Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Azules, insidias y el magnifico gráfico de Rubalcaba

  • EFE. Madrid
Actualizada 08/11/2011 a las 02:36
Para sorpresa de todos, Rubalcaba y Rajoy han coincidido en el color azul de su corbata en su único "cara a cara" de estas elecciones; pero esa ha sido prácticamente su única concordancia, en un debate de "y tú más", en la que el candidato socialista ha exhibido su "magnífico gráfico".

Trajes oscuros, corbatas azules con puntos blancos, las barbas recortadas. Costó mucho esfuerzo que el PSOE y el PP se pusieran de acuerdo para celebrar un debate electoral para el 20N, pero a sus candidatos, Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy, no les ha costado nada ponerse de acuerdo en cómo ir vestidos, sobre todo en elegir el azul para la corbata.

Seguramente ha sido casualidad, porque Rubalcaba había dejado claro estos días que en ningún caso se pondría una corbata azul, porque suele vestir camisa en ese tono, pero también había avisado de que es su mujer quien le elige las corbatas. Y se ve que a su esposa le gusta el azul.

Así, sólo el color de la camisa les ha diferenciado la estética, blanca la de Rajoy, azul la de Rubalcaba, eso, y el comienzo del debate, el diagnóstico, y que el líder del PP se ha confundido al interpelar a su oponente, "señor Rodríguez...".

Ha salido airoso de ese trance, sin embargo, porque enseguida ha rectificado y ha argumentado que hace casi cuatro años estuvo en el mismo escenario debatiendo con el presidente del Gobierno y que, además, Rubalcaba ha formado parte del Ejecutivo y es corresponsable de todas sus decisiones.

Ambos habían llegado con puntualidad británica, a las extrañas horas de las 21.03 y las 21.13. Después, sesión de maquillaje en sus respectivos camerinos.

No sabemos si en el de Rajoy el calor resultaba agobiante, y éste no era un detalle menor, ya que antes de que el revuelo de los medios se convirtiera en un torbellino, personalidades de la organización comentaban que al menos en el de Rubalcaba el calor era "achicharrante", con más de 30 grados.

Y los cambios bruscos de temperatura no le venían nada bien al candidato socialista, que hace días que arrastra una afonía.

Tal y como se han sucedido los hechos desde las 21:00 horas puede parecer que la tensión se podía cortar en el Palacio de Congresos, pero es una sensación engañosa, la verdad es que el ánimo era más de expectación y de curiosidad.

Los invitados, unos 200 entre directores de medios, empresarios y demás, han ido llegando al Palacio de Congresos desde dos horas antes, casi desde que se empezaran a congregar en los alrededores también unos 200 indignados.

Estaban lejos, ya que la calle del Palacio de Congresos estaba completamente acordonada por la Policía -igual que la boca de metro que da directamente a esa calle-, tanto que a las 19:00 horas había más agentes que periodistas de televisión preparando sus emisiones en directo.

Como un reloj suizo, Rajoy ha aparecido por el Palacio Municipal de Congresos, y no ha querido ni esperar a meterse en el plató para que empezara al debate, pues su traje ha suscitado una seria controversia.

Su equipo de prensa había anunciado antes que aparecería con un traje gris, pero en cuanto se le ha visto la extrañeza era considerable, ya que de gris no había nada. "¿Gris marengo?, qué va; no, azul marino; no, no, no, azul oscuro".

El propio Rajoy ha reconocido que llegaba "muy tranquilo", y eso también decían los informadores que cubrieron los cara a cara de 2008, que se le veía hoy más calmado que entonces.

Ya en el plató, aparte de los argumentos de cada uno y de los rifirrafes, ambos han mantenido la pose que se esperaba de ellos, pero no han podido evitar algunos despistes y otros anacronismos.

En directo se ha podido escuchar una palabrota, un "coño" que se le ha escapado a Rajoy en un momento del debate, y algunas referencias un poco anticuadas para los tiempos tecnológicos que vivimos, cuando Rubalcaba se ha ofrecido a entregarle la "cinta" del debate entre Pedro Solbes y Manuel Pizarro de las elecciones anteriores.

También se ha sabido que Rajoy no quería "leer la prensa" cuando Rubalcaba le ha invitado a hojear un periódico valenciano y que el candidato socialista tenía guardado "un magnífico gráfico" de enormes dimensiones que prácticamente ocupaba su espacio.

Se le olvidó mostrarlo cuando debía, según ha reconocido, pero ha quedado claro que lo tenía bien grande mientras Rajoy leía una cuartilla que apenas se le distinguía entre las manos.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE