Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Duquesa de Alba

Cierra la capilla ardiente de la duquesa de Alba

  • Las cenizas serán repartidas entre la iglesia del Cristo de los Gitanos y el panteón familiar en el Monasterio de la Inmaculada Concepción

Fallece la duquesa de Alba a los 88 años
Fallece la duquesa de Alba a los 88 años
La aristócrata Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, XVIII duquesa de Alba, XI duquesa de Berwick y catorce veces Grande de España, ha muerto este jueves en el Palacio de las Dueñas, su residencia en Sevilla a los 88 años, rodeada de su actual marido, Alfonso Díez, y sus seis hijos.
ATLAS
Los restos de la duquesa de Alba serán incinerados tras su funeral
La capilla ardiente de la Duquesa de Alba.
Efe
  • Efe. Sevilla
Actualizada 21/11/2014 a las 11:30
La capilla ardiente con los restos mortales de la XVIII duquesa de Alba, Cayetana Fitz-James Stuart y de Silva, instalada desde este jueves a mediodía en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla, cerró a las once de esta mañana, y comienzan los preparativos para trasladar el cadáver a la catedral de Sevilla para el funeral.

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha dicho que más de 80.000 personas han dado su último adiós a Cayetana Fitz-James Stuart y de Silva, fallecida ayer a los 88 años de edad en su domicilio del palacio de las Dueñas.

Centenares de personas se encuentran en la plaza Nueva, sede del ayuntamiento, y en la avenida de la Constitución para acompañar al cortejo fúnebre en su camino hacia la catedral hispalense. 

Los restos mortales de la duquesa de Alba serán incinerados tras el funeral en el cementerio de San Fernando. Después, sus cenizas serán llevadas a la iglesia del Cristo de los Gitanos, del que era muy devota, donde quedará una parte de ellas.

Fernando Martínez de Irujo, uno de los seis hijos de la duquesa de Alba, ha confirmado que los restos mortales de su madre reposarán, una vez incinerados, repartidos entre la iglesia del Cristo de los Gitanos en Sevilla y el panteón familiar que tienen en el Monasterio de la Inmaculada Concepción, perteneciente a la orden de las Dominicas Recoletas, en Loeches (Madrid).

La misa funeral la oficiará a las doce de la mañana en la catedral de Sevilla el cardenal arzobispo emérito hispalense Carlos Amigo Vallejo.

Una hora antes se cerrará la capilla ardiente instalada en el ayuntamiento de Sevilla (que reabrirá mañana a las nueve de la mañana), desde donde saldrá el cortejo hacia la catedral, distante unos doscientos metros.

Fuentes municipales dijeron que el féretro será llevado en un coche fúnebre y detrás irán a pie los familiares, autoridades y amigos de la fallecida.
Tras las exequias, los resto mortales de la aristócrata serán llevados al cementerio de San Fernando (en la zona norte de Sevilla), donde serán incinerados en la estricta intimidad, según las mismas fuentes.

La familia, siempre según las mismas fuentes, no acudirá al cementerio.
Después las cenizas serán entregadas en el cementerio de San Fernando a la Junta de la Hermandad del Cristo de los Gitanos, que las llevará directamente a su templo, no muy lejano del palacio de las Dueñas, la que fue su residencia sevillana y donde ha fallecido este jueves.

Parte de las cenizas se depositarán bajo el Cristo de los Gitanos, en el altar mayor de la capilla de esta hermandad, durante una ceremonia que se celebrará entre las 18,00 y las 19,00 horas locales, a la que asistirán los familiares de la duquesa, precisaron las fuentes.

El templo de los Gitanos, ubicado en la calle Verónica, en pleno casco antiguo de Sevilla, fue financiado por la duquesa fallecida, desde siempre muy unida a este famoso Cristo sevillano.

Todas las madrugadas del Jueves Santo, cuando sale en procesión por las calles de Sevilla, el Cristo de los Gitanos pasa por delante del palacio de la Dueñas, y, salvo en contadísimas excepciones, la duquesa siempre salía a recibirlo, le colocaba un ramo de flores y se cantaba una saeta. Después proseguía la procesión.

En la iglesia de los Gitanos hay un manto donando por la duquesa con el escudo del ducado de Alba.

La hermandad del Cristo de los Gitanos, a lo largo de su historia ha llevado una vida "nómada", alojándose en diferentes iglesias sevillanas, hasta que la duquesa de Alba financió el templo actual.
Etiquetas


Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE