Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Solidaridad

Seis voluntarias navarras pasan el verano ayudando a huérfanos marroquíes

El objetivo, que se enfrentaran a sus dificultades mediante el juego

Foto de las voluntarias Ainhoa Herrando Oroz, Paloma de la Paz Romero, Ana Bañón Marco, Fátima Ruiz Fuster, Silvia Cañada Erburu e Inés Motilva Sanz, con los niños y adolescentes de un orfanato de Tetuán (norte de Marruecos) en el festival que organizaron este verano en Casa España.
Las voluntarias Ainhoa Herrando Oroz, Paloma de la Paz Romero, Ana Bañón Marco, Fátima Ruiz Fuster, Silvia Cañada Erburu e Inés Motilva Sanz, con los niños y adolescentes de un orfanato de Tetuán (norte de Marruecos) en el festival que organizaron este verano en Casa España.
CEDIDA
Actualizada 24/09/2017 a las 06:00

Juegos al aire libre, conciertos de flauta, partidos de fútbol y baloncesto y clases de español. Son algunas de las actividades que han practicado este verano seis estudiantes de la Universidad de Navarra y de la UPNA. Y lo han hecho con niños y adolescentes huérfanos marroquíes. Las universitarias se desplazaron a Tetuán (norte de Marruecos) con la asociación Amal Al Atfal para ayudar a que estos menores pasaran unas vacaciones más entretenidas en una casa de verano, ‘Dari’. “Nuestro objetivo era que aprendieran a superar las dificultades y a hacerse valer” coinciden las pamplonesa Silvia Cañada Erburu (estudiante de 2º de Sociología en la UPNA), Ana Bañón Marco (2º de Pedagogía y Magisterio Infantil en la UN), Ainhoa Herrando Oroz (3º de Psicología en la UN), Inés Motilva Sanz (3º de Asistente de Dirección la UN) y sus compañeras, la toledana Paloma de la Paz Romero (4º de Medicina) y la santanderina Fátima Ruiz Fuster (doctorado en Pedagogía).

Fue precisamente esta última la que conocía al presidente de la Sociedad Mediterránea para el Desarrollo y la Cooperación, José Ángel Candelo, quien les planteó la posibilidad de ir a ayudar. Fátima Ruiz, de 23 años, expuso el proyecto en la Facultad de Pedagogía y enseguida encontró apoyo. “Nos donaron dinero para comprar materiales (flautas, juegos de mesa, gorras, balones y hasta chucherías)”, cuenta. Muchas estudiantes de la facultad y otras amigas se sumaron a la iniciativa. “Ha sido estupenda. Nos llevamos parte de una familia”, añade Silvia Cañada, de 19 años.

Las voluntarias trabajaban todas las mañanas, de 10 a 14 horas, con la mitad de los niños del orfanato: unos diez pequeños de entre 6 y 16 años. “No todos son huérfanos. Algunos tienen padres que no les pueden atender pero tampoco pueden ser adoptados”, explica Paloma de la Paz Romero, de 21 años.

‘CHICAS SOLAS’

Las jóvenes cuentan que a los marroquíes les llamaba mucho la atención ver a ‘chicas solas’ haciendo la compra en el Zoco o montando en bici entre Martil (donde vivían) y Tetuán. “Pero nos respetaban mucho”.

A pesar del calor, debían ir con pantalón y manga larga. Y todas las mañana, al terminar las clases dedicaban unos minutos al ‘Sucram’ (dar gracias, en árabe). “Los niños solo hablaban árabe pero, al final y con esfuerzo, llegamos a entendernos”. Al finalizar la estancia, organizaron un festival con los niños en Casa España. “Fue muy gratificante. ¡Logramos hasta hacer coreografías!”


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE