 en los Países Bajos con los bulbos de tulipán que multiplicaron su valor por 200 y terminaron derivando en la primera gran crisis de la historia moderna.


Llegados a este punto, quizá alguno se esté preguntando que qué es eso de los bitcoins, para qué sirven y quién y cómo fija su valor. Pues bien. El bitcoin nació en enero de 2009, hace ahora justo nueve años, de un algoritmo matemático y es algo así como una moneda digital, un protocolo y una red de pagos al mismo tiempo. Utiliza la criptografía para controlar su creación y gestión en lugar de confiar en autoridades centrales y de ahí el revuelo que ha generado, con advertencias del Banco Central Europeo y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El primero ha llegado a decir que no es una moneda sino un “instrumento especulativo” y que supone una “amenaza” para la política monetaria. La segunda ha advertido del riesgo de invertir en criptomendas -aunque el bitcoin es la más conocida hay hasta 1.450 que esconden desde a la banca, hasta grandes patrimonios y empresas como Microsoft o Siemens-. También Hacienda estrechará este año la vigilancia sobre esta moneda y pondrá el foco en los monederos electrónicos y otros modos de pago con el objetivo de evitar el blanqueo y la financiación del terrorismo a través de estas fórmulas. Hoy por hoy la incidencia fiscal de estas tecnologías es una incógnita.


OFERTA Y DEMANDA


El precio del bitcoin se determina mediante la oferta y la demanda y se utiliza mediante programas llamados monederos que son, en esencia, direcciones electrónicas para recibir y transferir criptomonedas. Lo que hace diferente a esta divisa no es que sea digital sino que se sustente en una red P2P en la que nadie emite dinero y permite pagar sin intermediarios.


El funcionamiento de la red bitcoin se basa en escribir en un libro contable replicado y descentralizado la asignación única de determinada cantidad de bitcoins a una clave pública. No existe nada concreto que haga referencia a un bitcoin y de ahí la incredulidad que provoca entre los más escépticos. Lo que cada usuario debe tener para usar esos bitcoins es una clave privada (una contraseña) que gestiona una dirección (o número de cuenta) que le da acceso al mencionado registro público, la denominada blockchain, que es en realidad el núcleo de bitcoin, su libro de contabilidad distribuido. “La seguridad es máxima”, explica Bueno asegurando que tanto los monederos virtuales como las casas de cambio (acceder a ellos es el primero paso para operar con criptomonedas) te obligan a que les remitas el DNI y una foto de carné para empezar a operar. Blockchain registra de forma certera y verificable todas las transacciones que se realizan con bitcoins en todo mundo. A finales de 2016 se realizaban a diario más de 300.000. Algunas de esas transacciones tienen ya el sello de la Comunidad foral. Un sello indeleble porque no se pueden borrar.


De momento, la utilidad de esta divisa como medio de pago en Navarra es muy limitada y la mayoría de los vecinos de la provincia que han decidido confiar en ella la quieren para guardarla como reserva de valor, algo así como quien tiene oro. Tanto en el Grupo Tajonar, con una red de autoescuelas y dedicado a la formación, como en el Centro Médico Pamplona reconocen que todavía nadie ha realizado pagos en esa moneda en sus establecimientos aunque sus responsables advierten de que será cuestión de tiempo. Alberto Esparza Michelena, del Grupo Tajonar, vincula el retraso a la falta de normativa y legislación sobre la materia que hace que a muchos ciudadanos y empresas les siga generando desconfianza. Asegura que en su empresa decidieron introducir la moneda como método de pago a modo de proyecto y por la tecnología que existe detrás del bitcoin, el blockchain (cadena de bloques), a la que muchos atribuyen el poder de cambiar para siempre nuestra relación con el mundo digital. Y es éste área el que han empezado a potenciar en el Grupo Tajonar. “Uno de los principales usos del bitcoin es el financiero y permitirá que las empresas puedan financiarse a sí mismas en los diferentes proyectos que vayan saliendo, sin necesidad de pasar por la corriente financiera”, explica Esparza. Una utilidad esta que hoy por hoy, reconoce, conocen muy pocas empresas pero que irá evolucionando en pocos meses. Permitirá, por ejemplo, comprar monedas digitales para poder utilizar determinados servicios de empresas.


Esparza Michelena se muestra convencido de que este año podría generarse ya una red de comercios en la Comunidad que acepten la divisa y que en verano podrían verse ya pagos generalizados en bitcoin. “De momento no existe una regulación, ni en Navarra, ni en España ni a nivel mundial, para saber cómo debemos tratar este tema y salvo Japón que lo ha legalizado como moneda de curso legal y donde está muy implantado, en el resto no existe nada para que las empresas y los ciudadanos puedan saber a qué atenerse”.


Pero lo cierto es que, pese a las limitaciones impuestas por el vacío normativo, el bitcoin es real y se puede monetizar. El procedimiento es sencillo. Lo demuestra teclado en mano el gerente del Centro Médico Pamplona, Patxi Bueno, que entra a su monedero virtual de bitcoins mientras habla con este periódico para mostrarnos cómo en pocos segundos se puede pasar dinero a una tarjeta de prepago a través de casas de cambio como bit2me. De momento, nadie ha querido gastar sus preciosos bitcoins pagando los servicios del centro médico.

Navarra se suma a la fiebre bitcoin y crece el interés empresarial por la divisa


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra