Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TRADICIONES

El cisquero, un oficio que está en vías de extinción

  • Cada vez menos personas utilizan cisco de encina para calentar los braseros

El cisquero, un oficio que está en vías de extinción

Un "cisquero" de Ciudad Rodrigo da vueltas a los rescoldos para que se apaguen

EFE
0
Actualizada 10/01/2015 a las 15:36
  • EFE. CIUDAD RODRIGO (SALAMANCA)
El oficio de fabricar cisco, carbón vegetal menudo, se ha convertido en la última década en un reducto que, más que una labor rentable, lo siguen practicando algunos leñadores por tradición y por servir a las pocas personas que aún lo usan para combatir el duro invierno de la meseta.

Antaño, el oficio conocido como cisquero era fundamental para las personas del medio rural, ya que, lejos de calentarse con los sistemas habituales de calefacción, usaban los braseros de cisco.

Cuando la chimenea ya tenía suficientes rescoldos, los echaban en el brasero y para que la combustión durara más los mezclaban con el cisco y, así, podían soportar durante toda la tarde-noche el frío que se metía en las alcobas de las viviendas.

En el campo charro de Salamanca, donde está una de las mayores concentraciones de dehesas de encinares de todo el mundo, apenas continúan con el oficio media docena de leñadores, que elaboran algo de cisco para el invierno.

"Lo hacemos para vender algunos sacos a personas mayores, ya que siguen usando este combustible para calentarse y no tienen quién se lo haga", explica Elías Martín, un profesional salmantino de la leña.

El cisco se elabora con las ramas que sobran de la poda de la encina. Los palos más gruesos se usan para la combustión de la chimenea, y los palos más delgados, también denominados "taramas", que no tienen valor para la combustión, se dejan en montones grandes en el campo para la posterior elaboración del cisco. Una vez amontonadas las "taramas", se prenden para que empiecen a arder.

Cuando todos los palos finos se han convertido en rescoldos, llega el momento clave, ya que hay que apagarlos con rapidez para que las brasas no pierdan su capacidad de combustión.

Varias personas se afanan en dar vueltas a los rescoldos para irlos apagando poco a poco.

Para que el cisco sea de gran calidad y no pierda propiedades de combustión, hay que usar la menor cantidad de agua posible para apagarlos, por lo que el proceso se centra en darle vueltas una y otra vez a toda la cisquera, hasta que se logra apagar.

Algunos cisqueros, cuando los palos ya son rescoldos, en vez de darle vueltas, optan por tapar todo el montón con plásticos de grandes dimensiones, ya que, al no quedar oxígeno, el cisco se irá apagando lentamente, sin tener que usar agua.

Una vez apagado, llega el momento de introducirlo en sacos de veinte kilos, que los venderán al precio de seis euros.

Antiguamente, el proceso de meter el cisco en sacos era muy importante, ya que, si había algún rescoldo que todavía estaba prendido, podía quemar toda la carga.
Los mayores de los pueblos del campo charro de Salamanca recuerdan cómo más de un carro se llegó a calcinar cuando transportaba cisco, debido a que algún saco comenzó a arder.

El cisco también está en desuso debido a su extrema peligrosidad, ya que, si se usa en lugares con escasa ventilación, puede originar intoxicaciones por falta de monóxido.

Cada año se registran numerosas intoxicaciones por monóxido e, incluso, la muerte de alguna persona que ha usado el cisco para calentarse.

En otras épocas, las casas de los pueblos tenían mucha ventilación, pero las nuevas construcciones posibilitan que las nuevas viviendas o las reformadas estén más protegidas del frío, por lo que no es frecuente el uso del cisco.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra